17Sep - by Master - 0 - In Allgemein

En Nicaragua no existen partidos políticos de oposición, pero sí hay opositores al régimen del presidente designado por el poder electoral, Daniel Ortega Saavedra, asegura el politólogo José Antonio Peraza.

“Daniel Ortega ha terminado con la democracia en el país y hasta ha conducido a los partidos políticos a canibalizarse porque estos se están exterminando entre ellos. Entonces, en Nicaragua, no hay partidos políticos opositores, porque ya no son la columna vertebral de la democracia porque no pueden acceder al poder aunque la población los vote, hay fraude, pero claro que sí hay opositores al régimen de Ortega, quien controla todo el país”, argumenta Peraza en esta entrevista.

De acuerdo con el politólogo, en el exterminio de la verdadera identidad de los partidos políticos que luchaban por la defensa de la democracia y el pluralismo político está Daniel Ortega como primer responsable. Afirma que Arnoldo Alemán fue la escalera para que Ortega desarmara a los partidos políticos de oposición, un cometido que de acuerdo a Peraza, inició con el pacto Ortega-Alemán.

Lea también: Kitty Monterrey: “No somos zancudos, somos oposición”

Y según el analista político, la estocada para terminar con los partidos de oposición se da en el 2008 cuando se unió el liberalismo para enfrentar a Ortega en las elecciones municipales en que, según Peraza, se dio un fraude “y es en ese momento que Arnoldo Alemán traiciona a Eduardo Montealegre y a la democracia”, para que Ortega se hiciera de la mayoría de las alcaldías del país.

Peraza, también experto en temas electorales, asegura que en la desaparición de los partidos políticos de oposición el sector privado del país tiene su responsabilidad.

Entonces, ¿es en el 2008 que inicia la debacle de los partidos de oposición?

Ya había iniciado con la división del liberalismo, pero se concreta con la derrota electoral del 2006, a pesar de ser la mayor votación del liberalismo. No obstante, el liberalismo se vuelve a unir en 2008 y, nuevamente, vuelve a perder por dos cosas: por el fraude y la traición de Arnoldo Alemán a Eduardo Montealegre, y se da la ruptura total entre los dos grupos, ya no es posible la unidad, peor aún, cuando Alemán justifica ese fraude y no apoya la protesta. Al mismo tiempo, Montealegre es incapaz de canalizar la frustración del fraude y el FSLN lo encierra en la “Plaza del Fraude” con amenazas reales de usar la violencia. Entonces, la nueva fuerza emergente liderada por Montealegre que aspiraba a modernizar el PLC, queda fuera de la palestra. A su vez, en el PLC no hay sucesión porque ha sido secuestrado por Alemán.

¿Qué pasa a partir del fraude del 2008?
A partir de allí viene una debacle total porque incluso se confabuló el PLC y el CSE para justificar los resultados del fraude. Es a partir de allí, aunque ya venía desde antes, que surge la debacle del poder electoral y los partidos políticos. Es allí también que inicia el control total del FSLN al poder electoral, porque incluso, los magistrados liberales se pasan de bando con todo y cantimplora y canana al bando del FSLN. Desde allí inicia la confabulación de destruir a cualquier opción partidaria que no sea zancuda.

Entonces, ¿desde allí se bloquea cualquier opción democrática de los partidos para promover el cambio?
Claro, porque el objetivo fundamental del FSLN es no permitir que haya opción opositora, todo lo que vaya surgiendo hay que eliminarlo.

¿Desde ese momento Ortega hace y deshace con el CSE y con los partidos políticos?
Sí, porque Ortega es quien dicta las órdenes desde la Secretaría del FSLN. Entonces lo que viene es que Eduardo Montealegre y los grupos que lo apoyan (MRS y otros partiditos) puedan constituir una verdadera alianza, porque todo es frenado y el PLC pasa a ser una especie de partido zancudo aliado con Ortega para destruir cualquier opción que pueda constituirse en segunda fuerza.

Pero más allá de la manipulación de Ortega que obligó a Alemán a pactar por los casos de actos de corrupción que lo llevaron a la cárcel y luego a pactar, ¿qué más pasó?

No hay sucesión del poder dentro del PLC. No se da una transición por la falta de democracia dentro de los partidos políticos y no hay una estrategia de sucesión del caudillo (en referencia a Arnoldo Alemán)

¿Y en ese momento la sociedad está apática y representa una ventaja para Ortega?

Bueno sí, el sector tradicional del país prevalece y se impone y no entienden lo que dicen los signos de los nuevos tiempos y siguen hablando del líder máximo, del caudillo, del hombre que se identifica con ellos, mientras el supuesto sector moderno que representa un 15 o 20 por ciento de la población, no es lo suficientemente fuerte para oponerse al sector tradicional.

¿Entonces la propuesta de la oposición no llenaba las expectativas del sector tradicional?

Bueno, aunque el sector tradicional es mayoría, son los sectores medios los que traen y crean la conciencia para impulsar procesos de renovación. En otras palabras, el sector medio no se pudo imponer ¿por qué? En primer lugar porque era y es muy pequeño, porque Eduardo Montealegre no viene del sector medio, viene de los sectores más altos de la sociedad, entonces, las propuestas que involucran a los sectores medios nunca fueron tomadas en cuenta. Montealegre es bastante ajeno a esos grupos.

Partiendo de estos hechos, ¿qué debe tomar en cuenta una futura oposición?

Una futura oposición deberá tomar en cuenta tremendamente los sectores medios del país, no porque sean mayoritarios sino porque son los más conscientes de las transformaciones que se tienen que dar en el país.

¿Ha tenido alguna responsabilidad el sector privado en la desaparición de los partidos de oposición?

Claro que sí, porque el sector privado abandona el método de representarse desde los partidos de oposición (por la incapacidad de estos de representarlos), y en el 2009 comienza a representarse solo, dejando a un lado a los partidos de oposición.

Pero luego viene la alianza corporativa entre el sector privado y el Gobierno.

Ya después el sector privado hace una alianza con el Gobierno y se juntan y lo hacen hasta de forma constitucionalizada y el FSLN logra cooptar al sector privado lo cual le ha dado resultados porque es una alianza que se mantiene hasta hoy

Entonces, ¿el sector privado se queda al margen de la suerte de los partidos de oposición?

A cualquier empresario, en cualquier país del mundo, le interesa proteger su patrimonio y expandir su capital, esa es su naturaleza fundamental y el FSLN les aseguró eso (hasta hoy). Entonces, los partidos de oposición que no tienen propuestas, ni son coherentes, pasan a otro plano. Ahora, el tema de la democracia, para la mayoría de los empresarios nunca ha sido su prioridad: su prioridad es ante todo su patrimonio. Mientras el patrimonio de los empresarios esté asegurado, los reclamos de la democracia pasan a segundo plano.

¿Hoy por hoy no existen partidos de oposición en Nicaragua? ¿Qué hay de ellos?

Ortega destruyó el sistema electoral, los partidos de oposición se quedaron sin financiamiento, no tienen propuestas; están canibalizados entre ellos porque todos están peleando por la misma feligresía, entonces eso llevó a un colapso total.

¿Pero hay una estrategia de Ortega para desaparecer a los partidos de oposición?

Así es, él logra en toda su trama que los partidos se desunan, se canibalicen, mientras él se fortalecía por la ayuda venezolana y con todos los poderes del Estado en sus manos, sobre todo el control del poder electoral que le permite el fraude y tener la mayoría en la Asamblea Nacional.

Fraudes y asistencialismo

“Daniel Ortega se consolidó en el poder por los fraudes y las políticas asistencialistas (producto de la ayuda venezolana), pero también aprovechó la falta de democracia en los partidos de oposición que por sus luchas de poder se desunieron, sumado a la falta de liderazgo, pues en realidad, en la oposición no ha habido liderazgo, porque Eduardo Montealegre que quiso en algún momento impulsar el cambio, nunca ha tenido la fuerza ni la atracción política suficiente para atraer a los sectores mayoritarios del país”, sostiene José Antonio Peraza.

¿Quién es Peraza?

José Antonio Peraza es un politólogo nicaragüense graduado en la Universidad de Costa Rica, que se ha especializado en el sistema electoral y ha estudiado los que él considera fraudes electorales en las municipales de 2008 y las presidenciales de 2011, que favorecieron al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Lea también: Entre el “zancudismo” y las elecciones de 2016

El fraude electoral de 2008 se hizo, según Peraza, en los Consejos Electorales Municipales (CEM). El de 2011, en cambio, fue más sofisticado y se fraguó desde las JRV, “en el control de las boletas: boleta única, código preestablecido, una sola firma, juntas con 400 o más boletas porque fueron pesadas no contadas”.
En la actualidad, Pereza es el director ejecutivo del Movimiento por Nicaragua.

La entrada Peraza: “Los partidos de oposición se canibalizan” aparece primero en La Prensa.