18Sep - by Master - 0 - In Allgemein

Pese a que han pasado casi dos meses desde que la Fundación Internacional para el Desafío Económico y Global (Fideg) canceló abruptamente la presentación de los resultados de la séptima Encuesta de Hogares para Medir la Pobreza en Nicaragua, aún no hay fecha para que dicho estudio se divulgue, dijo su presidente ejecutivo Alejandro Martínez Cuenca.

Al ser consultado cuándo se iban a publicar los resultados de la encuesta, Martínez se limitó a responder: “En su momento los vamos a dar” a conocer.

Martínez, quien también forma parte de la junta directiva del Banco Central de Nicaragua, dijo “que no hay fecha” para la divulgación.

Lea además: Tres de cada 10 nicas con casas inadecuadas

“En algún momento voy a dar las declaraciones que sean necesarias. Ahorita no voy a dar alguna declaración sobre ese tema. Cosude (Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación) y nosotros tenemos un acuerdo, no se va a publicar ahorita”, se limitaba a repetir insistentemente al ser consultado durante la celebración del Día del Empresario Nicaragüense, el pasado 6 de septiembre.

Y es que estaba previsto que el 3 de agosto Fideg diera a conocer los resultados de su habitual encuesta de pobreza, que utiliza la misma metodología de medición de pobreza del Gobierno y que avala el Banco Mundial, la que se basa en el consumo y el gasto en los hogares.

Lea también: Más de la mitad de la población en Nicaragua usa leña para cocinar

Sin embargo, el 31 de julio a través de un correo electrónico, Fideg decidió cancelar la presentación del estudio por razones de la “coyuntura actual del país” sin mayores detalles.

Al intentar ahondar sobre cuál es la coyuntura propicia para presentar el estudio, Martínez dijo: “Que sintamos que es propicio discutir una cosa tan importante como es el tema de la pobreza, en un marco de tranquilidad”.

El presidente ejecutivo de Fideg también evitó referirse a publicaciones del Confidencial que señalan que los resultados de la nueva encuesta distaban de los presentados por el Gobierno el 3 de julio que arrojaban que la pobreza hasta el año pasado continuaba en descenso.

Lea más en: Nicas destinan más dinero en comida que en su educación y salud

Según el Gobierno, basado en la Encuesta de Medición de Nivel de Vida, la tasa de pobreza se había reducido de 29.6 por ciento a 24.9 por ciento entre 2014 y 2016, sin especificar cuáles han sido las causas de esa rápida reducción y qué tan sostenible es que los nicaragüenses se mantengan lejos de ese flagelo.

Las diferencias

Existe una marcada diferencia entre los números de pobreza de Fideg y los que presenta el Gobierno. Según la encuesta del organismo no gubernamental, que recibe financiamiento de la cooperación suiza para su realización, en el 2015, el 39 por ciento de los nicaragüenses estaban en pobreza, cuya tasa apenas había caído ligeramente con relación a 2014 cuando se ubicó en 40.5 por ciento.

Y mientras el Gobierno sostiene que la pobreza desde 2009 se redujo de 42.5 por ciento hasta 24.9 por ciento el año pasado, es decir 17.6 puntos porcentuales; los resultados de la encuesta de Fideg indicaron que entre 2009 y 2015 esta tasa solo había caído 5.7 puntos porcentuales al pasar de 44.7 a 39 por ciento respectivamente.

Lo anterior a pesar de que tanto Fideg como el Gobierno emplean la misma metodología de medición, aunque con variantes en la línea de pobreza y la muestra.

Puede leer más: Pobreza azota al 39% de los nicaragüenses, según el Fideg

El Fideg desde 2009 da seguimiento a 1,730 viviendas y el Gobierno en su última encuesta de pobreza la midió con base a una muestra de 2,800 hogares.

En cuanto a la línea de pobreza, es decir el consumo per cápita que define a los pobres, el Gobierno la sitúa en igual o menor a 50.86 córdobas (1.72 dólares) por día, equivalente a 18,310.99 córdobas anuales. En el caso de Fideg, su medición de 2015 la basó en un consumo anual de 25,110 córdobas —68.79 córdobas—, es decir, 2.5 dólares por persona al día.

La encuesta de Fideg, que en los últimos años había ganado el reconocimiento por su rigor e independencia, no solo se limita a recoger información sobre pobreza sino también sobre necesidades básicas insatisfechas de los nicaragüenses y empleo.

También lea: Gobierno mira menos pobreza en Nicaragua

Desde que Fideg canceló la presentación de los resultados de la encuesta, el Gobierno a través del Banco Central de Nicaragua y el Instituto Nacional de Información de Desarrollo ha presentado resultados de encuestas sobre calidad de vida de los nicaragüenses y de empleo, cuyos resultados y mediciones han sido cuestionados por distintos economistas por la evidente falta de rigurosidad y claridad en los mismos.

Los últimos hallazgos

En la última encuesta de pobreza publicada por la Fundación Internacional para el Desafío Económico y Global (Fideg), se encontró que el nivel de escolaridad promedio de los nicaragüenses era menor a los seis años, es decir que la mayoría no logra aprobar ni la primaria.

Además, desde el enfoque de las necesidades básicas; el hacinamiento, los servicios básicos insuficientes y la dependencia económica, siguen siendo las principales deficiencias de los hogares nicaragüenses.

La misma encuesta señalaba que eran pocos los hogares que contaban con una vivienda propia con escritura, lo que limitaba la inversión en la calidad de la vivienda.

Le puede interesar: La dura batalla de las mujeres de Nicaragua por conseguir un empleo permanente

Sobre la estructura de consumo, la encuesta de Fideg arrojó que la proporción del consumo en alimentos con relación al consumo total se ha reducido desde 2009, “esto es un indicador adicional que sugiere que el bienestar de los hogares ha mejorado”.

La entrada Fideg no ve condiciones para divulgar datos de pobreza aparece primero en La Prensa.