1Oct - by Master - 0 - In Allgemein
Las concentraciones de masas son una especialidad del poder en Pionyang, capital de Corea del Norte. Aquí, en la plaza Kim Il-sung, una marea de norcoreanos festejan un acto político en 2017. LA PRENSA / AP Photo

El mundo se ha acostumbrado a su imagen, que por lo general va así: traje oscuro hecho a la medida de su robusto y redondo cuerpo, par de zapatos negros de vestir y pin rojo con minibustos de su padre y su abuelo colgado en el pecho. El corte de cabello a ras en los lados y un partido azabache al centro. El rostro en forma de pelota con prominente papada, tez lechosa y tanto los ojos achinados como la nariz y la pequeña boca concentrados en el medio, creando el efecto de un hombrecillo cabezón. Un hombrecillo de 33 años llamado Kim Jong-un que ha sido comparado con Adolf Hitler y Josef Stalin.

El mundo se ha acostumbrado a la fuerza al líder supremo de Corea del Norte por el programa nuclear que maneja y por su creciente ambición armamentística. El país ya tiene capacidad para hacer un Hiroshima o un Nagazaki en territorio de Estados Unidos. “Es un ‘hombre cohete’ en una misión suicida”, dijo el presidente estadounidense Donald Trump el pasado 19 de septiembre en su primer discurso ante Naciones Unidas (ONU) como jefe de Estado. El magnate rubio incluso amenazó con las palabras “destrucción total de Corea del Norte”, pero los norcoreanos no se amedrentan.

Al joven Kim Jong-un parece no asustarle ni las amenazas de estrado ni las muchas que hace Trump en Twitter. Cuatro días antes, el 15 de septiembre, el norcoreano probó un misil balístico que sobrevoló Japón —aliado norteamericano— y que cayó en aguas niponas. Y diez días más tarde, el ministro del Exterior de Norcorea interpretó el discurso de Donald Trump en la ONU como una declaración de guerra.

Por lo pronto, los especialistas no creen que estalle un conflicto bélico abierto, pero lo cierto es que las pretensiones del joven Kim son tan misteriosas como su vida, en la que aquí nos enfocamos. Tras este regordete y sonriente político hay un arsenal nuclear que agita la paz del planeta. Kim Jong-un heredó en 2011 un país empobrecido y cada vez más hermético. En solo seis años lo está colando a punta de bombas en los grandes titulares del mundo. Esto es lo que se sabe de la vida, los gustos y el ascenso del jefe de la última nación estaliniana.

Las concentraciones de masas son una especialidad del poder en Pionyang, capital de Corea del Norte. Aquí, en la plaza Kim Il-sung, una marea de norcoreanos festejan un acto político en 2017. LA PRENSA / AP Photo

EN EL NOMBRE DEL BALONCESTO

Antes de entrar al terreno de lo insólito es importante saber que la división de la península de Corea se consumó a mediados de 1953 tras la Guerra de Corea. Este fue un sangriento conflicto de tres años que terminó con ambos bandos declarándose ganadores y con el país —ocupado por el Imperio de Japón hasta el final de la Segunda Guerra Mundial— dividido en el paralelo 38. El sur y su capital Seúl fueron apoyados por Estados Unidos y sus aliados, mientras que el norte y su capital Pionyang tuvo como amiga a China continental y a la Unión Soviética.

En el sur se adoptó un sistema democrático y en el norte uno comunista totalitario. Desde 1953, según un reportaje comparativo de la BBC, Corea del Sur ha tenido 12 mandatarios que han cumplido 19 períodos presidenciales, mientras que en Corea del Norte solo se ha conocido a tres mandamases: Kim Il-sung, el Gran Líder; Kim Jong-il, el Amado Líder (hijo del primero) y Kim Jong-un, el Líder Supremo (hijo del segundo). Es decir, una dinastía familiar que comanda al país gracias al férreo control de las fuerzas armadas (consideradas el cuarto ejército más poderoso del mundo) y donde absolutamente todo es regido por el Estado, incluidas las extrañas elecciones presidenciales con un solo candidato.

Ahora sí: el baloncesto. Y los Chicago Bulls. Pese a que incluso Mickey Mouse ha sido estudiado como símbolo del imperialismo y como parte del enemigo que es Estados Unidos por la población norcoreana, Kim Jong-un es un fanático de la NBA y sobre todo de los Bulls de Chicago. El gusto por el buen baloncesto se lo inculcó su padre, Kim Jong-il, que se deleitó con ese equipo en los años noventa. Tanto es así que en el 2000, cuando la secretaria de Estado de Estados Unidos, Madeleine Albright, logró visitar Corea del Norte, bajó del avión extendiendo una pelota naranja autografiada por Michael Jordan. Un tesoro sin igual para el dictador y papá de Kim Jong-un. Pero el hijo superó al padre.

En 2013, Kim Jong-un se dio el gustazo de presenciar un partido de baloncesto al lado de Dennis Rodman, otrora compañero de Jordan en los míticos Bulls y ganador de cinco anillos de la NBA. Rodman fue invitado de honor y con sus tatuajes y perforaciones faciales disfrutó de un partido amistoso al lado del Líder Supremo. El juego fue una exhibición entre un combinado norcoreano y otro equipo que incluía a tres trotamundos de Harlem y a un periodista de Vice Media, todos invitados de lujo. Para la anécdota, el juego quedó empatado 110 a 110 y Rodman dio un admirable discurso de unión de los pueblos que Kim Jong-un aplaudió sonriente. “Una de las imágenes más extrañas en las relaciones internacionales accidentadas de Estados Unidos”, lo llamó el New York Times.

Kim Jong-un junto a Dennis Rodman durante el partido de baloncesto de exhibición de 2013 en Pionyang. LA PRENSA / AP Photo / Vice Media

Kim Jong-un junto a Dennis Rodman durante el partido de baloncesto de exhibición de 2013 en Pionyang. LA PRENSA / AP Photo / Vice Media

CONOCER A KIM JONG-UN

¿Y cómo rayos se dio este encuentro? Gracias a Shane Smith, cofundador del medio Vice y antiguo visitante de Corea del Norte, porque hay que resaltar que por más hermético que parezca, es posible visitar el país si se sabe cómo. En el caso de Smith, como puede verse en un documental de 2008 en el sitio web de Vice, tardó un año y medio en lograr entrar a la nación eremita, y lo logró yendo al noreste de China y hablando con las personas adecuadas. Él y su camarógrafo pasaron días en Norcorea como huéspedes de un tour propagandístico que mostraba aspectos positivos de la nación como tiendas rebosantes de comida, noches de karaoke y visitas a inusuales museos ubicados a veces a varias horas en vehículo de Pionyang.

Smith logró visitar al país una segunda vez y en 2013, con más conocimientos, pudo producir el viaje de su periodista Ryan Duffy junto con Dennis Rodman, los tres trotamundos de Harlem y un equipo de grabación. En esta aventura, ante la sorpresa de todos, el mismo Kim Jong-un atendió a los extranjeros del país enemigo y el periodista incluso lo invitó para que conociera Estados Unidos. Desde luego, este gesto cordial no se ha hecho efectivo. De hecho, Kim Jong-un, contrariamente a su padre, que visitó a su aliado China en varias ocasiones, no sale nunca de Corea del Norte.

En 2014 se estrenó la película The Interview (La Entrevista), que está basada en el documental de Vice Media. En ella dos periodistas logran viajar a Corea del Norte y entrevistan a Kim Jong-un. En el filme, al igual que en el documental, queda evidenciado el avasallante aparato de propaganda como los de Hitler y Stalin que manipula a las masas y pinta al líder como una especie de ser supremo que no conoce el error y al que los 25 millones de habitantes le deben todo.

La capital norcoreana Pionyang está repleta de monumentos políticos. Aquí, las grandes estatuas de Kim Il-sung (izqda) y de Kim Jong-il, exmandatarios del país.

La capital norcoreana Pionyang está repleta de monumentos políticos. Aquí, las grandes estatuas de Kim Il-sung (izqda) y de Kim Jong-il, exmandatarios del país reverenciados como deidades. LA PRENSA / AP Photo


Cuarto ejército más fuerte del mundo

Personal activo: Un millón 200 mil militares
Ejército (total): 1,020,000
Marina: 60,000
Fuerza aérea: 110,000
Paramilitares: 189,000
Reservas: Cinco millones 700 mil militares
Tanques: 3,500
Aviones: 545
Submarinos: 73
Artillería: 21,100

Imagen sin fecha del lanzamiento prueba de un misil de Corea del Norte. LA PRENSA/ EFE/EPA/KCNA

Imagen sin fecha del lanzamiento prueba de un misil de Corea del Norte. LA PRENSA/ EFE/EPA/KCNA

Fuente: BBC


UN NIÑO “TÍMIDO”

Quizás la principal característica de Kim es su aspecto infantil. La muerte de su padre Kim Jong-il en 2011 lo dejó al mando de su país con tan solo 27, 28 o 29 años (no se sabe con exactitud si nació en 1982, 1983 o 1984; la información varía según los datos norcoreanos, surcoreanos e ingleses). Su cara inflada —se cree que engordó a propósito para asemejarse a su abuelo, Kim Il-sung, y recordar tiempos de bonanza—, combinada con su peligrosidad inminente, rima con el combo que se usa en algunas películas de terror asiáticas donde el protagonista de los miedos es un niño o una niña pálida. Pero es muy poco lo que se conoce del infante Kim.

Se cree recibió educación primaria y secundaria en Suiza bajo el seudónimo de Pak-un. Laboratorios franceses han verificado con 95 por ciento de probabilidades de éxito que un niño llamado Pak-un, matriculado como hijo de un diplomático de la Embajada de Norcorea en Berna, era en realidad Kim Jong-un de niño. Los datos más fehacientes indican que habría estudiado en el país europeo en dos períodos: entre 1991 y 1992, y entre 1998 y 2000.

Excompañeros de Pak-un o Kim Jong-un lo han recordado en su niñez como alguien “tímido, incómodo con las mujeres, no especialmente brillante pero tampoco tonto”. Y aseguran que era un fanático del baloncesto y que “se transformaba cuando entraba a la cancha”.

En un video de la cadena de noticias árabe Al-Jazeera, se observa a Kim Jong-un niño en una clase de música de su escuela cerca de Berna, la Liebefeld Steinhölzli, tocando un tamborcito de manos. Tiene aire distraído y es un poco más alto que el resto de su clase. Aunque el parecido existe, es difícil relacionarlo con la imagen que exporta hoy vistiendo sus trajes negros e inspeccionando el lanzamiento de sus misiles.

En 2006 o 2007 se graduó de la Universidad Militar Kim Il-sung y su destino hacia el liderato del país estaba enrumbado, a pesar de tener dos hermanos mayores.

Fotografía de Kim Jong-un de niño en la escuela de Suiza que circula en internet. En ese entonces llevaba la identidad de Pak-un y fue matriculado como hijo de un diplomático norcoreano de la embajada de ese país en Berna. LA PRENSA / Tomada de Reddit

Fotografía de Kim Jong-un niño en la escuela de Suiza que circula en internet. En ese entonces llevaba la identidad de Pak-un y fue matriculado como hijo de un diplomático norcoreano de la embajada de ese país en Berna. LA PRENSA / Tomada de Reddit

CONTROL FIRME DE SU PAÍS

Catedráticos consultados por el New York Times y la BBC han manifestado que Kim Jong-un sabe lo que hace y ha estudiado aparentemente lo bueno y lo malo de sus predecesores. Su abuelo Kim Il-sung, el padre fundador de Corea del Norte y un destacado militar en la Guerra de Corea, era bastante cercano a su pueblo y conoció incluso períodos en los que la economía de su país era más fuerte que la de Corea del Sur. Kim Jong-un, según reportajes de medios internacionales, ha mostrado algo de esa cercanía popular, ayudada por su imagen risueña y por el acompañamiento de la que oficialmente es su esposa: Ri Sol-ju, una agraciada joven con impecable gusto por la vestimenta cuyas apariciones mediáticas han sido comparadas incluso con las de Kate Middleton en Reino Unido, y, se cree, la madre de tres niños de Kim.

Esto desentona también con la memoria que dejó de Kim Jong-il, el padre de Kim Jong-un, pues ninguna de sus tres esposas aparecía en público y es muy poco lo que se sabe de ellas. A la vez, el período del padre estuvo marcado por una fuerte hambruna en los años noventa que habría acabado con la vida de muchos norcoreanos. En esos años incluso se habló de canibalismo como método de sobrevivencia.

Según Kenji Fujimoto, el infame cocinero japonés al servicio de la dinastía Kim que desertó de Norcorea en 2001 y escribió un libro sobre su experiencia en 2003 (donde predijo el ascenso de Kim Jong-un), el país ha cambiado para bien. Él lo sabe y es quizás la mejor prueba de ello, pues el propio Kim Jong-un lo invitó años después de su traición y perdonó su “pecado”. Al regreso de su viaje, Fujimoto contó que Pionyang estaba diferente y que había gente comiendo en restaurantes y muchos más teléfonos móviles (el Estado controla todo, desde el acceso a la telefonía fija y móvil hasta el restringido acceso a internet).

Kim Jong-un ha desafiado la comunidad internacional lanzando un misil que sobrevoló Japón y cayó en sus aguas. LA PRENSA / Agencias.

Kim Jong-un ha desafiado la comunidad internacional lanzando un misil que sobrevoló Japón y cayó en sus aguas. LA PRENSA / Agencias.

En un amplio reportaje del New York Times sobre cómo Kim Jong-un heredó el poder en detrimento de sus hermanos, se indica: “Muchos analistas lo señalaron como un títere sin experiencia cuando tomó el poder a los 27 años. Algunos predijeron que no duraría mucho. Pero casi seis años después, existen pocas dudas sobre su firme control. En 2017, Kim Jong-un está a nada de lograr que su país aislado y empobrecido sea uno de los pocos que pueden lanzar un misil nuclear a Estados Unidos”.

En 2001 el candidato lógico para ser el heredero al trono norcoreano era Kim Jong-nam, pero ese año lo detuvieron con un pasaporte falso en Tokio cuando intentaba visitar Disneylandia. Ese hecho lo habría marcado negativamente a ojos de su padre tanto como a su otro hermano, Kim Jong-chol, a quien, según el chef familiar Fujimoto, consideraba “afeminado”. El favorito fue entonces el que conocemos. Al principio de su mandato, en 2011, el joven fue rodeado por autoridades militares que le aconsejaban y quizás decidían por él. Ahora es distinto.

En el poder, además de conducir cuatro de las seis pruebas de misiles nucleares que el país ha hecho en su historia, Kim Jong-un ha dado dos golpes de autoridad: mandó a ejecutar a su tío Jang Song-thaek, una reconocida figura militar, acusándolo de tejer un golpe de Estado contra él en diciembre de 2013, y habría sido el arquitecto tras la polémica muerte de su hermano Kim Jong-nam en Malasia, a comienzos de este año, envenenándolo con el poderoso agente químico VX.

Si esto fue una purga política y familiar para retomar absoluto control sobre el poder, solo el dictador lo sabe, pero es verdad que analistas hablan acerca de un Kim Jong-un que escucha más a sus asesores, suelta un poco los controles del Estado y disfruta de un crecimiento económico real, aunque modesto.

Kim Jong-un examina una prueba militar en Corea del Norte. La imagen no tiene fecha. LA PRENSA / AFP Photo

Kim Jong-un examina una prueba militar en Corea del Norte. Bajo su mandato el país ha realizado el doble de pruebas de lanzamiento de bombas nucleares que en los 53 años anteriores. La imagen no tiene fecha. LA PRENSA / AFP Photo


Ficha de Corea del Norte

Bandera de Corea del Norte.

Capital: Pionyang.
Superficie: 120,540 km2.
Habitantes: 25.3 millones.
Esperanza de vida: 70 años.
PIB: 25 mil millones de dólares
anuales.
PIB per cápita: mil dólares anuales.
Telefonía móvil: 3.2 millones de usuarios (solo el 12 por ciento de la población).
Carreteras: 97 por ciento sin pavimentar.
Exportaciones: briquetas de carbón que generan 952 millones de dólares anuales.

El cincel y el martillo, símbolos del comunismo, ilustran varios rincones de Pionyang, la capital de Corea del Norte.

El cincel y el martillo, símbolos del comunismo, ilustran varios rincones de Pionyang, la capital de Corea del Norte. Los dos instrumentos de la clase obrera, sumados a la antorcha en el centro, son símbolo del partido único de los Kim. La ideología política oficial del país es la Juche, creada por Kim Il-sung. Es una versión del marxismo-leninismo con adiciones de la cultura norcoreana. LA PRENSA / Thinkstock.

.Fuente: BBC


¿QUÉ QUIERE KIM?

Es quizás la pregunta del millón. ¿Qué gana Corea del Norte con amenazar a Estados Unidos? ¿Por qué no cede a las duras sanciones de la ONU contra su programa nuclear? Un análisis del periodista surcoreano ganador del Pulitzer, Choe Sang-hun, parece dar en el clavo:

“Treinta mil norcoreanos han huido del país desde la hambruna de los noventa y los desertores afirman que los Kim deben mantener el país aislado porque temen ser devorados por el Sur. Aquí es donde el arsenal nuclear entra al ruedo. Su gobierno argumenta que lo necesita para protegerse a sí mismo del destino que han tenido otros al abandonar sus armas de destrucción masiva, como el coronel Muamar el-Gadafi o Saddam Hussein. Pero Corea del Norte también tiene esperanzas en utilizar sus armas nucleares para forzar al mundo, incluyendo a Estados Unidos, a aceptarlo como miembro pleno de la comunidad internacional bajo sus propios términos, tal y como Washington reconoció eventualmente a China después de que esta se convirtiera en un poder nuclear”.

Por otro lado, un diplomático que trabajó en Corea del Norte dijo a LA PRENSA de forma confidencial que si bien no podía revelar información de su tiempo en el país asiático, la mencionada película The Interview (2014) “es un fiel retrato de la realidad”. La cinta de acción y tono cómico sugiere que Kim Jong-un es un joven inseguro que teme no llenar los zapatos de su padre y su abuelo. Desconfía de su círculo cercano y muestra las mayores dosis del poder para brindar una imagen segura y firme, acaso contraria a quién es él realmente: un treintañero de rostro infantil que lidia todos los días con un trabajo exhaustivo: ser el dios de su país.

Kim Jong-un se hizo con el poder de Corea del Norte por el fallecimiento de su padre, en 2011. Se convirtió en el dictador a los 27, 28 o 29 años. Es difícil precisarlo, pues las informaciones varían según las inteligencias surcoreanas, inglesas o la versión oficial norcoreana. LA PRENSA / Agencias, a través de la agencia oficialista norcoreana KCNA.

Kim Jong-un se hizo con el poder de Corea del Norte por el fallecimiento de su padre, en 2011. Se convirtió en el dictador a los 27, 28 o 29 años. Es difícil precisarlo, pues las informaciones varían según las inteligencias surcoreanas, inglesas o la versión oficial norcoreana. LA PRENSA / Agencias, a través de la agencia oficialista norcoreana KCNA.

La capital de Corea del Norte tiene el Estadio Reungrado Primero de Mayo, que es el más grande del mundo. Su aforo de plazas sentadas es de 114 mil personas y contando la cancha supera las 200 mil personas. En él se celebran alucinantes coreografías con miles de participantes tanto en las gradas como sobre el terreno. LA PRENSA / Thinkstock.

La zona más iluminada de la capital Pionyang, de noche. LA PRENSA / Thinkstock.

La entrada La vida del tímido y terrible Kim Jong-un aparece primero en La Prensa.