8Oct - by Master - 0 - In Allgemein

El huracán Nate se degradó la mañana de este domingo a depresión tropical mientras avanzaba tierra adentro por el sur de Estados Unidos, adonde había llegado como huracán tras dejar un rastro de muerte y destrucción en Centroamérica.

De acuerdo al último boletín del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, Nate se desplaza sobre el suelo de Alabama con vientos máximos sostenidos de 35 millas por hora (55 kilómetros por hora), con ráfagas más altas, y proseguirá su trayectoria hacia el noreste, rumbo a Kentucky y Virginia Occidental.

Más de 100,000 personas se encontraban sin servicio eléctrico por los efectos de Nate, que antes de ser rebajado a tormenta tropical tocó dos veces tierra en el sur de Estados Unidos: primero en Luisiana en la noche del sábado y horas después en la costa de Mississippi.

Puede leer: 16 muertos y casi 30 mil personas afectadas tras el paso de la tormenta Nate en Nicaragua

Las autoridades estatales de Misisipi, Alabama y Luisiana no han informado por el momento de muertos ni daños mayores en inmuebles e infraestructura por el paso de Nate, que se espera se disipe entre lunes y martes.

“Estábamos muy conscientes de que esto podría haber sido una tormenta mucho más grave. Se hablaba de que sería de categoría 2 con un aumento de marea de 11 pies (3.3 metros) cuando llegara a tierra”, señaló a la cadena CNN el portavoz de esta ciudad, Vincent Creel, que se mostró agradecido de que no se cumplieran los pronósticos.

En Alabama, el alcalde de la isla Dauphin, en la costa del Golfo de México, informó este domingo de “significativas inundaciones” como consecuencia de la subida del mar, lo que afectó a algunas casas y automóviles, pero dijo que no se han registrado llamadas de residentes pidiendo ayuda.

Las autoridades de Nueva Orleans, en Luisiana, donde se temía que el paso de Nate afectara el sistema de bombeo de agua y drenaje, no ha reportado mayores daños en vista de que el huracán finalmente pasó al este de la ciudad, donde se había impuesto un toque de queda para la noche del sábado y que fue levantado cuando el ciclón se alejó.

Lea además: Lluvias causan destrucción en departamentos de Nicaragua

Poco antes de su llegada a costas estadounidenses, la Guardia Costera salvó a dos personas cuya embarcación dejó de funcionar cerca del Lago Pontchartrain, en Luisiana, cuando las aguas ya se hallaban revueltas.Tras su llegada a tierra, Nate mantuvo su tendencia a debilitarse y se degradó a depresión tropical durante la mañana del domingo, cuando se hallaba en Alabama y con rumbo nornoreste.

A esa hora, Nate se desplazaba a 24 millas por hora (39 kilómetros por hora) y producía todavía fuertes lluvias en partes del este del río Misisipi y en el este del Valle de Tennessee, mientras que el aumento del nivel del mar por la marejada ciclónica empezaba a descender, de acuerdo al CNH.

Declaración de emergencia

La gobernadora de Alabama, Kay Ivey, tuiteó que había pedido al presidente Donald Trump emitir una declaración de emergencia “para asegurar tener a la disposición todos los recursos posibles para responder” a Nate. Trump liberó ayuda federal para ayudar a mitigar el impacto de la tormenta en Luisiana y Mississippi, en caso de que fuera necesaria.

Pero Nueva Orleans, que había sido devastada por el huracán Katrina en 2005, que dejó 1,800 muertos, parece haber escapado de la furia de Nate. La oficina del alcalde levantó el toque de queda impuesto como medida de prevención, señalando que el alerta de huracán para la ciudad había quedado sin efecto.

Preparación más simple

Mientras la tormenta se acercaba fueron dispuestos refugios para personas evacuadas de áreas con riesgo de inundaciones y las autoridades llamaron a los residentes a almacenar comida y agua para varios días.

Juanita Stoval, de 57 años, adquirió algunas conservas pero dijo contar con lo esencial: “tengo antorchas y una radio a pilas, tengo también velas y juegos”, aseguró.

Según las autoridades, los otros potentes huracanes que azotaron recientemente la región, ayudaron a que la preparación para Nate fuera más simple porque tanto los oficiales como la población ya estaban preparados.

Vea también: Fotogalería | Así quedó la bahía de San Juan del Sur

Nueva Orleans ha mejorado sus sistemas de contención tras el devastador Katrina, pero los responsables gubernamentales advierten que ello no ha eliminado el riesgo de inundaciones.

Fuerte temporada

A su paso por Centroamérica, Nate dejó una estela mortal: al menos 16 personas fallecieron en Nicaragua, 10 en Costa Rica, tres en Honduras y dos en El Salvador.

En la región, aún se contabilizaban daños, se intentaba ubicar a personas desaparecidas y reestablecer contacto con comunidades aisladas tras la caída de puentes y la inundación de caminos.

Nate es el último de una serie de tormentas letales que golpea el Caribe en esta especialmente fuerte temporada de huracanes, que suele durar de junio a noviembre.

El sureste de Estados Unidos fue duramente azotado en agosto por dos huracanes: Harvey, que provocó más de 70 muertos y considerables daños materiales, e Irma, que tras pasar por las Antillas alcanzó la categoría 5 y provocó 12 muertos en Florida.

Otra poderosa tormenta, el huracán María, devastó el Caribe a fines de septiembre, incluyendo a Dominica y Puerto Rico, territorio estadounidense. Contrario a Harvey, que dejó caer cantidades récord de lluvias sobre Texas por una semana, el pasaje de Nate se espera que sea rápido.

Sin embargo, el gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, no descartó que también podría causar daños y había pedido a la población abandonar las zonas de riesgo.
Además, plataformas petroleras y gasíferas en el Golfo de México, fueron evacuadas ante la llegada del ciclón.

La entrada Huracán Nate se degrada a depresión tropical mientras avanza por Estados Unidos aparece primero en La Prensa.