9Oct - by Master - 0 - In Allgemein

Botes varados con graves daños en sus estructuras, familias con el agua hasta el cuello, sembradíos convertidos en ríos y cientos de comunidades sin servicio de agua potable y luz eléctrica fue parte del impacto que dejaron las lluvias. Ahora, el Gobierno convocó a diversos sectores a una reunión para buscar soluciones al respecto.

Según la vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral, Rosario Murillo, Anasha Campbell, directora del Instituto Nicaragüense de Turismo convocó a pequeños y medianos empresarios de Tola y San Juan del Sur para una reunión que se desarrollaría hoy lunes.

El propósito de esta es “poner sobre la mesa posibilidades de financiamiento en buenas condiciones para la recuperación de la capacidad de trabajo”, dijo Murillo.

Lea: Cortes de energía persisten en Rivas e Isla de Ometepe

Se espera que participen en la reunión, Luis Rivas, presidente del Banco de la Producción, directivos de la Asociación Nicaragüense de Instituciones de Microfinanzas (Asomif), la Asociación de Bancos de Nicaragua (Asoban).

También se espera la participación de Jose Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep). La reunión se espera que se realice a las 10:00 a.m. en la Empresa Portuaria Nacional, informó Murillo.

León

En la comunidad Casas Nuevas, en el Jicaral, hay más de 200 familias que urgentemente demandan alimento, agua y medicina. Las enfermedades respiratorias ya empiezan a propagarse y la cantidad de zancudos ha proliferado, los pozos están contaminados debido al colapso de las letrinas.

Lea: Tormenta Nate golpea turismo de playas del Pacífico

Los pobladores han recibido ayuda de habitantes de León como el ingeniero Yader García, que llevó a los más afectados arroz, azúcar, pampers, aceite, entre otros productos, sin embargo la necesidad es mayor para abastecer a toda la comunidad que durante dos días sus viviendas permanecieron inundadas.

“Le damos gracias a Dios porque el agua va bajando, y gracias al señor García por ayuda que nos está dando”, expresó Deysi Parra, de 56 años.

El desborde de los ríos afectaron a miles de viviendas, que resultaron con sus casas anegadas.
LAPRENSA/J. FLORES

Lea: Inundaciones dejan riesgo de enfermedades

También llegó a la zona una unidad móvil del Ministerio de Salud, con seis médicos para atender a la población, sin embargo los afectados demandan comida, medicamento y ropa. También se presentaron miembros del Ejército de Nicaragua. Se atendieron a 120 personas y la mayoría presentaban enfermedades dermatológicas.

“Los importante es traer la atención médica a la población que está necesitada por este periodo de inundaciones, estamos recomendando no caminar descalzo en los charcos, prevenir las enfermedades, ahorita tenemos los casos sospechosos y confirmados por leptospirosis”, dijo el doctor José Palacios, médico del servicio social del centro salud del municipio de El Jicaral.

La misma situación atraviesan unas 70 familias en la comunidad Pita Pavón, ubicada a 15 kilómetros al oeste del municipio de Malpaisillo.

La caída de árboles afectó el tendido eléctrico en varias comunidades. Rivas, aún no tiene luz por completo.
LAPRENSA/J. FLORES

Aún sin energía

La energía eléctrica aún no se restablece por completo en el departamento de Rivas. En Sabanagrande, en el municipio de Potosí desde las 7:00 a.m. del jueves 5 de octubre no tienen ese servicio. A las 9:00 p.m. del sábado restablecieron las energía eléctrica en el área urbana de Potosí, sin embargo, además de Sabanagrande otra comunidad en tinieblas es Apompoá, cuya población es de más de 3,000 habitantes.

El problema de agua se resolvió en parte, porque en algunas zonas del municipio comenzó a llegar, lo que aminoró las filas en las bombas manuales comunitarias donadas por un organismo religioso estadounidense.

Último informe

92 municipios fueron los afectados, según el último informe, emitido este domingo por el Gobierno. De acuerdo con Rosario Murillo, vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral, se está normalizando la situación en dichas zonas, después que fueron afectados por el temporal lluvioso.

7,093 es el número de familias que aún permanecen sin el servicio de agua potable, según informó Murillo. Esto, sobre todo en la región sur, que fue duramente golpeada por las precipitaciones.

569 familias en Rivas aún están a oscuras; no se les ha restablecido el servicio de energía eléctrica. En Carazo son 5, 091 familias, mientras que en Jinotega el número asciende a 1, 433 familias. Siguen trabajando por restablecer.

Daños en carreteras

El temporal lluvioso ocasionó graves daños a la infraestructura vial en el departamento de Nueva Segovia. Se contabiliza el 80 por ciento del deterioro de las calles no adoquinadas de Ocotal, la cabecera departamental, y caminos productivos, principalmente, en Jalapa, Quilalí, Santa María y Wiwilí. Entre los barrios de Ocotal afectados figuran Pueblos Unidos, Thomas Borge, Modesto Agurcia, El Tunal y Nuevo Amanecer, así constató en un recorrido, la alcaldesa Xiomara Tercero junto a su equipo de trabajo, pero manifestó que debido a las lluvias se hace imposible intervenir con maquinaria y una vez que cese el temporal procederán a la reparación.

La entrada Gobierno busca soluciones ante el impacto de lluvias en Nicaragua aparece primero en La Prensa.