10Oct - by Master - 0 - In Allgemein

A raíz de la emisión de una cédula de identidad nicaragüense emitida al salvadoreño Sergio Antonio Umaña Salamanca, emitida con el nombre de Manuel Luna Salmerón, una vez más se ha puesto en tela de dudas la transparencia del Consejo Supremo Electoral en la custodia de las cédulas.

A Umaña Salamanca, vinculado en El Salvador a las maras, según documentación oficial del caso y relacionado en Nicaragua con la creación de una “sucursal” de las maras para lavado de dinero y crimen organizado, le emitieron una cédula de identidad mediante una operación de reposición de partida de nacimiento.

Esta es la partida de nacimiento con la cual un marero salvadoreño logró obtener una cédula nicaragüense

Para tal fin, según las investigaciones de LA PRENSA, se falsificaron los testimonios y documentos de dos campesinas a quienes sujetos desconocidos a la fecha, “hicieron comparecer”al juzgado local civil de Chinandega como testigos, para emitir una partida de nacimiento que sirvió para, posteriormente, gestionar la cédula 081-140282-1000T, bajo el nombre de Manuel Luna Salmerón, emitida el 14 de enero de 2011.

Este caso específico ha involucrado a dos funcionarios del Poder Judicial, lo cual llevó a la Corte Suprema de Justicia a iniciar un proceso de investigación que aunque ya concluyó, sus resultados no han sido revelados a la opinión pública pese a la gravedad del asunto que atañe a la seguridad nacional.

Conexión con Cartel de Cali

Casi a la par de este proceso, concluyó finalmente otro caso en un narcotraficante extranjero obtuvo una cédula de identidad para operar legalmente en Nicaragua: el caso de Amauri Carmona Morelos, quien en 2008 obtuvo la cédula 401-190865-0008X con el nombre de “José Alberto Ruiz Cano”.

Copia de la cédula de identidad nicaragüense para Amauri Carmona, narcotraficante colombiano. LA PRENSA/ARCHIVO

Este sujeto, de origen colombiano y vinculado al cartel de Cali, estuvo involucrado en la emboscada a una patrulla combinada de policías y militares en diciembre del 2009 en Walpasiksa, Caribe Norte, donde murieron tres agentes en una operación antinarcóticos.

Durante un juicio nocturno y bajo estrictas normas de seguridad que inició el 6 de octubre a las 5:30 de la tarde, el juez Ernesto Rodríguez, titular del Juzgado Sexto Distrito Penal de Juicio de Managua declaró culpable al colombiano Amauri Carmona Moreloy/ o Alberto José Ruiz Cano por liderar la emboscada contra el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional en Walpasiksa en el 2009.

75 años de cárcel es la suma de todas las penas que el Ministerio Público solicitó contra el colombiano Amauri Carmona Morelo, por delitos de narcoactividad y crimen organizado.

narcotraficante

Amauri Carmona Morelos en 2009 con su cédula nicaragüense como Alberto Ruiz Cano. LA PRENSA/ARCHIVO J. UBIETA

La cédula del Palidejo y el caso de Facundo Cabral

Antes de estos casos, otro narcotraficante que estremeció a América Latina con el asesinato del cantautor Facundo Cabral en julio de 2011, tenía una cédula de identidad nicaragüense: Alejandro Jiménez, alias Palidejo, vinculado a carteles mexicanos.

Bajo fuertes medidas de seguridad, el costarricense Alejandro Jimenez alias “El Palidejo”, fue capturado en Bogotá, Colombia.
LA PRENSA/EFE

El delincuente, quien purga condena en Guatemala, obtuvo en Nicaragua la cédula de identidad 003-220669-0002R a nombre de José Fernando Treminio Díaz, quien gracias a ese documento pudo sacar un pasaporte nicaragüense.

Por este acto cayó detenido y fue condenado a 23 años en 2013 el funcionario del Consejo Supremo Electoral, Julio César Osuna, hoy en libertad gracias a gestiones políticas que llevaron al Sistema Penitenciario aplicarle una medida administrativa de régimen abierto por razones de salud.

La ruta del tráfico de cédulas

Para obtener la cédula para el narcotraficante, los gestores recurrieron al mismo método del caso del marero: reposición de partida de nacimiento.

Primero buscan la obtención de un certificado de nacimiento original. Para eso el procedimiento inicia con solicitar un trámite de reposición de partida de nacimiento a través de un proceso judicial, que consiste en llenar un formulario, presentarse con dos testigos falsos y sobre esa base, un juez civil dicta una sentencia ordenando reponer el certificado.

Una vez obtenida la sentencia ordenando reponer la partida de nacimiento, ésta es inscrita y registrada en el Registro del Estado Civil de las personas, donde les extienden el nuevo certificado y con este documento acuden al funcionario de contacto dentro del CSE para que les tramite la cédula de identidad, con la cual los extranjeros adquieren la legalidad para operar abiertamente, crear cuentas bancarias y transar compras, ventas y otras acciones de lavado de dinero.

Una identidad Mohamed, el traficante de personas

En 2012, un ciudadano asiático, originario de Bangladesh, Mohamed Helai Khab, de 39 años, quien poseía una cédula de identidad nicaragüense con el número 777-010473-0000u, fue acusado por la Fiscalía como la persona que dirigía una estructura delincuencial en territorio nica, dedicada al tráfico ilegal de migrantes, según las investigaciones de la Policía Nacional.

Mohamed Helai Khab (centro), acusado de delitos internacionales. La Policía investiga el origen de la cédula de identidad
del asiático. LAPRENSA/A. FLORES

El fiscal Jorge Rubí, de la Unidad Especializada contra el Crimen Organizado, dijo que el asiático, procesado junto con los nicaragüenses Ermen Gutiérrez Díaz y Odell Antonio Ramírez Orellana, ocultaba en una vivienda de Managua a nueve indocumentados originarios de Sri Lanka y Bangladés.

Mohamed Helai Khab fue señalado por la Fiscalía de dirigir en Nicaragua una estructura delincuencial dedicada al tráfico ilegal de migrantes, cuya ruta de traslado iniciaba en Asia, pasaba por América del Sur, Centroamérica y tenía como destino final tiene Estados Unidos.

La identidad del Pollo

Más recientemente, en 2015, la Policía llevó tras las rejas y entregó a la Fiscalía al costarricense Luis Ángel Martínez Fajardo, alias “El Pollo”, quien antes de terminar en el Sistema Penitenciario Nacional de Tipitapa con 30 años de cárcel por narcotráfico y crimen organizado, era conocido en Nicaragua como Ervin Alberto Vargas Narváez, según la cédula de identidad y licencia de conducir incautada durante su detención.

Martínez Fajardo por más de dos años, desde 2013, permaneció de manera anónima en Nicaragua, dirigiendo un grupo narco que trasladaba droga de Costa Rica a Nicaragua y después a Honduras, según la Fiscalía.

Alquilaba casas en Managua y recibió recursos vía remesas para lo cual usaba la cédula que, al igual que en la mayoría de los casos, no se reveló en juicio la forma en que la obtuvo.

El costarricense Luis Ángel Martínez Fajardo, alias “El Pollo (extremo derecho de la gráfica), permanece encerrado en las celdas de máxima seguridad en el Sistema Penitenciario Nacional de Nicaragua.
LA PRENSA/A. FLORES

Gestiones para las FARC

La desmovilización de las FARC en Colombia podría repercutir de forma negativa en Centroamérica, al registrarse mayor tráfico de droga hacia el norte. LA PRENSA/ARCHIVO

La desmovilización de las FARC en Colombia podría repercutir de forma negativa en Centroamérica, al registrarse mayor tráfico de droga hacia el norte. LA PRENSA/ARCHIVO

Mucho antes de estos casos se conoció el expediente de otra cédula nicaragüense de un guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), organización calificada como terrorista y narcotraficante por diversas agencias de seguridad mundial, incluyendo las agencias estadounidenses.

El 2 de octubre de 2008, una investigación publicada en LA PRENSA por el periodista Octavio Enríquez, descubrió que el alto miembro de las FARC, Alberto Bermúdez, alias “El Cojo”, tenía a su disposición la cédula nicaragüense número 001-080357-0062M.

Luego de concluir un trámite irregular y expedito ante el CSE, el colombiano Bermúdez asumió la identidad de René Alberto Gutiérrez Pastrán, a quien le entregaron su cédula nicaragüense.

Este último caso se descubrió en parte porque el nombre de Bermúdez apareció mencionado en los correos electrónicos encontrados en la computadora del jefe de las FARC, “Raúl Reyes”, portavoz internacional de esa guerrilla, aniquilado en 2008 en el bombardeo de la Fuerza Aérea colombiana a una base guerrillera asentada en una zona fronteriza de Ecuador.

Según la cédula, René Alberto Gutiérrez residía en la comarca Nejapa y su cédula se obtuvo mediante reposición de partida de nacimiento con dos testigos nicaragüenses que, durante la investigación, alegaron que jamás habían servido de testigos para tal gestión legal.

En todos los casos, a excepción de Osuna quien fue encontrado culpable, el CSE nunca investigó, sancionó o aclaró las denuncias.

La entrada Las cédulas nicaragüenses que han terminado en manos de narcos y terroristas aparece primero en La Prensa.