19Oct - by Master - 0 - In Allgemein

Estados Unidos tomará una decisión a principios de noviembre sobre el futuro del Estatus de Protección Temporal (TPS) de los 5,350 nicaragüenses que viven en territorio estadounidense y cuyo permiso expira el 5 de enero, informó el portavoz del Departamento de Seguridad Nacional, Dave Lapan. La decisión también afectaría a 86,160 hondureños beneficiados por el TPS.

Lapan, en una rueda de prensa en Washington, explicó que su Gobierno debe tomar una decisión sobre los nicaragüenses y hondureños que viven en EE.UU., gracias al TPS, 60 días antes de que expire, por lo que “a principios de noviembre” se producirá el anuncio.

Para evaluar el futuro del TPS, el Gobierno de EE.UU. está en diálogo con los Ejecutivos de los países centroamericanos y también está evaluando las condiciones sobre el terreno, indicó Lapan.

En concreto, en el caso de Nicaragua y Honduras, Estados Unidos está evaluando cómo ha mejorado o empeorado la situación tras el paso del devastador huracán Mitch, que hizo que el expresidente Bill Clinton (1993-2001) aprobara un amparo para los nacionales de esos países.

Lea además: El día que el volcán Casita sepultó a miles de nicaragüenses

Estados Unidos está evaluando las condiciones que se derivan del huracán porque eso fue lo que provocó la declaración del TPS, según explicó Lapan, quien insistió en que su Gobierno basa su revisión en el huracán y no tiene por qué tener en cuenta la violencia y pobreza de los países beneficiarios.

“Tengamos en cuenta el hecho de que el Estatus de Protección Temporal es temporal, otros Gobiernos han creado la situación en la que la gente ha prolongado su estancia en Estados Unidos durante años, pero la realidad es que debería de haberse hecho con la idea de que era algo temporal”, defendió Lapan.

Sobre los salvadoreños

En el caso de El Salvador, otro país con TPS, el permiso expira el 9 de marzo, por lo que hasta principios de enero no se producirá una decisión sobre ese amparo migratorio, que EE.UU. concede de forma extraordinaria a los nacionales de países afectados por conflictos bélicos o desastres naturales.

La decisión de Estados Unidos sobre el TPS impactará en 263,280 salvadoreños, quienes recibieron el TPS en 2001 después de una serie de terremotos, según datos facilitados por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

Decisión cruel

Buena parte de los beneficiarios del TPS han estado viviendo en Estados Unidos durante más de dos décadas, han tenido hijos en este país y han abierto negocios, por lo que las organizaciones defensoras de los inmigrantes consideran que sería “cruel” expulsarles a sus países de origen.

Los Gobiernos de Honduras y El Salvador han pedido en reiteradas ocasiones a EE.UU. que extienda el TPS para sus nacionales.

El TPS no abre ninguna vía para la residencia permanente ni ningún otro estatus de regulación migratoria, por lo que si el Gobierno de Estados Unidos decide no prorrogarlo, sus beneficiarios tendrían que volver a su país de origen o se convertirían en inmigrantes indocumentados y podrían ser deportados.

Puede leer: Los huracanes, erupciones volcánicas e inundaciones son algunos de los fenómenos que afectarían a una gran parte de los nicaragüenses

En los últimos años, los beneficiarios de este estatus han visto cómo su permiso se renovaba de manera automática por periodos de 18 meses, aunque ahora Estados Unidos está evaluando diferentes alternativas.

Las opciones

En concreto, según Lapan, existen tres opciones: Estados Unidos puede prolongar el TPS como hasta ahora, puede anunciar su final fijando una fecha posterior para su extinción o, como ocurrió con Haití, existe la posibilidad de que EE.UU. lo prolongue durante un breve periodo para luego revisarlo.

La entrada Estados Unidos decidirá en noviembre el futuro de los nicaragüenses beneficiados con el TPS aparece primero en La Prensa.