20Oct - by Master - 0 - In Allgemein

El presidente designado por el Consejo Supremo Electoral (CSE), Daniel Ortega, no quiso esperar hasta este viernes para inaugurar el nuevo y moderno estadio de beisbol y en un acto en el que el Gobierno controló quiénes eran los invitados dio por inaugurado el nuevo coloso Dennis Martínez.

Es el segundo estadio de gran envergadura inaugurado en la historia del país. El último y ahora viejo estadio de beisbol fue inaugurado por el padre de la dinastía somocista, Anastasio Somoza García, en 1948.

Le puede interesar: Dennis Martínez: “Nunca pensé que un estadio llevaría mi nombre”

El estadio, construido al norte de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), fue financiado originalmente por una donación de 30 millones de Taiwán, cuya selección de beisbol se enfrentará a la de Nicaragua en un encuentro amistoso que arranca este viernes a las 6:00 de la tarde.

La donación original de Taiwán fue usada para construir casas en Vía Belén, en Sabana Grande, y ahora la Alcaldía de Managua hizo un préstamo para cumplir con el compromiso y tener un nuevo estadio, que cuesta más de 50 millones de dólares, según los datos que dio a conocer Ortega en su discurso.

Lea también: Dennis Martínez: “Ni la emoción del Juego Perfecto se compara con el nuevo estadio”

Ortega catalogó el estadio como una obra de arte. Dijo que 4,127 trabajadores habían participado en su construcción, así como 35 empresas de construcción subcontratadas, 25 de estas nacionales y 10 internacionales de Costa Rica y México.

Problemas con el sonido

En la inauguración estuvieron como invitados atletas destacados, pero también habituales asistentes a las celebraciones oficiales del 19 de julio y Ortega fungió como una especie de jefe de ceremonia.

Sin embargo, los únicos que escuchaban con claridad lo que Ortega decía eran los que se encontraban en la mesa donde estaba sentado, al lado de los invitados especiales. El audio no logró derramarse en el inmenso coloso y por algunos momentos los aplausos parecían no tener más justificación que la pleitesía.

Lea además: Así alineará la Selección de Nicaragua ante Taiwán en el juego inaugural del Estadio Nacional

El público era una como una marea blanca, por el color de la camisa que vestían los jóvenes que fueron llevados en buses y que desde una hora antes de la ceremonia oficial formaban una larga cola en las afueras.

Dennis Martínez es la “reencarnación del cacique Diriangén”, dijo Ortega antes de anunciar que el estadio llevaría el nombre del más grande jugador de beisbol que ha tenido el país, que ostenta, además, el récord del lanzador latino con más juegos ganados en Grandes Ligas: 245 victorias.

Momento emotivo para Dennis

De repente en la pizarra del estadio comenzó a correr un video del último out del juego perfecto lanzado por Martínez, en 1991. Las cámaras enfocaron al exatleta y comenzó un emotivo e improvisado discurso.

“Esto es algo de lo cual yo me siento agradecido”, dijo Martínez y comenzó a motivar a los jugadores jóvenes a que no se den por vencidos y sigan luchando para conseguir sus metas.

El exlanzador de los Orioles de Baltimore, los Expos de Montreal, los Indios de Cleveland, Marineros de Seattle y los Bravos de Atlanta, agradeció a Ortega y a la vicepresidenta designada Rosario Murillo que le pusieran su nombre al estadio.

Por si no lo viste: Test | ¿Qué tanto sabés del nuevo Estadio Nacional Beisbol?

En la ceremonia inaugural también estuvieron presente Luz Marina García, esposa de Martínez, y sus hijos Dennis José, Erika, Gilberto y Ricardo. Asimismo, Jorge Pérez Díaz, representante de Grandes Ligas, y los ex bigleaguer Eddie Murray y Carlos Baerga.

Según observó LA PRENSA, las personas llegaron organizadas por distritos de Managua, dirigidas por los coordinadores del FSLN en los barrios.

La primera bola

Martínez lanzó la primera bola, su cácher fue el adolescente Elián Rayo, estrella del beisbol menor del país y el Grandes Ligas Cheslor Cuthbert fue el bateador.

Lea además: El viejo estadio de beisbol de Managua se llamará Stanley Cayasso

Luego que Dennis Martínez tiró hacia el home, Ortega tomó posesión del micrófono para elevar su voz y poner el nuevo estadio a disposición de todos y detrás de la que será la pizarra, los juegos pirotécnicos estallaron, alterando las emociones y bañando de luces el nuevo estadio de beisbol.

Expulsan a LA PRENSA

Un equipo periodístico de este Diario se apostó este jueves en las afueras del estadio para hablar con los miles de capitalinos que llegaron a la inauguración. Cuando los oficiales de la Policía Nacional identificaron que el equipo estaba haciendo fotos y entrevistas, expulsaron a empujones a nuestros dos reporteros de lo que ellos llamaron la “zona de seguridad” del estadio, “simplemente porque yo lo digo”, salgan, dijo el oficial de la Policía.

69
años después de inaugurar el primer estadio de beisbol, Nicaragua abre las puertas de uno nuevo, cuyo presupuesto fue de 50 millones de dólares.

La entrada Daniel Ortega inaugura nuevo Estadio Nacional de Beisbol Dennis Martínez aparece primero en La Prensa.