15Nov - by Master - 0 - In Allgemein

Los cambios políticos en el país solo podrán ser impulsados por un respaldo masivo de la ciudadanía, la democratización de los partidos políticos y reformas electorales, opinó el exembajador de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA), José Luis Velásquez.

La clave principal que señaló Velásquez para la movilización ciudadana, será la presión social de la clase media, que es “la que cada vez se ve más afectada por el alza de los impuestos, el alza de los precios, la inflación y el deterioro del marco macroeconómico del país”, resaltó.

Oposición debe fortalecerse

El exdiplomático consideró que a la oposición política no le queda otra opción que fortalecerse de cara a las demandas ciudadanas que irán creciendo en los próximos años.

Velásquez insistió en las reformas electorales y en el cambio de magistrados en el Consejo Supremo Electoral (CSE) por personas idóneas y confiables.

“Tiene que enmendarse la Ley Electoral para poder permitir la expresión popular. Además, los partidos políticos tienen que volver a realinearse y a organizarse, para que el próximo proceso electoral pueda tener un significado nuevo”, dijo el exdiplomático.

Lea también: Estas son las reformas electorales que necesita Nicaragua

Las dos últimas votaciones en el país se han caracterizado por la escasa participación ciudadana en los Centros de Votación, lo que para los críticos es un rechazo masivo de la ciudadanía al Sistema Electoral controlado por el partido gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), pero también es un rechazo a la política tradicional.

“Hay que estar claro de que los procesos electorales que se están dando en Nicaragua son procesos asignacionales de cargos, que los hace el dictador de turno”, dijo Velásquez.

Lea además: Denuncian que el Frente Sandinista quiere más alcaldías

Daniel Ortega se reeligió por segunda vez consecutiva en las votaciones presidenciales de 2016, de la mano de su esposa Rosario Murillo, a quien eligió como vicepresidenta, lo que para los críticos es la instauración de una dinastía.

Elecciones sin credibilidad

Desde que Ortega regresó al poder en 2007, los procesos electorales han perdido gradualmente credibilidad por el control de los sandinistas en el Sistema Electoral y la falta de transparencia. Los organismos nacionales de observación electoral calificaron el proceso de votaciones municipales de 2008 como “el fraude mejor documentado en la historia del país” y el último proceso de votaciones municipales destacó, además, por la violencia política, que dejó siete muertos.

Le puede interesar: Daniel Ortega ataca al Obispo Silvio Báez por no haber votado en las municipales

Nueva clase política

El exdiplomático Róger Guevara Mena dijo que la oposición política tradicional no tiene futuro y su fracaso quedó demostrado en los últimos comicios municipales del pasado 5 de noviembre. La opción que tiene la oposición para Guevara es la creación de nuevos partidos, a través de la suscripción popular, para lo que “se debe reformar la Ley Electoral”. “Este es un enfoque de salida cívica, porque “la otra opción” perfectamente se pueden dar brotes militares, brotes que los van a disfrazar de delincuentes, pero en realidad son grupos armados que quieren encontrar el cambio como se ha encontrado otras veces: con la violencia, con la sangre y con las armas, pero ya nadie quiere esta situación”, manifestó Guevara.

La entrada Difícil el camino para los opositores en Nicaragua aparece primero en La Prensa.