Eurodiputado José Bauzá: «El régimen Ortega-Murillo solo reacciona a la presión internacional»

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

El parlamentario español José Ramón Bauzá Díaz presiona al Consejo de la Unión Europea para que actúe mediante “hechos y no palabras” frente a la represión que perpetra el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Bauzá Díaz, de 49 años, envió el 9 de diciembre pasado al alto representante de la Unión Europea de Asuntos Exteriores y Políticas de Seguridad, Josep Borrell, una misiva en la que expone el “empeoramiento de la crisis política y social en Nicaragua”, argumentando que pese a la adopción de un marco legal y dos resoluciones emitidas por el Parlamento Europeo, entre octubre de 2018 y marzo de 2019 la situación en el país continuó “empeorando”.

El eurodiputado español es un reconocido militante de partidos centro-derecha, especialmente, defensor de corrientes liberales. Actualmente es miembro del Partido Ciudadanos de España, espacio desde el cual ha venido realizando acciones para visibilizar la grave situación de derechos humanos que vive Nicaragua.

La respuesta indirecta a la misiva de Bauzá fue conocida el jueves 12 de diciembre, cuando parlamentario español celebró —a través de su cuenta de Twitter—, afirmando que “finalmente conseguimos que la semana que viene comparezca ante el Parlamento Europeo. El régimen de Ortega-Murillo solo responde a la presión internacional. El pueblo de Nicaragua no puede esperar”.

El lunes le exigimos a @JosepBorrellF medidas para poner fin a la crisis en Nicaragua, y finalmente conseguimos que la semana que viene comparezca ante el @Europarl_ES. El régimen de Ortega-Murillo solo responde a la presión internacional. El pueblo de Nicaragua no puede esperar. pic.twitter.com/o57FDw6Nx4

— José Ramón Bauzá ?? (@JRBauza) December 12, 2019

El pleno del Parlamento fue citado para el próximo miércoles 18 de diciembre, para abordar la situación de Nicaragua, donde Bauzá insistirá en que las sanciones contra los violadores de derechos humanos deben ser “cuanto antes”, porque “no es aceptable que el Gobierno de Nicaragua incumpla los derechos humanos”.

¿Qué opinión tiene de Daniel Ortega y su gobierno?

La opinión no es mía, es una opinión de los hechos a los que hacemos referencia. Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidente (Rosario) Murillo, están actuando en contra de los derechos humanos. Vemos que ha habido más de 300 fallecidos en los últimos meses, numerosos secuestros, ataques a la libertad, por lo cual lo que opino no es una opinión, sino que es simplemente el hecho real de lo que está pasando en Nicaragua con estos gobernantes.

¿Antes de esta crisis sociopolítica usted conocía sobre Daniel Ortega?

Bueno, todos conocíamos el posicionamiento y la historia de Daniel Ortega, de cuando estuvo en la oposición, donde tuvo que estar hasta conseguir llegar al gobierno. Pero nunca habíamos visto un posicionamiento tan en contra de los derechos humanos. Para mí, lo más tremendo es que unas 300 familias están llorando la pérdida de tantos familiares y sobre todo con la deriva y el círculo vicioso que están tomando los acontecimientos hasta el hecho de que han sido agredidos sacerdotes y campesinos. Es decir, todo aquel que piense diferente a la pareja Ortega-Murillo es digno de ser atacado. Los derechos prácticamente ahí no tienen cabida.

Recientemente, usted envió una carta al Consejo de la Unión Europea. ¿Por qué lo hizo?

Hay dos resoluciones por parte del Parlamento Europeo. Una en el año 2018 y otra en el año 2019, que ponen de manifiesto la situación de gravedad y la situación crítica que está viviendo Nicaragua, en este caso bajo el gobierno de Ortega y de su vicepresidente y esposa, la señora Murillo. Estos señores solo reaccionan ante la presión internacional. Pues yo no he querido esperar ni un solo minuto para remitirle inmediatamente al alto representante de la Unión Europea, señor Borrell, para que actúen de manera inmediata y, en ese caso, con la presión internacional, que he remitido al alto comisionado, se pueda producir una presión inmediata y que se convoque a unas nuevas elecciones (en Nicaragua), que esa convocatoria electoral pues al mismo tiempo permita que haya una modificación en el sistema electoral.

Lea también: Estados Unidos sanciona a Rafael Ortega Murillo, DNP Petronic, El Goliat e Inversiones Zanzíbar

¿Considera que el pleno del Parlamento Europeo está plenamente enterado de lo que sucede en Nicaragua? Algunos nicaragüenses que han hecho cabildeo en Europa han expresado que muchos no conocen la situación que atraviesa el país.

Evidentemente, no todos los parlamentarios son conocedores de la situación, solamente son conocedores aquellos que tienen interés, o bien porque forman parte de esa Comisión de Asuntos Exteriores, misma a la que yo pertenezco. Como deben saber, aquí son numerosos los temas que se tratan de todo ámbito, entonces no todos pueden preocuparse de lo que afecta al mundo, sino que tenemos divididas esas responsabilidades. Yo, particularmente, soy quien en este caso se está ocupando de que esto sea conocido, no solamente por el resto de compañeros aquí en el Parlamento Europea, sino que a nivel internacional. Por eso, precisamente, es necesario hacer un llamamiento internacional, en este caso a nivel oficial dentro del Parlamento Europeo porque es evidente que ante los hechos son necesarios. No nos sirven las palabras, son hechos reales los que yo pido al alto comisionado para que se ponga en marcha todo tipo de decisiones que, precisamente, puedan revertir esa posición de incumplimiento de los derechos humanos que se está haciendo en Nicaragua y que se tomen las decisiones necesarias, tan duras, tan duras como sean necesarias. Que se empiece a actuar porque son 300 fallecidos. Yo no quiero hablar de los que pueden ser, pero lo que quiero es luchar para que no se produzca un acontecimiento más, una sola muerte más, una sola agresión más, que no veamos a campesinos heridos en el suelo, que no veamos a sacerdotes agredidos, en definitiva, que los derechos humanos como en cualquier otra democracia sean consolidados y se vele por ellos en Nicaragua.

Sabemos las gestiones que se han venido realizando desde el Parlamento, pero ¿qué es lo que detiene la aplicación de sanciones? ¿Hay algún instrumento legal que esté deteniendo la aplicación de sanciones contra gobiernos como el de Nicaragua que son considerados violadores de derechos humanos?

Se trata de empezar con los posicionamientos de exigencia de la acción. Eso es lo primero. Ante la no reacción tendremos que tomar las decisiones internas para reclamar, pero además de esas dos resoluciones que le he mencionado también hay que mirar el último informe que ha emitido la Organización de Estados Americanos (OEA), donde la resolución es absolutamente clara, absolutamente nítida, sobre que existe un incumplimiento manifiesto en el ámbito de los derechos humanos en Nicaragua. Ante eso no podemos mirar hacia otro lado, por lo que le pido, repito, al alto comisionado de que las palabras están muy bien, pero los hechos son los que demuestran si estamos realmente convencidos de actuar en esa dirección y que, en este caso, la vicepresidente y el presidente, la pareja, el matrimonio presidencial de Ortega y Murillo, solamente actúan si hay una reacción de presión internacional y por eso no debemos esperar ni un solo minuto para actuar.

El europarlamentario español José Bauzá se mostró indignado por la flagrante violación a derechos humanos que perpetra el régimen Ortega-Murillo en Nicaragua. LA PRENSA/Cortesía.

¿Cuál es el proceso para que se apliquen las sanciones?

Para que se llegue a tomar esas decisiones se debe de tomar unas previas, una de las previas es analizar lo que está pasando. Ha habido dos resoluciones aprobadas en el pleno de la Cámara Parlamentaria Europea, donde dicen básicamente lo que estoy explicando yo. Además tenemos sobre la mesa un informe de hace varias semanas de los Estados Americanos que define claramente el incumplimiento de los derechos humanos en Nicaragua y, en este caso, con dos resoluciones. Con este informe y una propuesta por escrito para que el alto comisionado actúe en este caso, según el procedimiento, no hace falta nada más. Entonces, a partir de ahí sería tomar las decisiones que en este caso debe iniciar inmediatamente el representante de la Unión Europea.

¿Se somete a votación este tipo de decisiones?

Se somete a una serie de análisis absolutamente responsables, coherentes, con los servicios jurídicos, con los responsables de tomar este tipo de decisiones. No es una decisión individual de una persona, sino que es una decisión basada en toda la reglamentación, en el incumplimiento de los derechos humanos y todo aquello que sin duda cualquier representante, en este caso de la Cámara Parlamentaria, pues debe de tomar. No lo puede hacer él (Borrell) por sí solo, pero todas estas decisiones están plenamente amparadas en la definición. Ahí es donde participan el resto de los Estados para hacer las propuestas. Evidentemente, tendría que haber consenso porque de lo contrario sería cada uno por su lado y con 28 países, pues sería complicado porque tendríamos 28 decisiones posibles diferentes. Entonces, estas decisiones se toman por consenso y con un alto grado de responsabilidad porque somos conscientes de lo que se está debatiendo. Pero nuestra prioridad absoluta son los nicaragüenses que viven y residen en Nicaragua, esa es la prioridad más absoluta de la toma de decisiones.

Lea además: Estos son los 14 funcionarios orteguistas que ha sancionado Estados Unidos

Josep Borrell recientemente habló sobre la posibilidad de aprobar un proyecto similar a la Ley Global Magnitsky de Estados Unidos. ¿Conoce el contenido del proyecto? ¿Qué tipo de sanciones contempla en caso de aprobarse?

Serían siempre sanciones en ámbito individual, es decir, lo que tendríamos que ir pensando es ir contra quien hace las cosas mal, contra aquellos que están incumpliendo los derechos humanos y no podemos generalizar porque se trata de identificar a las personas que incumplen y, en este caso, actuar sobre ellos.

¿Quiénes serían los posibles candidatos?

No los voy a decir yo (ríe), pero creo que todo el mundo lo sabe. Yo por responsabilidad debo actuar con la prudencia que mi cargo me define, pero creo que todo el mundo se lo podría imaginar.

¿Podrían verse estas sanciones en los próximos meses?

Deberían verse cuanto antes, precisamente, lo que yo estoy pidiendo al alto comisionado es que actuemos rápidamente para que no esperemos tres si podemos hacerlo en dos, para qué esperar seis si podemos hacerlo en tres, en definitiva, esas sanciones que realmente lo que originan es presión internacional sobre las decisiones del presidente Ortega, entonces que sean inmediatas y que dejemos las palabras y nos pongamos a los hechos.

Como representante del Partido Ciudadanos, ¿cuál es el mensaje que le manda al mandatario Daniel Ortega?

Es muy sencillo, pero se lo hago como demócrata, como ciudadano demócrata que ha defendido siempre la libertad en mis diferentes responsabilidades de ostentar cargos, presidente también de un gobierno, que es que cumpla la ley, que cumpla simplemente lo que dice la ley. No es aceptable que incumpla los derechos humanos, no es permisible ni se lo vamos a permitir que haya asesinatos, aprensiones, secuestros y que los derechos humanos sean una palabra y no una obligación de todo demócrata, no solamente en Nicaragua, sino en todo el mundo.


Plano personal

José Ramón Bauzá Díaz nació en 1970 en Madrid, España. Es profesante de la religión católica.

Se graduó de licenciado en farmacéutica en 1992. Ha realizado posgrados y estudios superiores en gestión industrial farmacéutica y tiene participación en reconocidas almas mater como Harvard y Oxford.

En 1997 empezó a militar en el Partido Popular, de tendencia centro-derecha, de las Islas Baleares, donde también fungió como presidente.

En el 2019 decide hacer un cambio de partido y se une a único partido liberal de España, Ciudadanos, mismo al que representa en el Parlamento Europeo.

Es el portavoz del grupo liberal en materia de transporte, infraestructura y turismo, además de miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores.

No ha visitado Nicaragua, pero le gustaría conocer el país “pronto»; porque tiene muchos amigos nicaragüenses.