Mujeres exigen un futuro igualitario para que no se repitan los atropellos que comete el régimen con ellas

Un grupo de mujeres integrantes de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democraciá exigió este domingo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, que las organizaciones que protestan en contra del régimen de Daniel Ortega “no repitan el doble estándar de la dictadura, que coloca mujeres para llenar espacios y engañar al mundo».

En un pronunciamiento leído por las mujeres, estas reconocen que aún queda un largo camino por recorrer como sociedad para alcanzar la igualdad y paridad en la representación política.

“Cuando en el futuro nuestras hijas y nietas vean las fotografías de estas jornadas, nos verán en la calle, en las protestas, pero no nos verán representadas adecuadamente en las mesas y directivas donde se toman decisiones», afirmaron.

Asimismo demandaron a los hombres “a meditar sobre su comportamiento hacia las mujeres, a respetarnos como seres libres, dignas de tomar nuestras propias decisiones sin tener por ello que pagar incluso con nuestras vidas».

Lea además: Las ocho grandes deudas que el Estado de Nicaragua mantiene con las mujeres

En lo que va de 2020, 13 mujeres han sido asesinadas por la violencia machista. Las organizaciones feministas reclaman que el régimen de Daniel Ortega no hace lo suficiente para prevenir los femicidios, ya que ni siquera las estadísticas oficiales son creíbles.

“Repudiamos el uso que hace el régimen de los números en las estadísticas de mujeres, a las que obligan a la obediencia ciega partidaria y a la complicidad con sus crímenes», leyeron las integrantes de la organización opositora.

Y es que el régimen orteguista se jacta a nivel internacional de ser uno de los países con mayor equidad de género, sin embargo en la práctica las mujeres en posiciones de poder en el gobierno son solamente una figura de la que el régimen se aprovecha y las deja sin voz ni voto.

Lea también: Amaya Coppens, una de las ocho centroamericanas que conquistaron por su coraje

“Las mujeres de este país hemos participado y sufrido las consecuencias de ubicarnos en la primera fila de las protestas y demandas, desprovistas de sus territorios: hemos sido asesinadas, encarceladas, torturadas, violadas, obligadas al exilio, abusadas sexualmente, no por ser del sexo “débil”, sino al contrario, por ser fuertes, íntegras, valientes, contestonas, desafiantes. Hemos dado aportes materiales, intelectuales. Hemos llorado nuestros muertos, sin dejar de levantar el puño que exige justicia, que exige libertad para nuestros presos y presas políticas», dijeron.

Los antimotines se mantuvieron asediando la parroquia durante la lectura del pronunciamiento. LA PRENSA/Oscar Navarrete

Pronunciamiento bajo asedio

El pronunciamiento fue leído la mañana de este domingo en la parroquia Divina Misericordia bajo el asedio de la Policía Orteguista.

La iglesia fue rodeada por decenas de antimotines, quienes además se desplegaron por varios puntos de Managua para impedir cualquier intento de manifestación.

“Estamos acostumbrados a que nos asedien, pero es una forma absolutamente ilegal de no dejar que la gente se manifieste ni siquiera en espacios cerrados», dijo la poeta Gioconda Belli, miembro de la Alianza Cívica y una de las mujeres que leyó el pronunciamiento.