Economista advierte que el Banco Central podría ser sancionado si mantiene su política de secretismo

Han transcurrido 69 días desde el inicio del año y a la fecha se desconoce oficialmente como cerró las economía en el 2019 y tampoco se ha publicado el calendario de publicaciones de este año, lo que evidencia que hay un mayor control de la información pública.

Los únicos datos que se actualizaron hasta diciembre del año pasado fueron las estadísticas monetarias y financieras, que incluyen la base monetaria, reservas internacionales, depósitos, tasas de interés, el mercado de divisas, entre otros indicadores.

El resto de indicadores como los afiliados activos del INSS por actividad económicas, así como el Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE), la última actualización la hicieron en febrero del 2019.

Lea además: Por qué las empresas en Nicaragua ya no quieren darle información económica al BCN

Asimismo el Informe de Comercio Exterior se dejó de actualizar hasta abril y el monitoreo de la canasta básica llegó hasta julio 2019.

Pero además hay indicadores que no se actualizan desde el 2018, tal es el caso de las finanzas públicas, el informe turismo y la producción, lo que evidencia la fuerte medida restrictiva de información de parte de las autoridades, que hasta la fecha no han dado una explicación sobre este tema.

De hecho en el informe de cierre del 2019, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) dio a conocer “que la escasa información pública dificulta el seguimiento de la situación socioeconómica, así como el cambio de expectativas sobre el desempeño económico de Nicaragua”.

Lea también: Banco Central incumple el cronograma de publicaciones y esconde el desastre económico en Nicaragua

Los últimos datos que se conocen de la evolución de la economía sin precisar, es por la presentación del Presupuesto General de la República 2020 por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, donde además estimaban que la economía en el 2019 habría caída un 3.5 por ciento y que esta año habría un crecimiento de 0.5 por ciento.

Caminan a ciegas

El economista Róger Arteaga argumenta que esa información no se publica porque los indicadores no son positivos, lo que genera mayor incertidumbre.

“Con esta situación por ejemplo los empresarios ya no compran materia prima para tres meses sino para el mes porque no saben cómo les va ir, porque antes había información que ellos recogían de las estadísticas del Banco Central, y eso le permitía hacer proyecciones, porque todo empresario necesita información para hacer sus planes y en este caso como no hay información, los empresarios están navegando sin radar”, sostuvo.

Puede interesarle: Ovidio Reyes, presidente del BCN, cree que lo peor de la recesión y el desempleo ya pasó en Nicaragua

Agregó que si la situación sigue así, podría suceder lo mismo que en Venezuela, que Estados Unidos sancionó al Banco Central de ese país por no brindar información “y si sucede eso, se descalabra el país”.

La política de secretismo es extrema

El economista Róger Arteaga señala que la falta de suministro informativo es grave porque en todos los países utilizan la base informativa pública para hacer proyecciones.

“Hay embajadores que tiene que informar a sus países sobre la situación de Nicaragua y me han llamado para preguntarme si yo podría hacer proyecciones del país, pero yo les he dicho que con tan poco información solo con la bola de vidrio, porque el secretismo es extremo y entiendo que esto es porque la situación no es como ellos la están anunciando, si ellos publican la realidad de lo que esta ocurriendo, eso no va concordar con el discurso que están dando a sus medios de comunicación, que todo está bien”, dijo Arteaga.

Pero además el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI), en febrero de este año al concluir la Consulta del Artículo IV correspondiente a 2019, dijo que era necesaria la transparencia para evaluar los riesgos y mejorar la gobernanza.