¿Qué ha hecho la justicia en los 14 femicidios ocurridos en Nicaragua?

A Ruth, Josseling, Luisa, Domitila, Linda, Jesenia, Martha, Luz, Felicita, Ana, Adriana, Guadalupe, Martha y Lety les arrebataron sus sueños, trabajos, estudios y alegrías. La violencia machista las mató. Sus familias, en medio del dolor, demandan que se haga justicia y esperan que los responsables paguen por los delitos.

Hasta este 9 de marzo, un día después que se conmemoró el Día Internacional de la Mujer, la organización Católicas por el Derecho a Decidir (CDD) reporta catorce femicidios. De estos crímenes, siete de los agresores están siendo procesados por la justicia del gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo, cuatro están prófugos y dos casos continúan en la impunidad.

A pesar de que la Policía haya detenido a los asesinos y el Ministerio Público los esté enjuiciando, Martha Flores de Católicas por el Derecho a Decidir, asegura que no está garantizado que las instituciones cumplan la ley bajo el contexto sociopolítico que vive el país.

Lea además: Mujeres exigen un futuro igualitario para que no se repitan los atropellos que comete el régimen con ellas

Flores además asegura que cuatro de los procesados tienen problemas mentales, según han alegado sus abogados defensores. Agrega que esto genera desconfianza, pues “de qué sirve que los van a enjuiciar, les va a caer el peso de la ley, según entre comillas, y luego los benefician”, sostiene.

También critica la falta de investigación de las autoridades para evitar que los femicidios queden impunes. Esto es lo que ha pasado con los femicidios ocurridos en el país:

Lety Martínez

Lety Jasama Martínez Pérez, de 15 años, fue encontrada sin vida el siete de marzo en una zanja de la comarca San Andrés Bajo, en el municipio de Boaco. Tenía una herida en el cuello, fracturas en algunos dedos de sus manos y golpes en el cuerpo.

Martínez salió de su casa a visitar a unas tías en otra comarca a medio día del sábado y al ver que no regresaba su familia se empezó a preocupar.

El sospechoso del crimen fue identificado como Rafael Oporta, de 42 años. Y según la madre de la víctima, éste fue visto por la zona asegurando que le quitó la vida a la menor. El hombre se encuentra prófugo de la justicia.

Guadalupe García y Martha López

Guadalupe García Alemán, 22 años y Martha Auxiliadora Lopez Centeno, 21 años, fueron asesinadas el pasado 2 de marzo. Ambas eran amigas y vivían en Granada. El día que las mataron habían salido a recrearse con el estadounidense Larry Robert Mccartney, quien era esposo de Guadalupe y es el acusado de los crímenes.

Puede interesarle: Especialistas advierten la gravedad que el mes de la mujer haya comenzado con dos femicidios

Las mujeres fueron asesinadas a balazos en un barranco ubicado en el puente El Bolero, en la carretera que conduce al puerto de Asese. La Policía informó que el extranjero fue detenido en horas de la noche mientras ingería licor en un bar y habría utilizado un calibre revolver 38. La Policía tipificó el crimen contra Guadalupe como femicidio y el crimen contra Martha Auxiliadora como asesinato; y aseguró que el móvil del crimen fue “discordia de pareja». CDD asegura que ambos crímenes son femicidios por ser delitos machistas. Aún se desconoce la fecha en la que el hombre será llevado ante el juez.

“Tenemos desconfianza sobre este caso”, asegura Martha Flores, ya que han conocido de que el estadounidense está siendo expuesto como un paciente con una enfermedad terminal.

Linda Ruiz López

Linda Guadalupe Ruiz López, de 27 años, fue encontrada muerta el pasado 8 de febrero en su casa ubicada el barrio Sor María Romero, en Matagalpa. Su pareja Ulises Altamirano informó a la familia de Ruiz que ésta se había ahorcado, sin embargo, los familiares dijeron desconfiar de esa versión pues cuando llegaron a ver el cuerpo de Ruiz, éste ya estaba sobre la cama.

Un día después del crimen, Medicina Legal de Matagalpa les informó a los familiares que Ruiz murió por asfixia mecánica y descartaron mano criminal en el caso, por lo que las autoridades tipificaron el caso como suicidio.

“Parece que eso se va quedar impune”, dijo la tía de Ruiz a LA PRENSA en esa ocasión, quien dijo que no les explicaron nada acerca de los moretones que tenía en las piernas de la joven. Martha Flores de Católicas por el Derecho a Decidir asegura que le han dado seguimiento a este caso, pues la familia no acepta la versión del suicidio y toman en cuenta que la víctima denunció ser víctima de violencia.

Ruth Aburto Acevedo

Ruth Elizabeth Aburto Acevedo, de 22 años, fue asesinada el 19 de enero por su pareja en su casa ubicada en el barrio El cementerio, en Jinotepe, Carazo. El hombre Jeison Joesman Castro Ortez utilizó un objeto cortopunzante para herirle la oreja izquierda, la mano y muñeca derecha. Y tras cometer el crimen huyó.

La víctima había confesado a su familia que recibía malos tratos por parte de su pareja. El hombre fue detenido el 20 de enero en Nagarote y fue acusado de los delitos de femicidio y portación ilegal de armas. En el crimen están involucrados dos personas más que están siendo procesadas.

Puede interesarle: María Teresa Blandón: “Somos una sociedad machista, violenta, discriminatoria y racista»

El 2 de marzo enfrentó el juicio oral y público, sin embargo, se desconoce el resultado del proceso.

Josseling Pineda Romero

Josseling Catalina Pineda Romero, de 17 años, fue asesinada el pasado 25 de enero, en Chichigalpa, Chinandega, por José Martín Ocampo Aburto. Ese día, la joven tomó un taxi conducido por Ocampo para ir a recibir clases porque se estaba preparando para el examen de admisión en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua ( UNAN-León).

En el trayecto, según la Policía, la joven intentó salir del taxi, pero el hombre la golpeó en el rostro y la llevó hasta un camino desolado y montoso de la comunidad El Pellizco. El hombre bajó a la adolescente del taxi, la arrastró seis metros, regresó al taxi y con la gata del vehículo y le dio golpes en la cara y cabeza a la menor.

Lea además: Cómo identificar los ciclos de la violencia machista para salir de ellos: expertas brindan sus recomendaciones

Ocampo Aburto fue condenado a 35 años de prisión tras admitir los hechos que se le imputan.

Luisa Mejía López

Luisa Marjourie Mejía López, de 22 años, fue encontrada muerta el primero de enero en plantaciones de palma africana, ubicadas en la comunidad El Borbollón, municipio de Kukra Hill, Caribe Sur.

Lea además: “Estos machos son protegidos por el Estado». Impunidad reina en los casos de femicidio en Nicaragua

Mejía López había sido reportada como desaparecida el 31 de diciembre de 2019. Su cuerpo tenía signos de estrangulamiento. El día que desapareció salió de su casa hacia el campo, donde trabajaba. Un hombre llegó a la casa de Teodoro Mejía López, hermano de la víctima, y le dijo que había encontrado un bolso con el carné laboral de su hermana.

Las autoridades no se han pronunciado al respecto, ni se conoce si hay detenidos.

Adriana Obando Hernández

Adriana Obando Hernández, de 38 años, fue asesinada el pasado 9 de febrero por su pareja en Alajuela, Costa Rica. Ambos son de origen nicaragüense. La mujer recibió varias puñaladas y falleció tras pasar internada dos semanas en un hospital, de acuerdo a medios costarricenses.

La mujer recibió heridas en el cuello, tórax y cabeza» y estuvo conectada a un respirador artificial, según dijo el Diario Extra. El hombre está prófugo de la justicia.

Luz Ruiz, 26 años

Martha Flores asegura que sobre este caso hay poca información. CDD conoció que la mujer era nicaragüense y fue asesinada y luego decapitada por desconocidos en El Salvador. La familia de Ruiz no interpuso la denuncia. Los responsables están prófugos.

Ana María Mendoza Oporta

Ana María Mendoza Oporta, de 24 años, fue asesinada en Limón, Costa Rica, junto a un amigo por un grupo de sujetos cuando se dirigía a una vivienda en compañía de un amigo, según medios costarricenses.

La mujer fue llevada a un centro hospitalario, sin embargo, falleció. De acuerdo al diario La Nación, la mujer tenía una herida de bala en el brazo derecho.

Puede interesarle: Feminicidio de Ingrid Escamilla: la indignación en México por el brutal asesinato de la joven y la difusión de las fotos de su cadáver

Los responsables del crimen habrían huido del lugar, de acuerdo al Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Jesenia Téllez

Jessenia de los Ángeles Téllez Rivera, de 33 años, fue asesinada el pasado 22 de enero en Managua, donde había llegado a vender quesillos desde el barrio Tierra Prometida, en Nagarote. Su familia esperó su regreso, sin embargo, no lo logró ya que un hombre con supuestos problemas mentales la atacó a pedradas en la parada de buses cerca del puente El Edén.

Según testigos, la mujer esperaba un bus para irse al mercado Israel Lewites y luego dirigirse a su casa. La mamá de la víctima llegó a la zona del crimen y ahí le dijeron que su hija había sido trasladada a un hospital tras la agresión.

Tellez falleció al un día después de haber sido atacada en el Hospital Antonio Lenín Fonseca, según informó a LA PRENSA su hermano Winston Rivera. El atacante fue detenido por la Policía, sin embargo, Martha Flores de CDD aseguró que el proceso judicial no continuó.

Casos de parricidio

Martha Flores, de CDD, dijo recientemente a LA PRENSA que el organismo incluye los casos de parricidio que han ocurrido en el país, ya que se trata de “un acto machista». Los tres agresores alegan padecer problemas mentales.

Domitila Espinoza Argueta fue asesinada el 29 de enero por su hijo José Manuel Cruz Espinoza en una comunidad del municipio de Estelí. La víctima recibió varios golpes en la cabeza y otras partes del cuerpo con una piedra.

El agresor recientemente había terminado una condena en el Sistema Penitenciario La Esperanza por los delitos de tentativa violación y lesiones graves. Tras asesinar a su madre el hombre fue entregó a las autoridades y fue capturado y acusado por el delito de parricidio. Su juicio está programado para el próximo 16 de marzo.

Martha Gómez Martínez fue asesinada a cuchilladas y golpeada con una raja de leña por su hijo Denis Flores Gómez en la cabeza y en la región pélvica el pasado 26 de enero en Waslala, Caribe Norte del país.

Flores Gómez admitió haber matado a su madre y aseguró que lo hizo porque supuestamente una mujer lo despreció y se desquitó con su madre. El hombre fue capturado y ya fue condenado a 30 años de prisión por el delito de parricidio.

Felicita Hernandez murió el pasado 18 de febrero en la comunidad Las Tejas, en Matagalpa. Según testigos, su hijo Justiniano Ramos la atacó a pedradas porque ésta se negó a darle dinero para que ingiriera licor. El hombre fue capturado por la Policía y negó haber matado a su madre. La autopsia reveló que la mujer falleció producto de un paro cardíaco cuando huía del hombre y tropezó con un alambre de púas.

Medios locales informaron que el hombre enfrentará dos procesos legales, pero ninguno por el delito de parricidio. Uno será por asedio e intimidación y el otro por amenazas.