¿Está pensando comprar un vehículo nuevo o usado? Así están las condiciones bancarias

La venta de vehículos en Nicaragua comenzó a reaccionar positivamente en el 2019, luego de un derrumbe descomunal en el 2018 como consecuencia de la convulsión política, que desplomó las colocaciones promedio por mes a 200 unidades.

Los signos de mejoría del sector en el 2019 parecen extenderse a este año, porque los distribuidores en enero vendieron más de lo que colocaron en todo el año pasado, según cifras preliminares facilitadas por fuentes vinculadas a la actividad.

Las ventas registradas tanto en el 2019 y en enero del 2020, no obstante, quedaron lejos de las colocaciones que se hacían antes de 2018. Según una de las fuentes, el año pasado por mes se comercializaron en promedio 350 unidades, muy por debajo de las entre 2,000 y 4,500 que se registraban antes de la crisis económica.

En enero de este año la venta promedio anduvo en 450 unidades, lo que demuestra una ligera mejora en el sector con respecto al promedio mensual en 2019. La recolocación de crédito, pese a las elevadas tasas y condiciones más exigentes, estarían dando un soplo de oxígeno a los vendedores de vehículos en Nicaragua.

Fue a mediados del año pasado que el crédito vehicular comenzó a dar señales de reactivación en el Sistema Financiero Nacional, sin embargo si antes ya era complicado acceder a este financiamiento, ahora la restricción es mayor.

Lea además: Vehículos aumentan más que la red vial

El crédito para compra de vehículos, llega en condiciones extremadamente exigentes: entre el 20 y 35 por ciento de prima, cuando antes de la crisis era del 10 por ciento; cinco años de plazo de pago como máximo, cuando antes era de hasta seis años; y con tasas de interés del 14 por ciento, cuando llegó a ubicarse hasta en 7 por ciento.

LA PRENSA se comunicó con los diferentes bancos para conocer las políticas para acceder a estos préstamos, y las condiciones son casi las mismas, por ejemplo si eres asalariado y quieren acceder a un financiamiento para compra de vehículo debes ganar como mínimo 1,200 dólares, cuyo ingreso puede ser mancomunado.

Es decir que un carro económico, que de contado cuesta 13,000 dólares (según la marca), con financiamiento a cinco años, con una prima del 20 por ciento y una tasa de interés de 14 por ciento, al mes se estaría pagando 290 dólares.


Pero además si quieres un vehículo usado, los bancos en este momento tienen una flota de vehículos que le han quitado a sus clientes y si estos son modelos de los años 2017, 2018 o 2019, las condiciones del financiamiento son iguales que las de un auto nuevo, con excepción del interés: entre 20 y 30 por ciento de prima, hasta cinco años de plazo y con una tasa del 12 al 14 por ciento.

La única diferencia será la cuota del vehículo y dependerá del modelo y año.

Lea también: Importación de vehículos cae 55 % en Nicaragua

El economista Róger Arteaga señala que las ventas bajísimas de automotores en Nicaragua solo evidencia que el deterioro de la economía persiste.

“Este caso de los vehículos, es evidente de que es producto de una economía que está en un proceso de recesión y que está muy débil. El hecho de que antes se vendieran 2,000 a 4,500 unidades de vehículos, significaba que la economía estaba robusta”, dijo Arteaga.

El economista hizo hincapié que tras las crisis muchas empresas de automotores lo que hicieron fue trasladar sus operaciones a otros países de la región, “para poder mantener su nivel de venta porque el mercado de Nicaragua se cayó. Estamos hablando que estas 450 unidades son el 10 por ciento de lo que se vendía antes”.

De hecho hasta el primer cuatrimestre del 2019, la última vez que se actualizaron las estadísticas de Comercio Exterior del Banco Central de Nicaragua, las importaciones de vehículos cayeron un 55.3 por ciento con respecto a igual periodo del 2018.

Puede interesarle:Venta de vehículos retrocede 10 años en Nicaragua

Así se ha comportado la cartera de crédito vehicular

Las mismas cifras de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif) corrobora lo mal que anda este sector. Desde el estallido de la crisis política en abril del 2018, la cartera de crédito vehicular ha caído de 11,905 millones de córdobas, es decir una reducción del 43.66 por ciento.

El achicamiento real de la cartera vehicular ha ocasionado que el número de préstamos de este tipo también se reduzca drásticamente, pasando de 40,252 créditos activos a 28,347 en el periodo de análisis.

Es decir que en 21 meses unos 11,905 préstamos vehiculares han salido del mercado, según datos consolidados publicados por la Siboif en su sitio electrónico.

Al igual que la mayoría de las actividades económicas y comerciales, las empresas distribuidoras de automotores no pasan su mejor momento y tras la crisis han tenido que reducir su tamaño, reduciendo personal. Incluso una fuente del sector dijo que en lo más crítico de la crisis llegaron a sobrevivir con las ventas de repuestos, ya que las únicas ventas que hacían eran de contado.

Actualmente la economía del país se encuentra débil y se encamina a un tercer año de recesión. La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) estima que el Producto Interno Bruto caiga este año 1.1 por ciento, una proyección que estaría en línea con la que maneja el Fondo Monetario Internacional (FMI) con 1.2 por ciento.