Zona de Strikes: La Selección Nacional siempre rodeada de polémica

Qué tremendo sería formar una Selección Nacional de Beisbol que nos satisfaga a todos, pero eso es imposible. Y pasa en todos los deportes y en todos los países.

Menotti dejó fuera a Diego Maradona del Mundial de Argentina en 1978 en medio de una gran polémica. Vicente del Bosque excluye a Raúl González de Sudáfrica en el 2010 y agitó la controversia en España.

Aquí mismo, Paúl Argüello quedó fuera de la selección nacional juvenil subcampeona centroamericana de baloncesto en 1982, aunque luego llegó a ser mejor que todos los quedaron dentro del equipo.

A Nemesio Porras lo borró Noel Areas de la selección que viajo a los Juegos Centroamericanos y del Caribe en República Dominicana en 1986, aduciendo que era muy chavalo. Luego Porras fue el mejor.

Estas cosas suceden. Así que la polémica generada por la separación de Edgard Montiel y Sandy Bermúdez del equipo que viajó ayer a Arizona, es de lo más natural.

Montiel es un bateador serio, bien construido, con todos los méritos del caso para hacer el equipo. Un bate como el suyo, potente y consistente, no se encuentra ahí en cada esquina.

Bermúdez es un joven que ha irrumpido con fuerza y se ha hecho sentir rápidamente. Tiene estampa y tiene el talento para brillar. El problema aquí es de espacios en el outfield.

Sandy tiene potencial, pero en este momento no está por delante de Ismael Munguía, Norlando Valle, Dwight Britton, Isaac Benard o Jilton Calderón, los jardineros que viajarán a los torneos en Arizona.

A Edgard le afecta que es un jugador orientado al ataque pero con habilidades un poco cuestionables a la defensiva y eso lo limita ante candidatos más integrales.

Por ejemplo, para jugar la tercera base, que es donde juega Montiel, se tiene a Cheslor Cuthbert y Ofilio Castro, quienes a la vez, juegan primera. Ahí también está Wuillians Vásquez, más Benjamín Alegría.

Mucha gente ha criticado a Iván Marín, pero su guante y su velocidad, lo hacen un jugador muy útil, que le da espacio de maniobra al mánager Marvin Benard. Puede ser un defensor de últimos innings y hasta un corredor emergente.

Sé que Edgard merece un espacio y sé que seguirá trabajando duro como hasta ahora, lo mismo que Bermúdez, para volver a forzar a quienes toman decisiones, a que se fijen en ellos.

Desde siempre, estructurar la Selección Nacional ha estado rodeada de polémicas, pero a diferencia del pasado, ahora hay jugadores de donde escoger y eso “es un problema bueno», dijo Benard, el mentor de la tropa nicaragüense.

Edgard Rodríguez está en twitter: @EdgardR