Sigue calvario de asistentes del hogar

Apesar de existir leyes y convenios internacionales sobre la dignidad del trabajo que realizan las trabajadoras y los trabajadores asistentes del hogar, más del 60 por ciento de ellos sufren diferentes tipos de violaciones de sus derechos laborales y sus derechos humanos.

Alrededor de 280 mil personas en Nicaragua ejecutan labores propias del hogar a cambio de un salario, que en general está por debajo del salario mínimo, con una jornada diaria en su mayoría excesiva, de mas de 8 horas como lo estipulan las leyes del país y los convenios internacionales suscritos y ratificados. La mayoría de ellas y ellos no disfrutan de beneficios laborales y de Seguridad Social, a pesar que por Ley tienen este derecho. A vista y paciencia del Ministerio del Trabajo que tutela estos derechos, los empleadores no cumplen y violan continuamente sus derechos.

El llamado trabajo doméstico continúa siendo infravalorado e invisible, particularmente vulnerable a la discriminación respecto a las condiciones de trabajo, así como a otros abusos de derechos humanos, violando lo consignado en leyes y convenios que exigen a los gobiernos asegurar que los trabajadores gocen de protección efectiva contra toda forma de abuso, acoso y violencia.

Los Convenios y las recomendaciones internacionales sobre el trabajo de las asistentes y los asistentes del hogar se fundamentan en condiciones de empleo equitativas y decentes, en garantizar el período de descanso semanal de al menos 24 horas consecutivas. Exigen asegurar a las trabajadoras y los trabajadores del hogar un régimen de salario mínimo. La retribución de la o el trabajador doméstico comprende además del pago en dinero (de forma mensual o quincenal) y alimentos de calidad. Asimismo deben asegurar entornos de trabajo seguro y saludable para asegurar la salud en el trabajo, garantizando la cobertura de la Seguridad Social, inclusive lo relativo a la maternidad.

El Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre el Servicio Doméstico que restituye derechos, ratificado por Nicaragua, contempla iguales derechos básicos en relación al resto de trabajadores, tales como horarios de trabajo, descansos diarios y semanales, vacaciones, seguridad social y condiciones y términos claros sobre sus derechos, entre otros.

Derechos que día a día son violados en este sufrido país, donde el empleador cuando las quiere correr, las acusa de ladronas a fin de no pagar prestaciones, se quejan muchas de ellas.

El autor es consultor