Autoridades de la Universidad Agraria endurecen medidas de ingreso para evitar protestas contra la dictadura

Después que aparecieron pegados unos afiches con la imagen de Daniel Ortega con la leyenda: Ladrón”, el Consejo Universitario de la Universidad Nacional Agraria (UNA) aprobó el 9 de marzo unas nuevas medidas de seguridad para restringir y regular el ingreso a dicha alma máter.

Además, prohíben el uso de las instalaciones de la universidad y de sus medios (físicos y digitales) para realizar “actividades de proselitismo que no corresponda con la misión y visión académica de la universidad”, de hacerlo será calificado como falta muy grave.

Estudiantes consultados bajo condición de anonimato para evitar represalias de la universidad, aseguran que el fin de estas medidas es evitar las manifestaciones y que se repitan plantones de protesta estudiantiles, como los que se dieron en abril de 2018, cuando los estudiantes apoyaron las protestas sociales contra el régimen orteguista y demandaron respeto a la libertad universitaria.

Los afiches con la figura del dictador estaban pegados en la pared del pabellón de aulas de la Facultad de Recursos Naturales y del Ambiente (Farena), misma que es considera “golpista” por las autoridades universitarias que son afines a la dictadura y el brazo represor del régimen en las universidades, la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN).

Estas son las medidas de control adoptadas por la Universidad Agraria

Entre las medidas están presentar carné estudiantil o de trabajador de la universidad, si es el caso, al guarda de seguridad, y una vez dentro del recinto, andarlo visible. Los visitantes ajenos al Alma Mater deberán presentar su cédula de identidad, la cual será retenida hasta que salga de dichas instalaciones. Cada visitante deberá informar al guarda hacia que oficinas se dirige. Si ingresan en vehículo, se les anotará el número de placa del automotor.

Restringen horarios

El horario de ingreso de los estudiantes a la UNA quedó restringido hasta las 6:00 de la tarde, mientras el ingreso a las residencias estudiantiles o casas de becas quedó restringido a estudiantes becados y personal autorizado. “…Cualquiera que ingrese de forma no lícita quedará sujeto a sanción establecida en reglamento”, dice el comunicado.

“Todo, absolutamente todo lo que están forzando, va contra el derecho adquirido. Por que ya existen normas y reglamentos, previamente discutidas y aprobadas por el consejo universitario y respetando la comunidad universitaria. Por lo tanto, ese comunicado discrecional y abusivo contra la autonomía universitaria violenta los derechos de la comunidad universitaria (estudiantes, trabajadores administrativos y docentes)”, explicaron docentes consultados y que pidieron también resguardar su identidad para evitar represalias de las autoridades de la universidad.

De igual forma en el reciente reglamento aprobado, las autoridades amenazan a estudiantes que porten objetos no lícitos, pero no especifican de qué tipo de objetos se refiere y quién tiene la potestad de decir qués o no es lícito, lo cual es “tendencioso, arbitrario y abusivo”, señalan los docentes.

“Cualquier persona dentro de la universidad que se encuentre portando o en posesión de objetos considerados como ilícitos serán decomisados a lo inmediato y le será aplicada la sanción máxima del reglamento correspondiente”, se lee en el comunicado número 05-2020 de la UNA.

En diciembre de 2019, el Consejo Universitario también impuso arbitrariamente sanciones a estudiantes que reclamaron supuesta corrupción en elecciones estudiantiles y en enero del 2020 las tuvo que anular, por recursos presentados por estudiantes que alegaron la violación del reglamento estudiantil.