Funides: el coronavirus profundizará la recesión en Nicaragua. Estos son los tres escenarios de mayor contracción

Aunque el virus del coronavirus no tocara a Nicaragua, la economía local sufrirá los efectos internacionales de la pandemia, lo que ocasionará que la recesión se profundice, advirtió ayer la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), que alertó de que los efectos indirectos ya se estarían sintiendo en las exportaciones, con un bajón de precios en los mercados internacionales.

Sin contemplar aún los efectos que tendría el virus si aparece en Nicaragua, Funides plantea tres escenarios de mayor contracción al -1.1 por ciento que estimó a inicios de este año.

Según el centro de pensamiento, si a nivel internacional el coronavirus desaparece en el primer trimestre del año y en el segundo trimestre comienza una recuperación tanto en China como en Estados Unidos, en Nicaragua la economía recibiría un efecto adicional de contracción de 0.3 puntos, que se sumaría al 1.1 por ciento proyectado en caída económica para este año.

Es decir que en el mejor de los escenarios el Producto Interno Bruto se reduciría 1.4 por ciento, ya incorporando el impacto del coronavirus en las exportaciones, las remesas, la inversión extranjera directa y el turismo nicaragüense.

Pero si el virus se mantiene durante la primera mitad de este año, y luego se empieza una recuperación más allá de junio, entonces se esperaría que la economía caiga adicionalmente al 1.1 por ciento un -1 punto, es decir -2.1 por ciento.

Lea además: La pandemia se extiende por las bolsas: fuertes caídas en Nueva York, Europa y Sao Paulo

Economía caería como en 2018

No obstante, si la pandemia se extiende todo el año, que sería el escenario más pesimista, la contracción económica de Nicaragua ascendería a 3.9 por ciento, -2.8 puntos adicionales a la estimación base que planteó Funides a inicios de este año.

Todos los escenarios solo contemplan efectos parciales del coronavirus, porque Funides aún está trabajando en las proyecciones económicas si el virus se propaga a nivel interno y con ello los efectos antes señalados serían mayores en el PIB, que acumula ya dos años de recesión.

Los principales canales de transmisión externos serían cuatro vías: las exportaciones, las remesas, el turismo y la inversión extranjera directa.

En el caso de las exportaciones, ya hay signos de afectaciones. Según Funides en las últimas semanas los precios de los principales productos nicaragüenses que se envían al exterior han experimentado fuertes caídas de precios.

Lea también: Saldo económico del coronavirus se hace global, estragos en el Wall Street y se espera recortes de tasas de la Fed

Precios internacionales caen

“Con los últimos eventos ya estamos viendo un efecto sobre los principales productos, estamos observando una caída en el precio del oro, que cayó 7 por ciento desde un pico el 8 de marzo; el café está cayendo seis por ciento desde el 3 de marzo; el azúcar está cayendo un 26 por ciento desde el 21 de febrero y la carne un 12 por ciento desde el 12 de febrero”, explican técnicos de Funides.

El asunto es que Nicaragua destina el 80 por ciento de sus envíos al exterior hacia Estados Unidos y Centroamérica, donde la pandemia está en proceso de expansión.

Estados Unidos, que concentra gran parte de las exportaciones nicaragüenses, hay 1,523 casos confirmados con 40 muertos. Las autoridades de ese país ya han anunciado paquetes de estímulos económicos para evitar que la economía sufra un frenazo, aunque admitieron que la emergencia va a empeorar en los próximos días.

Ya varias eventos masivos en ese país han sido suspendidos, lo que reduce la demanda de productos de importación, particularmente insumos alimentarios, que es lo que vende Nicaragua principalmente a los mercados internacionales.

“Ya hay un efecto precio sobre las exportaciones (de Nicaragua), que amerita que a medida que avance la pandemia vamos a observar una reducción en la demanda por exportaciones del país”, enfatizan los especialistas.

También Funides espera que haya una merma en la llegada de turistas. “Este es un sector que ya estaba afectado y esto lo va a afectar aún más y por supuesto nadie quiere salir de vacaciones en este momento”, afirma. El nivel de caída en la llegada de viajeros dependerá de la profundización de la emergencia mundial.

A los efectos no escaparán las remesas, que podrían verse dañadas porque el virus está presente en los países donde hay fuertes comunidades migrantes de nicaragüenses que son los que mandan el dinero a sus familiares en Nicaragua.

Algunos países han puesto en cuarentena su población, lo que provoca una paralización por completo de las actividades económicas. En Estados Unidos aún no se han adoptados medidas semejantes, tampoco en Panamá, España y Costa Rica, donde el coronavirus ya está haciendo estragos.

Si se profundiza la pandemia, Funides esperaría más efectos negativos en la inversión extranjera directa, la cual ya está dañada por la crisis de confianza en Nicaragua por la inestabilidad política.

Lea además: El precio del petróleo se derrumba casi un 30 por ciento a mínimos históricos

Funides urgió en la necesidad de diseñar políticas fiscales de amortiguamiento para las empresas y los hogares, aunque admitió que debido al desgaste de la economía como consecuencia de la recesión, hay poco margen actuar por parte del Gobierno en esta materia.

De concretarse estos escenarios, Funides señala que esperarían que haya mayor contracción en el empleo de lo previsto y el Gobierno tendrá dificultades aún mayores para conseguir sus metas de recaudación fiscal. “Obviamente esto se extiende para el INSS y sus propias empresas públicas», indica.

“Este es un país que está débil económicamente hablando, estás hablando de una economía que ha aumentado su cantidad de desempleo tanto del empleo formal como informal. La pobreza está aumentando, la actividad económica está contraída», recuerda Funides, que señala que posiblemente el déficit público se va a incrementar.

Y si bien el petróleo puede dar un respiro a la economía mundial, lo cierto es que el centro de pensamiento cree que este alivio no se transmitirá por completo a la economía local, tomando en cuenta que es una práctica acá que todas las rebajas de los precios no suelen llegar por completo ni a la tarifa eléctrica ni a los consumidores.