Sector lácteo de Nicaragua en incertidumbre por cuarentena en El Salvador, su principal destino de exportación

La cuarentena que se ha decretado en El Salvador, tras la expansión del coronavirus, podría afectar las exportaciones de lácteos y sus derivados, lo que ha generado incertidumbre en el sector, afirmaron los productores.

En el primer bimestre del año las exportaciones lácteas y derivados aportaron 31.74 millones de dólares, creciendo un 13 por ciento con respecto al mismo lapso del 2019, según datos del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex).

Nicaragua vende al exterior, leche semidescremada, entera, evaporada, en polvo, crema, quesillo, requesón, mantequilla, queso morolique, queso mozarella y fresco.

Lea además: Sector lácteo de Nicaragua deja de percibir un millón de dólares por la crisis

Según el Cetrex, la leche y sus derivados tienen siete destinos específicos: Belice, Guatemala, Honduras, Costa Rica, Estados Unidos, Panamá y El Salvador, siendo este último el principal comprador de estos productos.

El mercado salvadoreño aporta más del 50 por ciento del total de los ingresos que se obtienen por la exportación de lácteos y sus derivados. Entre enero y febrero a El Salvador facturó a Nicaragua por estos productos 16.38 millones de dólares.

Este país le compra a Nicaragua, queso morolique, mozarella, quesillo, leche instantánea, crema de leche y otros productos.

Lea también: Sector lácteo de Nicaragua espera cerrar en positivo, pese a trabas comerciales, alza en energía y ajustes fiscales

Dada la cuarenta que ha impuesto El Salvador, Solón Guerrero, vicepresidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas (Faganic), advierte que hay mucha incertidumbre en el sector.

“Sí, hay mucho temor que cierren las fronteras, vos sabés que la válvula de escape para el precio de la leche y el queso es El Salvador, y un eventual cierre de fronteras impactaría de manera directa en el precio de la leche y del queso», dijo Guerrero.

Y agregó: “Si eso sucede habría una sobre oferta y el queso bajaría de precio,por lo menos vamos a comer queso barato aquí en Nicaragua mientras pasa la crisis, no hay otra cosa que hacer, porque es una situación global, no es una medida donde pueda influir el gobierno, es algo que sale de las manos de todas las autoridades”.

Guerrero agregó que el sector ya ha sido afectado por el impacto de la reforma a la Ley de Concertación Tributaria, que le quitó las exoneraciones a los productores y encareció los insumos para el sector y ahora el coronavirus es una amenaza, que agravaría la situación la actividad.

Puede interesarle:Reforma fiscal asfixiará fuertemente al sector lácteo

Exportaciones aún bien libradas

Por su parte el gerente general de la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua (Conagan), Ronald Blandón explicó que por el momento las exportaciones de leche y sus derivados no se han visto afectadas.

“Hasta el momento el coronavirus no ha afectado al sector, la parte de producción, manufactura y de exportación hasta el día de ayer que nos reunimos nos decían que no hay afectaciones, ni obstáculo para exportar, en el caso de El Salvador nos informaban que tenía control con los vuelos que vienen de Europa, no así con la región, pero además no ha habido afectación en el transporte terrestre. Nosotros esperamos que el flujo comercial no se detenga, porque así como nosotros necesitamos exportar, también El Salvador necesita consumir”, dijo Blandón.

Pese a que el panorama parece incierto ante la expansión del coronavirus, Blandón señala que este año el sector espera un crecimiento de 10 por ciento.

El presidente de El Salvador, Nayid Bukele, ha adoptado duras medidas preventivas para hacer frente a la amenaza del coronavirus, que ya está presente en Guatemala, Honduras, Costa Rica y Panamá. Bukele puso en cuarentena la nación el pasado 11 de marzo.

La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) alertó de que los efectos indirectos ya se estarían sintiendo en las exportaciones, con un bajón de precios en los mercados internacionales.

“Con los últimos eventos ya estamos viendo un efecto sobre los principales productos, estamos observando una caída en el precio del oro, que cayó 7 por ciento desde un pico el 8 de marzo; el café está cayendo seis por ciento desde el 3 de marzo; el azúcar está cayendo un 26 por ciento desde el 21 de febrero y la carne un 12 por ciento desde el 12 de febrero”, explican técnicos de Funides.