Alex Vanegas, el Maratonista: «Lo más loco que he hecho es correr en medio de policías»

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

En las protestas contra el régimen orteguista es reconocido como “el Maratonista”. Fue detenido en más de cuatro ocasiones y tiene un año de estar exiliado en Costa Rica. Se confiesa amante de la música y buen bailarín. En los años ochenta ganó fama como DJ-Alex en Ovni Discotec.

¿Cómo se describiría en tres adjetivos?
Perseverante, innovador y atlético.

¿Cuál es su primer recuerdo de infancia?
Me recuerdo viendo, junto a otros niños, pasar las avionetas.

¿Qué animal le gustaría ser?
Un águila.

¿Tiene algún apodo?
Maratonista o Alex (ríe) porque yo me llamo José Alejandro.

Lea también: La “mansión” de los músicos

Refrán favorito.
No hay peor ciego que el que no quiere ver.

¿Qué quería ser de adulto cuando era niño?
Quería ser pintor.

¿Qué comida no puede rechazar?
La sopa de frijoles y las ensaladas.

¿Qué es lo más loco que ha hecho?
Pasar corriendo en medio de policías, peligrando que me dispararan.

Lea además: Antonia Urrejola: “Nicaragüenses no se rindan, no están solos»

¿Ha estado a punto de morir?
Sí. Muchas veces, cuando la Policía me detenía por protestar, casi me mata.

¿Cree en Dios?
No soy muy religioso, pero con todo lo que me ha sucedido me creo un milagro viviente.

¿A qué personaje, vivo o muerto, le gustaría conocer?
Me gustaría conocer a la cantante Gloria Gaynor.

Vanegas, también conocido como El Maratonista, dirigió una manifestación que consistía en correr circuito completo para exigir la libertad de los presos políticos. Óscar Navarrete/ LA PRENSA.

Si supiera que mañana es su último día, ¿qué haría hoy?
Bailar. Trataría de pasar el día feliz junto a mi familia.

Si le concedieran tres deseos, ¿qué pediría?
Mi principal deseo sería que no vuelva a existir un dictador en Nicaragua y que caiga el actual dictador porque todos tenemos derecho a vivir en paz.

Un mensaje para los nicaragüenses.
Les digo que hay un señor que se llama tiempo y este pone a cada quien en su lugar. Además, es el único juez que quita o pone la razón en quien la tiene.