Alfonso Morazán, excarcelado político y padre del activista Yaser Morazán, está desaparecido desde el viernes

El excarcelado político Alfonso José Morazán Castillo está desaparecido desde el viernes 13 de marzo. La última vez que lo vieron fue cuando salía de su casa en Matagalpa a las 12: 50 p.m. denunció su hijo, el activista social Yaser Morazán.

“La última vez que fue visto andaba una camisa color azul oscuro, estilo polo, de cuello con bordes color blanco, pantalón de mezclilla color café, zapatillas color café oscuras. Mide 1.65 metros, pesa 130 libras, piel morena, color de cabello negro y ojos café oscuros», escribió Morazán en sus redes sociales.

El Sr. Alfonso José Morazán Castillo, (Mi papá) excarcelado político, de 59 años, se encuentra desaparecido. Fue visto por última vez el viernes 13 de marzo del 2020, a las 12:50 de la tarde, saliendo de su casa de habitación en Matagalpa. pic.twitter.com/GZQCV7kYp7

— Yaser Morazán (@YaserMorazan) March 15, 2020

Morazán Castillo, de 59 años, fue apresado el 22 de octubre de 2018 en Matagalpa y fue trasladado a la cárcel conocida como El Chipote, en Managua donde permaneció 55 días en calzoncillo, no le daban medicamentos y tampoco le permitían las visitas. Él fue excarcelado el 30 de noviembre de 2019.

La mayor parte de la familia de Alfonso José Morazán Castillo está en el exilio debido al asedio y amenazas de las que han sido víctimas. Él es uno de los fundadores del Ejército Popular Sandinista, ahora un disidente del orteguismo al criticar la represión contra los estudiantes y la falta de oportunidades para que los antiguos cuadros del sandinismo de no poder opinar sobre el manejo que hace la pareja de dictadores al Frente Sandinista.

Puede Interesarle: Alfonso Morazán y Noel Valdez: los enemigos de la guerra que ahora son presos políticos de Daniel Ortega

Lo que más le dolió a Morazán Castillo es no haber estado con su madre hasta el final de sus días, relató en una entrevista a LA PRENSA, puesto que el 30 de noviembre de 2018 ella falleció y las autoridades le negaron el permiso de asistir a sus honras fúnebres.

Casi todos los excarcelados políticos han denunciado el asedio y la persecución que viven en sus casas junto a sus familiares, la cual es ejecutada por agentes policiales o fanáticos orteguistas.