Ortega «juega» con la salud de los nicaragüenses al obligar marchas, a las que no asiste en plena emergencia mundial

El régimen de Daniel Ortega es perverso y comete irresponsabilidad criminal contra los trabajadores del Estado, al obligarlos a marchar, mientras el mundo actualmente batalla contra el tiempo para evitar la propagación del coronavirus, que en Centroamérica ya afecta a 73 personas, consideraron este sábado analistas luego que la dictadura, pese a las críticas, llevó a cabo en Managua una caminata.

La misma Alianza Cívica calificó de “irresponsable» al régimen de Ortega por obligar a los trabajadores públicos y sus familiares a participar en esta marcha, exponiendo las vidas de estos al riesgo, lo que va contra lo que establece la Ley de Salud Pública.

La Alianza recordó que los artículos 21,22 y 23 de la Ley de Salud Pública establecen que la salud pública es un derecho de todo ciudadano y que es deber del Estado proteger a los nicaragüenses.

“Hacemos un llamado al régimen a no convocar a marchas públicas ni aglomeraciones de personas que es uno de los principales focos de contagio. Obligar a los empleados públicos y sus familiares a marchar es un acto de irresponsabilidad, y sin duda, exponerlos al peligro», dijo la Alianza en un comunicado.

Para Dora María Téllez, exministra de salud y guerrillera sandinista, y Mario Sánchez, investigador social, las acciones del régimen solo muestran la “irresponsabilidad criminal» y la falta de “conciencia de riesgo» ante la amenaza de esta pandemia, que pone en vulnerabilidad a la sociedad nicaragüense.

Lea además: “Amor en tiempos de covid-19». Régimen orteguista convoca a manifestación mientras el resto de países prohíben las concentraciones masivas

“Es una irresponsabilidad criminal (porque) se expone a la persona a que tengan problemas en su salud, a que sean víctimas del covid19, porque tenemos que asumir que el virus ya está circulando en Nicaragua, que no lo han encontrado es otra discusión, pero Nicaragua no está cubierta por una cúpula de cristal», expresó Téllez.

“Es una decisión política desacertada e irresponsable porque no ha habido una campaña, un plan o un proceso de desarrollo de protocolo de las distintas estancias públicas. Es una situación contraproducente, no adecuada. No hay conciencia de riesgo», dijo por su parte Sánchez.

Ortega es perverso

La exiministra de salud catalogó la acción del régimen como “perversa», al utilizar a los empleados públicos, chantajeándolo con perder su trabajo, y fanáticos para sus actividades políticas. “Con la ignorancia de las personas fanáticas qué se le va hacer, pero para eso están las instituciones para que les expliquen, pero si la institución se encarga de decir que no pasa nada, estamos hablando de irresponsabilidad criminal», agregó.

A nivel centroamericano, solo Nicaragua y El Salvador aún no reportan casos de coronavirus, pero a diferencia del régimen orteguista, el gobierno de Nayib Bukele prohibió las aglomeraciones de más de 75 personas, ordenó el cierre de bares y discotecas por los próximos 14 días, decretó alerta roja y cuarentena para las personas de la tercera edad, principales víctimas del coronavirus.

No obstante, la dictadura orteguista anunció para este fin de semana la realización de 2,800 actividades entre religiosas, deportivas, recreativas, culturales, gastronómicas y turísticas a nivel nacional. Más de 2,800 actividades realizándose en todo el país y la vida buena, la vida del pueblo nicaragüense que sabe invocar a Dios para incrementar la esperanza, para alentarnos,para animarnos cada día adelante», dijo Rosario Murillo.

Sin embargo, ni Ortega ni su familia son partícipes de dichas marchas o actividades en todo el país, los que permanecen recluidos en sus casas, mientras los fanáticos y trabajadores son expuestos al riesgo.

Lea también: “Obligar a los empleados públicos y sus familiares a marchar es un acto de irresponsabilidad», cuestionan Alianza Cívica y la Unidad Azul y Blanco

Más vulnerabilidad para los nicaragüenses

Para la exministra de salud, el régimen no ha actuado al nivel que la situación lo demanda, y eso podría pasar factura a los nicaragüense. “Estamos hablando de una pandemia, donde miles de personas se están muriendo, y centenares de miles están enfermando, es decir que es una situación sumamente grave», dijo Téllez.

El covid 19 acecha Nicaragua, ya que hasta este sábado se registraba a nivel centroamericano al menos 73 personas afectadas, siendo Panamá y Costa Rica, los países más afectados. En total en el mundo habían 151,767 contagiados y 5,764 fallecidos.

Sánchez señaló que mientras el régimen no actúe con “seriedad» y brinde “garantía y protección» a los nicaragüenses, se puede generar más pánico porque la gente se siente vulnerable ante la situación.

“Este es un tema serio (pero) se maneja con un simplismo frente a una situación difícil. Ya de por sí el sistema (de salud) es frágil, la sociedad es frágil, creo que más bien hay que preparar cierta capacidad de resiliencia al sistema de prevención y hacer más conciencia», declaró Sánchez.

Puede interesarle: Compras compulsivas y desabastecimiento de productos de higiene. ¿Nicaragüenses bajo histeria colectiva por coronavirus?

Téllez describió la situación actual del país como “una bomba de tiempo», y señaló que no tomar acciones concretas llevarían a consecuencias más graves para el país.

“Una pandemia se enfrenta con acciones, aquí no estamos jugando un videojuego, es una cosa real que tiene consecuencias enorme en la humanidad y que puede tener consecuencias más graves y que en países como en Nicaragua donde hay una población de personas de la tercera edad, en condiciones de marginalidad, con enfermedades crónicas, de pobreza, que hay niños desnutridos, problemas de higiene, hacinamiento, es decir, estás hablando de una bomba», refirió.