Clima podría favorecer al incremento de enfermedades respiratorias en medio de una Pandemia por el coronavirus

La combinación de bajas temperaturas durante las madrugadas y altas en el transcurso del día, chubascos dispersos y fuertes rachas de viento favorecen a la generación de enfermedades respiratorias, en un contexto en el que el mundo enfrenta una pandemia por un nuevo coronavirus, por ende, las medidas de prevención que debe tomar una persona para evitar el contagio del Covid-19 son las mismas de alguien que padece una gripe normal, explica el neumólogo Jorge Iván Miranda, miembro de la Asociación Nicaragüense de Neumología.

El especialista explica que en la fase que se encuentra el país, en el que todavía no se ha detectado ningún caso de Covid-19, el riesgo de contagio es nulo. Explica que el virus tiene dos fases, la primera; son los casos importados, y una segunda fase sería la transmisión en la comunidad, y es en este segundo escenario, que cualquier persona que ande con gripe va a ser sospechosa de coronavirus.

Es normal que muchos anden con gripe puesto que están circulando muchos virus respiratorios propios de la época. Es por tanto, que una persona que esté enferma debe protegerse mediante el lavado frecuente de manos, cubrirse la boca y evitar tocarse la cara. “Estas constituyen recomendaciones generales para cualquier gripe», dijo el especialista.

Lea además: Así te contamos el avance del coronavirus

El neumólogo sostiene que con las bajas temperaturas, la exposición al polvo y el viento, los casos de gripe aumentan, de hecho, ya han tenido picos epidémicos de enero a marzo. No obstante, aclaró que el pico mayor siempre va a ser en la temporada lluviosa, precisamente, cuando hay un descenso en la temperatura, y es ahí cuando los casos se disparan, principalmente, en septiembre y octubre.

Entre los virus que más circulan en el país se encuentran el de la Influenza y el Virus Sencitial Respiratorio (VSR).

Una de las recomendaciones que brindó el especialista es que todas las personas se vacunen contra la Influenza anualmente. Según las perspectivas climáticas, la humedad en la atmósfera y la incidencia por frentes fríos van a mantenerse en el país, por lo menos, hasta finales de marzo, explicó el agrometeorólogo del Centro Humbold, Agustín Moreira, lo que de cierta manera favorece a las enfermedades respiratorias.

Lea además: Costa Rica decreta emergencia nacional y cierre de fronteras

Pero, ¿Qué pasa con una persona que padece gripe normal ante el coronavirus? ¿Está en mayor riesgo?

El médico explica que a ciencia cierta se desconoce porque hay personas que andan con dos o tres virus al mismo tiempo, por ende, no es descabellado, pensar que además de contagiarse con el virus endémico también pueda tener el coronavirus, pero en un contexto en el que ya exista una transmisión comunitaria, aclaró.

Nicaragua y El Salvador aún no reportan casos confirmados ni sospechosos de Covid-19; sin embargo, los países de la región Centroamericana han extremado las medidas para evitar la propogación de la enfermedad, incluido el cierre de fronteras. El régimen orteguista asegura que siguen vigilante.

El neumólogo explicó que el coronavirus no es una gripe normal. La mejor forma de explicarlo es que en el caso de los virus respiratorios normales las personas han creado inmunidad a lo largo de sus años de vida, pero en este caso, no se tiene inmunidad y la transmisión es más eficiente.

Agregó que el coronavirus ocupa un receptor en las células del pulmón, que están ubicadas en el árbol respiratorio bajo, y no en la parte superior, de ahí se explica que el goteo nasal, los estornudos, las secreciones nasales son menos frecuentes en este virus que en los demás. “Su receptor está sobre todo en la parte inferior,que es donde entra en las células del alveolo y causa la neumonía (…)”, explicó.

En los últimos tres años la neumonía ha sido la primera causa de hospitalización en el país. Un total de 32, 632 personas ingresaron al hospital por este padecimiento en el 2019, es decir, 4,749 más en comparación con el 2018, que fueron 27, 883, según el Mapa de Salud del Ministerio de Salud (Minsa).