Corinna zu Sayn-Wittgenstein, la mujer que asegura haber sido acosada por los servicios de inteligencia de España por su relación con el rey Juan Carlos I

Una mujer que alega ser la examante del rey emérito Juan Carlos I de España acusó a los servicios de inteligencia españoles de llevar a cabo una campaña de amenazas e intimidación en su contra con miras a proteger los intereses de la monarquía.

Los representantes legales de Corinna zu Sayn-Wittgenstein, una empresaria de 55 años nacida en Alemania pero de nacionalidad danesa, presentarán una demanda ante el Tribunal Superior de Reino Unido.

Sayn-Wittgenstein, cuyo nombre de soltera es Larsen, dice que tuvo una “relación romántica» con el hombre que fue jefe de Estado de España desde 1975 hasta su abdicación en 2014.

Esa relación, alega, le dio acceso a información y documentos relativos a los manejos financieros del monarca emérito, que actualmente tiene 82 años.

Las autoridades de Suiza y España realizan una investigación sobre un supuesto pago indebido que habría recibido Juan Carlos I de parte de la monarquía saudita por un monto de unos US$100 millones en 2008.

Este domingo, el rey Felipe VI informó que renunciaba a lo que “personalmente» le pudiera corresponder recibir en herencia de su padre y anunció que éste dejará de percibir del presupuesto de la Casa Real el dinero que tiene asignado por su función como rey emérito.

La indignante cacería de elefantes

Según Sayn-Wittgenstein, el acoso y la intimidación empezó hace ocho años, después de un notorio viaje a Botsuana que ella y su hijo hicieron en compañía de Juan Carlos en 2012, cuando el monarca seguía en el trono.

Durante esas vacaciones el rey sufrió una caída que lo dejó lesionado y, de repente, la expedición de cacería de elefantes con Sayn-Wittgenstein salió a la luz pública. En España la reacción fue de indignación en un momento en el que el país atravesaba una grave crisis económica.

Corinna zu Say-Wittgenstein camina detrás del rey Juan Carlos I en un viaje a Alemania en 2006
Se dice que la relación amorosa comenzó en 2004. BBC/Getty Images

“Después del viaje a Botsuana y de conversaciones con el rey emérito y su séquito, me quedó claro que yo estaba siendo percibida no solo como persona non grata sino como una amenaza a la familia real», escribió Sayn-Wittgenstein en su declaración jurada.

Asegura haber sido seguida por agentes del Centro Nacional de Inteligencia, el CNI, mientras estuvo en Brasil y que un grupo de hombres armados y agentes españoles ocuparon su apartamento y oficina en Mónaco durante varias semanas bajo el pretexto de coordinar medidas de seguridad.

En realidad, afirma, lo que intentaban era tener acceso a documentos.

¿Cuál fue el papel del exdirector del CNI?

Sayn-Wittgenstein también afirma que Félix Sanz Roldán, el perenne director del CNI -hasta que se retiró a mediados del año pasado- la amenazó a ella y a su familia durante una reunión que ambos sostuvieron en el lujoso Hotel Connaught de Londres.

Las acusaciones surgieron durante una entrevista de televisión de un exagente de policía. No obstante, fiscales en España señalan que no tenían fundamento alguno y acusaron al exagente de difamación.

Pero Sayn-Wittgenstein también atribuye a los servicios de inteligencia españoles una misteriosa incursión forzada en una de sus propiedades en Reino Unido y cree que ellos también están detrás de una campaña para desacreditarla en los medios españoles.

“La sensación clara de ser una mujer civil bajo la amenaza de un jefe de Estado y un director del servicio secreto me empezó a dejar muy temerosa», expresó.

Al ser contactados, representantes de la monarquía española dijeron que no harían comentarios al respecto. Por su parte, el CNI tampoco respondió a varia peticiones de entrevista.

El misterio de los US$100 millones

Juan Carlos I también enfrenta problemas en otro frente. Un fiscal en Suiza está investigando el origen de US$100 millones que supuestamente recibió de la monarquía saudita en 2008.

Corinna zu Sayn-Wittgenstein el 13 de marzo de 2020
El servicio de inteligencia de España no ha respondido a las acusaciones de intimidación hechas por Sayn-Wittgenstein. BBC/Getty Images

De acuerdo al diario suizo Tribune de Genève, el dinero fue depositado en el banco Mirabaud. US$71 millones fueron entregados a Sayn-Wittgenstein en 2012.

Según reportes de prensa, el fiscal de Ginebra Yves Bertossa está investigando si el dinero formó parte de una transacción. Específicamente busca saber si está vinculado a un contrato de US$7.800 millones que Arabia Saudita otorgó a un consorcio de empresas españolas en 2011 para construir una vía ferroviaria de alta velocidad entre las ciudades Medina y Meca.

Representantes de Sayn-Wittgenstein aceptan que ella recibió los US$71 millones, pero aseguran que fueron un obsequio.

También aseguran que el pago inicial de US$100 millones sucedió mucho antes de que el contrato fuera otorgado, así que los dos no están relacionados. Bertossa todavía no ha hecho comentarios públicos al respecto.

Grabaciones filtradas sacuden a España

El detonante de esta acción legal es Manuel Villarejo, el exagente de policía.

Villarejo se encuentra actualmente en custodia preventiva mientras es investigado por complicidad criminal y extorsión.

El expolicía ha sacudido a la opinión pública española filtrando comprometedoras grabaciones en audio de políticos y otras personas destacadas.

Para algunas de las grabaciones filtradas, Villarejo reconoció haber usado prostitutas para obtener información de personajes conocidos.

Él también fue una de varias personas que recibieron una copia de los datos sacados de un teléfono móvil que le robaron a un asesor del líder del partido Podemos, Pablo Iglesias. Además, los investigadores descubrieron que estaba en la nómina del banco BBVA.

Una serie de grabaciones filtradas a los diarios españoles El Español y Okdiario tenían que ver con una supuesta reunión entre Villarejo y Sayn-Wittgenstein en Londres en 2015. En estas, ella parece decir que Juan Carlos había escondido el dinero en el exterior y que había solicitado una comisión por interceder en el contrato ferroviario con los sauditas.

A raíz de las grabaciones se abrió una investigación judicial en España que al final se archivó. Sin embargo, la oficina anticorrupción todavía sigue indagando la concesión del tren de alta velocidad.

El rey emérito, Juan Carlos I y la reina Sofía celebran el 80 cumpleaños del primero en marzo de 2018
El rey emérito, que tiene 82 años, ha estado casado con la reina Sofía desde 1962. BBC/Getty Images

Entretanto, la investigación de Bertossa en Ginebra está más concentrada en las finanzas de Juan Carlos. En particular, está examinando las actividades financieras de los socios de Juan Calos en Suiza.

¿Investigará España al rey?

Juan Carlos I goza de inmunidad en España, pero las acusaciones de Sayn-Wittgenstein trascienden las fronteras del país, igual que la investigación en Suiza, lo que lo podría exponerlo a un nivel de escrutinio al que no está acostumbrado.

El yerno del rey, Iñaki Urdangarin, actualmente paga una condena de cárcel por malversación y lavado de dinero en un caso aparte.

El Parlamento de España rechazó este mes la conformación de una comisión para investigar las finanzas de Juan Carlos. Sin embargo, el partido Podemos, que forma parte de la coalición de izquierda del gobierno, dijo estar considerando tomar acciones legales para asegurar que haya una investigación parlamentaria.

Gabriel Rufián, un parlamentario de Esquerra Republicana de Catalunya (Izquierda Republicana de Cataluña, ERC) aseguró que la Constitución del país “reconoce la igualdad excepto en el caso (de la familia real) y ahí es donde todo es diferente y reciben un trato especial. Esto lo vemos como antidemocrático, por lo menos».

Por su parte, el equipo legal de Sayn-Wittgenstein ha escrito una carta al Ministerio Exteriores de Reino Unido y a la familia real, así como a los servicios de seguridad e inteligencia MI5 y MI6, advirtiendo que las acusaciones de la empresaria podrían tener consecuencias diplomáticas.