Las redes sociales y su impacto psicológico

El uso de las redes sociales ha modificado el comportamiento humano tanto a nivel particular como profesional. Sus avances han facilitado la comunicación y la globalización de muchos negocios, sin embargo, en algunas ocasiones resulta beneficiosa y en otras perjudicial, causando, sin duda, un impacto psicológico en cada usuario.

Entre los impactos positivos están: Nuevas estrategias de mercado. Acceso a información de forma inmediata. Facilidad de trabajar desde el hogar dedicando así tiempo a la familia. Favorece la comunicación a distancia con los seres queridos.

Podríamos enumerar más beneficios, sin embargo y no alejado de la realidad, también el impacto negativo es elevado y trae grandes afectaciones, sobre todo en las relaciones familiares:

El acceso en edades inadecuadas a redes sociales, es un factor de riesgo para los y las niñas. Contenidos violentos que al publicarse generan malestar emocional en quien los ve. Afectaciones emocionales basadas en la necesidad de aprobación, definida por cuantos seguidores o me gusta (like), se alcanzan en una red social. El uso de apps y filtros en la búsqueda del tan anhelado cuerpo y físico perfectos. Búsqueda de pareja en ventanas de chat, que deja grandes desengaños y rupturas amorosas. La desintegración familiar, ya que se ha sustituido la comunicación verbal por virtual, caricias dibujadas con un emoji, convivencia muda donde todos están navegando en el internet, frases escritas y no verbalizadas.

En realidad, el avance tecnológico es un factor importante para la evolución, lamentablemente nos esta convirtiendo en personas carentes de empatía y comunicación iniciando por la cuna de toda sociedad que es el núcleo familiar.

Propiciar el uso adecuado de las redes es responsabilidad de todos.

Como familia: Establecer límites y reglas del uso de las redes. Supervisar de manera constante el contenido al que los hijos tienen acceso. Definir las edades adecuadas para el uso de las apps. Potenciar la interacción familiar sin redes, ni internet al momento de comunicarse. Promover los deportes y estilos de juego, no sedentarios ni tecnológicos sino lúdicos.

Como sociedad: Utilizar las redes sociales para hacer campañas enfocadas en salud física y mental. Evitar hacer virales contenidos perjudiciales. Fomentar las relaciones interpersonales cara a cara. Hacer evaluación adecuada de la comunicación antes de transmitirla.

La tecnología nos ayuda a evolucionar, hacerlo de manera positiva es decisión personal.

La autora es psicóloga.