Berman Espinoza a punto de subir al cuarto lugar en la lista histórica de ponchadores

Los récords de jonrones, hits y juegos ganados parecen fuera del alcance por el momento, no así la marca de 1,449 ponches, porque Berman Espinoza no para de abanicar bateadores y está a punto de saltar al cuarto lugar en la lista, acercándose cada vez más al líder de todos los tiempos, Julio Espinoza.

Berman ha acelerado su ritmo ponchador con el paso de los años. Esta temporada ha “fusilado” a 40 bateadores en 33 episodios, luego que el año pasado recetó 108 “chocolates” en 100.2 innings, superando el promedio de un ponche por episodio por primera vez en su carrera.

Lea además: Juan Carlos Urbina y Omar Mendoza son dos bombas de tiempo en el cajón de bateo

El lanzador de origen leonés que ha construido su carrera en Matagalpa, su lugar de residencia, lleva 1,119 abanicados en su carrera, apenas dos ponches menos que los que acumuló el legendario tirador granadino de bola submarina, Diego Raudez. Y podría cerrar la temporada muy cerca del hombre del tercer lugar en el ranking, el rivense Martín Bojorge, quien 1,209 ponches en su gran carrera.

El máximo ponchador en la historia del beisbol nicaragüense es el chinandegano Julio Espinoza con 1,449, seguido del zurdo y también chinandegano Asdrudes Flores, con 1,362.

Berman ha mostrado hasta el momento que tiene el ritmo ponchador, el tiempo suficiente y la durabilidad de su brazo para apostar por él como el futuro rey de los ponches en nuestro beisbol.

“Gracias a Dios no he sufrido lesiones graves. Recuerdo una cuando firmé con los Filis y estuve fuera como ocho meses, pero desde que estoy en el país, no he pasado más de una o dos semanas fuera por lesiones. Yo sé que si me mantengo sano, después de las 100 victorias, mi otro reto es ser el más ponchador”, expresó Berman, quien lleva 94 triunfos.

Señor consistencia

En las últimas seis temporadas, incluyendo esta, Berman ha ponchado a casi un bateador por inning.

Desde el 2015, ha propinado 522 ponches en 534 episodios. Esto ha hecho elevar el ritmo ponchador de su carrera.

“Cuando comencé a jugar, nunca pensé que iba a ponchar a tanta gente. No me considero un ponchador, sino que en enfoco en sacar out a cada bateador, aunque si lo tengo en dos strikes, ahí sí pienso en el ponche”, cuenta acerca de su estrategia.

Lea también: Entre destazar cerdos y los campos de beisbol, Francisco Hurtado sale del anonimato en Río San Juan

Su inicio

Berman agradece al entrenador Julio Reyes, quien lo sacó de la comarca Los Portillos, de La Paz Centro, y le enseñó sus primeros pasos como lanzador. “Yo jugaba de jardinero en la Mayor A, pero don Julio vio que tenía buen brazo y me dijo que quería convertirme en lanzador y acepté. El me sacó de ahí y me abrió las puertas a una firma profesional”, recuerda el tirador derecho que en 2005 firmó con los Filis y se mantuvo con ellos durante tres temporadas en la Liga de desarrollo de Venezuela. “Creo que no llegué lejos porque mi velocidad no subió mucho”, valoró. Sin embargo, está dejando huellas en nuestro beisbol.

Otra marca

Berman no solo pretende tumbar la marca de 1,449 ponches de Julio Espinoza, también persigue otra cifra.

Berman registra seis temporadas de 100 o más abanicados, a una de empatar a Espinoza.

Ningún otro tirador tiene más de tres campañas de 100 “chocolates”.