Tras perder su pierna exmánager de Rivas ahora es recepcionista y comentarista de beisbol

Cuando el 29 de mayo del 2016 el exmánager del conjunto Frente Sur Rivas, Rodolfo Rigoberto Moraga Ortega, perdió su pierna izquierda tras un accidente en motocicleta en su natal Rivas, no quería volver a tener contacto con la gente. Fito, a como le llaman cariñosamente a Moraga, no quería salir de su casa, no quería saber de planes a lo inmediato o futuro, sentía estaba muerto en vida. Pero luego de varias sesiones de terapia con un psicólogo, y la ayuda de su familia y amigos, volvió a sentirle sabor a la vida, volvió a soñar. Actualmente, el exdirigente se desempeña como recepcionista y comentarista de beisbol.

El beisbol siempre ha sido el amor de la vida para Moraga. Antes de perder su pierna, siempre “andaba de aquí para allá, era hiperactivo», confiesa. Además de dirigir a Rivas, también compartía sus conocimientos con los niños.

La última vez que dirigió a Rivas en el Campeonato Nacional de Beisbol Superior fue en el 2019. En un juego extra, Rivas fue eliminado por Jinotega quedando a la orilla de los cuartos de final. En la temporada del 2020, a Moraga no le renovaron el contrato.

“Perder mi pierna fue un duro impacto. Al inicio no quería ni salir de mi cuarto ni de mi casa, pensé en quedarme encerrado. Pero gracias a Dios tuve el apoyo de mi esposa Mayra Bustos, de mis hijos, amigos y del alcalde rivense Wilfredo López, ellos me dieron aliento y me decían que la vida seguía, fue así que seguí adelante», confesó Moraga, de 45 años de edad.

Rodolfo Moraga junto a su esposa e hijos, que han sido de gran importancia en su recuperación. LA PRENSA/CORTESÍA RODOLFO MORAGA.

Moraga recuerda que tras el accidente tuvo una lucha interna durante tres meses. Su familia se había convertido en sus pies y sus manos, pero una vez que empezó su rehabilitación en el hospital capitalino Aldo Chavarría, aprendió una lección que jamás olvidó.

“Recuerdo que tras el accidente, empecé mi rehabilitación en Managua, pensé iba a quedarme con mi esposa, pero los médicos dijeron que solo me debía quedar yo, me preocupé porque no sabía quien me ayudaría a hacer todas mis cosas y los médicos me hicieron ver que tenía manos, tenía aún un pie, tenia sana mi vista y mi mente, que podía hacer todo lo que quería, que todo era cuestión de voluntad. La primer noche fue terrible, pero luego comprendí que no era todo tan negativo, comprendí que podía seguir adelante, desde entonces vi la vida diferente», contó Moraga.

Tras salir de la rehabilitación, Moraga siguió luchando con su estado de ánimo. Había días buenos y malos. A veces sentía no quería saber más del beisbol, pero siempre su familia y amigos lo llenaban de fuerza y aliento.

“Gracias a Dios gozo del cariño y respeto de los actuales peloteros del equipo Rivas y de los técnicos, ellos me ayudaron mucho en la temporada del 2019. A esos chavalos les enseñé beisbol desde categorías menores. Actualmente no enseño beisbol a los niños porque siento que al niño no solo basta explicarle sino demostrarle cómo se hacen las cosas, cómo se fildea, cómo se agarra la bola, cómo se corre, entre otras cosas, y no estoy preparado para eso, siempre he tratado de ser responsable, yo quiero enseñarle a los niños, pero no puedo ahora todavía», agregó Moraga, quien es padre de dos hijos.

Recepcionista

Moraga siempre creyó que el área de recepción era para el género femenino, incluso, siempre vio que eran las mujeres las que desempeñaban estos puestos en diversos lugares, pero su opinión cambió hasta que llegó su turno.

“Tengo 10 años de trabajar en la comuna de Rivas y lo mío siempre fue el beisbol. Recuerdo que pedí una oportunidad en bodega, pero el alcalde de Rivas me ofreció el puesto de recepción, dijo que mi mente estaría ocupada y que ahí estaría en contacto con la gente y eso me ha servido mucho en mi vida. Al inicio pensé no era para mí, pensé que ese puesto era solo para las mujeres, pero me ha servido mucho en mi vida», explicó Moraga.

Rodolfo Moraga cuando iniciaba su rehabilitación en el hospital capitalino Aldo Chavarría. LA PRENSA/CORTESÍA RODOLFO MORAGA.

También comentarista

Moraga es un conocedor del beisbol. Y desde el año pasado, varias radios en Rivas buscaron sus servicios, pero no era algo que le llamaba la atención, pero ante la insistencia, y por tener una fuente de ingreso extra, finalmente aceptó. Desde el 31 de enero, cuando empezó la acutal temporada del Campeonato Nacional de Beisbol comenta en la radio rivense XO 103.7 junto con los narradores Omar Sandino, Ivan Real y José Marenco.

“Aunque tengo conocimientos en beisbol, al inicio era como incómodo, me pasó como a los peloteros al debutar que uno se pone nervioso, pero tras el primer lanzamiento pasa todo y así me pasó a mí. A veces no tengo la necesidad de tener un papel para saber quien va a lanzar o batear, conozco a todos los peloteros, me gusta este trabajo. Nunca pensé que algún día iba a comentar beisbol, siempre pensaba que si no estaba dirigiendo Rivas iba a enseñar a los niños o dirigir en campeonatos nacionales, me ha gustado esta nueva faceta», contó Fito.

Ahora que Moraga recuperó las energías, amor e ilusión por la vida, desea volver al terreno de juego, no como mánager, pues asegura disfruta más enseñar.

“Ser entrenador, eso es lo mío. Como mánager intenté hacer el mejor trabajo posible, unas cosas me salieron bien y otras no, pero me gustaría regresar al terreno, es lo que más añoro», finalizó Moraga.