Vicepresidenta de Costa Rica llama a nicas residentes a no venir a Nicaragua y a empleadores a que no estimulen viajes en Semana Santa

Un llamado a los nicaragüenses que residen en Costa Rica a abstenerse de viajar a Nicaragua, hizo la vicepresidenta Epsy Campbell Barr, durante una valoración a la estrategia de cierre de fronteras que ejecuta ese país para la contención del coronavirus. Campbell dio la declaración, tomando en cuenta que por estos días de verano, registran un aumento en el regreso de nicas para visitar a sus familiares en Nicaragua, sobretodo durante la Semana Santa.

La funcionaria pidió a los nicaragüenses “que acaten todas las recomendaciones que se han hecho, de no trasladarse a su país en estos días de Semana Santa y especialmente en estos días, donde el Ministerio de Salud (de Costa Rica) ha establecido este cerco sanitario», dijo en conferencia de prensa.

Durante la comparecencia, la directora de Migración y Extranjería, Raquel Vargas Jaubert, agregó que a Costa Rica han ingresado 411 personas desde que se hizo oficial el cierre de sus fronteras. Detalló que 10 de ellos habían llegado por Las Tablillas, otras 10 por Sixaola, dos por Golfito, siete costarricenses por Paso Canoas y otros más por el Aeropuerto Internacional Daniel Oduber.

El punto que más ingreso reportó, fueron el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría que registró la entrada de 380 costarricenses, más 21 residentes y la frontera de Peñas Blancas, por donde entraron 20 personas costarricenses y 22 residentes. Es justamente esta última frontera, la que preocupa a las autoridades, pues según señaló la vicepresidenta Campbell Barr, es considerado “un paso caliente» hacia su país.

Lea también: Confirman cinco casos de pacientes con coronavirus en Costa Rica

Desconfían de medidas de Ortega y Murillo

Campbell recalcó que la recomendación, es de suma importancia, pues han identificado que “los dos momentos en los que se tiene mayor tránsito de personas nicaragüenses es en diciembre y en Semana Santa y nosotros tenemos muy claro qué es lo que estamos haciendo en nuestro país, pero no tenemos ningún control de lo que pasa fuera de nuestras fronteras», explicó.

La vicepresidenta de Costa Rica Epsy Campbell Barr, en una conferencia en la frontera norte de su país hace un par de días. LA PRENSA/Cortesía

Dentro y fuera del país, hay preocupación por la forma en que el gobierno de Nicaragua atiende la emergencia: no hay cierre de fronteras, obligan a sus simpatizantes a marchas y no han suspendido las clases como medidas preventivas por citar algunas acciones que especialistas sanitarios locales, han calificado de irresponsables en medio de una pandemia.

Campbell explicó que por la frontera norte que es la que colinda con Nicaragua, ingresan diariamente a Costa Rica entre 2,500 y 3,000 personas en condiciones legales, la mayoría con visa de turista y una gran cantidad de ellos son nicaragüenses. Pero también reconoció, que cienes entran por puntos ciegos que son muchos.

No estimular a que nicas viajen

En medio de la emergencia que vive el mundo con este virus, Nicaragua mantiene una campaña para estimular la visita de turistas, a través de mantener vigente planes de verano, ferias de temporada y llamados al sector turismo para que se preparen a recibir a extranjeros y nacionales que viven en en el exterior y que en años anteriores, han visitado los destinos del país.

Lea también:Filas en supermercados, un día después que régimen confirmara primer caso de coronavirus en Nicaragua

Al respecto, Campbell dijo que el Ejecutivo también llamaba al sector empresarial para que desestimule la salida de personas nicaragüenses a su país en estas próximas fechas. “Hay gente que trabaja en construcción, en servicios domésticos, en agricultura, llamamos a a los empresarios a desestimularlos a que vayan a su país», dijo la alta funcionaria.

La funcionaria dijo que “con el apoyo del Ministerio de Seguridad Pública, se está procurando un resguardo de los puntos ciegos de la frontera, además de que se pide a la población vecina que alerte con información certera, sobre los puntos donde se están dando entradas y salidas. Queremos dar en el propio punto de frontera, los rechazos necesarios para proteger a la población costarricense de posibles contagios», dijo Campbell.

“Ese resguardo de fronteras, ese trabajo con el sector privado, esa garantía de que se están haciendo los rechazos en frontera, es lo que durante estos 25 días nos va a dar la certeza de que estamos haciendo lo necesario para manejar de manera inteligente y a favor de la salud pública el Covid-19», señaló la funcionaria del país vecino.

Las autoridades de Migración recordaron que el cierre de fronteras es únicamente para extranjeros y turistas y que las mercancías y los conductores que transportan carga pueden ingresar al país. De hecho, se priorizan a quienes ingresen con alimentos y productos de limpieza. Recordaron también que se mantiene la medida para los costarricenses y los residentes que entren a ese país a que deberán someterse a un aislamiento obligatorio de 14 días, apenas sean admitidos.