Pulpería que quedó dañada por accidente será reconstruida

La pulpería que quedó parcialmente destruida tras estrellarse una camioneta el pasado 21 de febrero será reconstruida, ya que el Seguro y la familia de los jóvenes involucrados en el accidente se hicieron responsables de los daños.

Esa fatídica madrugada fallecieron dos estudiantes universitarios, Katherine Alondra Paiz Rodríguez, de 19 años, y Justo Antonio Aráuz Pérez, de 18, este último era quien conducía la camioneta doble cabina placas M099 299.

El accidente ocurrió en la comarca El Jobo, en la carretera que conduce de Diriamba hacia el balneario de La Boquita, en Carazo.

El pastor evangélico Santana Romero Baltodano, propietario de la vivienda afectada, contó que solo están esperando un papeleo y que “si Dios quiere solo esperando la fecha del 30 (de marzo)”.

Lea además: Dos estudiantes universitarios mueren en un accidente de tránsito en la carretera hacia La Boquita

Romero explicó que tendrán que botar dos paredes, ya que la parte frontal de la venta quedó bastante destruida.

Por el momento están atendiendo por una ventana lateral y cerraron la entrada principal. También colocaron algunas tablas para tapar hoyos que habían quedado en la pared.

Paredes reventadas

También tendrán que botar una de las paredes de la sala —que se comunica con la pulpería— ya que está reventada.

Las paredes de la sala quedaron reventadas tras el impacto de la camioneta. HOY/Nayel Martínez

El pastor recordó que esa madrugada estaban dormidos, “eran las 2:00 de la mañana, solo escuchamos la explosión allá atrás y las paredes”.

Lea también: Profesor que fue premiado entre mejores docentes del país es acusado de violación

Otros vecinos al ver a los jóvenes fallecidos llamaron a la Policía que llegó a realizar el croquis del accidente.

Según la información de la Policía, Justo Aráuz conducía “en estado de ebriedad”, de este a oeste y perdió el control del vehículo e impactó contra una valla metálica y luego contra la casa.