Sandinistas rechazaron cerrar la Asamblea Nacional. Próxima semana aprobarán aumento de cobros por patentes y registros de marcas

Siguiendo la política del régimen de ignorar los protocolos de prevención ante el nuevo coronavirus en Nicaragua, los diputados sandinistas rechazaron suspender el trabajo presencial en la Asamblea Nacional y mantienen las sesiones programadas para la próxima semana, en donde aprobarán las reformas a dos leyes para aumentar los cobros por el registro de patentes y de las marcas.

Jimmy Blandón, jefe de la bancada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC) explicó que en la reunión de la junta directiva, donde los orteguistas son mayoría, se impuso que “se mantiene todo normal» en el parlamento nacional, por lo que el personal debe seguir asistiendo en la jornada regular, los diputados trabajando en las comisiones permanente.

Lea también: Confirman segundo caso de Covid-19 en Nicaragua

“La próxima sesión es el martes, será sobre los puntos pendientes porque aprobarán la reforma a la Ley de marcas y la Ley de Patentes, a las cuales el PLC nos vamos a oponer», dijo Blandón quien como jefe de bancada participa en las reuniones de la junta directiva.

En las instalaciones de la Asamblea Nacional no se han adoptado ninguna medida de prevención contra el coronavirus. LA PRENSA/ LUCIA NAVAS

En la agenda legislativa están los dictámenes de la Ley de Reforma a la Ley 354, Ley de Patentes de Invención, Modelos de Utilidad y Diseños Industriales y el de la Ley de Reforma a la Ley 380, Ley de Marcas y Otros Signos Distintivos. Los diputados orteguistas avalaron lo propuesto por el régimen de Daniel Ortega de aumentar más del veinte por ciento los costos de los trámites de inscripción de las marcas y patentes en el país, siendo la excusa de que ambas leyes tienen casi veinte años de existencia por lo que requieren actualizarlas.

Sin ninguna medida de prevención

En Nicaragua se han confirmado dos casos de pacientes con coronavirus y existe un alto riesgo de propagación de la enfermedad, sobretodo porque el régimen se niega a suspender las actividades laborales, las clases y decretar una emergencia para establecer una cuarentena nacional como lo han establecido ya la mayoría de países de Latinoamérica, Europa, Asia y en el resto del mundo para frenar el contagio del Covid-19 por el que han muerto más de 9 mil personas e infectado a más de 250 mil.

Puede interesarle: ¿Qué podría pasar en Nicaragua si el régimen orteguista declara un Estado de emergencia por el coronavirus?

Aunque el régimen a través de la vicepresidenta designada, Rosario Murillo, y el Ministerio de Salud (Minsa) insisten en que están preparados para atender a los pacientes de coronavirus que se presenten así como contener la epidemia, la vulnerabilidad del sistema de salud pública demuestra ser vulnerable.

En la Asamblea Nacional no es la excepción a esa vulnerabilidad de posibles contagios puesto que las autoridades no han adoptado medidas higiénicas y tampoco se está orientando a los trabajadores a poner en prácticas las acciones de prevención. LA PRENSA constató que no hay disponible alcohol gel en la recepción de la Asamblea y tampoco en el acceso a las oficinas, tampoco hay mensajes instando al lavado de manos constantemente y no hay distanciamiento por lo menos de un metro entre los escritorios de los trabajadores.

Lea además: Dictadura busca revivir el fallido proyecto de la planta Mechnikov, ahora para enfrentar coronavirus

Solo en las oficinas de la bancada del PLC, ubicadas en el tercer piso del edificio parlamentario, hay medidas de higiéne conforme lo sugerido por la Organización Mundial de Salud (OMS), como exigir el lavado de manos a toma persona que ingresa, además se dispuso alcohol gel en las oficinas, solo se permiten a los trabajadores de esa área y se orientó que si alguno presenta síntomas de gripe, tos y fiebre se quede en su casa.