Médico advierte que Ortega y Murillo necesitan evaluación psiquiátrica por cómo manejan prevención del coronavirus

Daniel Ortega y Rosario Murillo necesitan una evaluación psiquiátrica por cómo están manejando la prevención del coronavirus en Nicaragua, según el doctor Alejandro Enrique Lagos Espinoza, ya que, a pesar de tener un protocolo de manejo de la situación, el mismo solo ha quedado en papel y la pareja dictatorial actúa contrariamente a las recomendaciones que han sugerido la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Lagos Espinoza ha sido director de hospitales como el de la Policía, el Bertha Calderón y el Dermatológico, así como de varios centros de salud y también ha fungido como asesor en temas de salud en el Banco Mundial.

La opinión de Lagos se produce luego de conocerse que este viernes pasado el gobierno inauguró un parque acuático en Jinotega, que se llama Apapuerta de Xinotencat, a la cual llegaron cientos de niños a meterse al agua de una piscina, cuando los expertos mundiales en salud sugieren como principal medida de prevención evitar las aglomeraciones de personas para luchar contra la propagación del mortal coronavirus.

Lea también: Cómo se preparan los países centroamericanos ante el coronavirus y qué está haciendo Nicaragua

El gobierno está promoviendo otras actividades en los departamentos del país. Según el portal de Telenica 8, en San Rafael del Sur se dio apertura al plan verano 2020. En Boaco este fin de semana se realiza el carnaval “Amor a nuestra tierra, en San Lorenzo. Hay festivales departamentales de sabores de cuaresma en León, Jinotega, Carazo, Río San Juan, Chontales y el festival regional sabores de cuaresma en la región del Caribe Norte.

“Al parecer, creo que esta pareja de personajes (Ortega y Murillo) que están en el poder, son personas que alucinan, fantasean con escenarios de todo será mejor o todo está normal. Esas personas son enfermas psiquiátricamente. Esa gente debería de estar siendo evaluada por un equipo de salud mental, integrada por algún siquiatra, algún psicólogo y algún neurólogo, porque sus decisiones y sus actos van en contra de toda lógica, en contra de toda razón de sentido común», expresa el doctor Lagos.

El parque acuático de Jinotega. LA PRENSA/ TOMADA DE EL 19 DIGITAL

“¿Política de contagio?»

De acuerdo con el neumólogo Jorge Iván Miranda, de la Asociación Nicaragüense de Neumología, pareciera que el gobierno tiene una política de que se contagie todo el mundo en Nicaragua.

“Parece una política de ellos (gobierno), quieren que la gente se infecte, no sé con qué sentido. Lo pensamos porque no hay una transparencia, no hay una comunicación clara, no hay un líder que esté dando los reportes, no hay un liderazgo en esta epidemia. La desconfianza del ciudadano y la falta de orientación a la ciudadanía, lo que genera estas suspicacias, que no las necesitamos porque ya hay bastante pánico», dice Miranda.

Sin capacidad frente al coronavirus

Tanto Lagos como Miranda, consideran que Nicaragua tiene un sistema de salud para hacer frente a la epidemia del coronavirus, por lo cual se hace más necesario ser precavido con este virus.

“Ahora estamos viendo casos esporádicos, pero con estas concentraciones, con esta promoción de asistencia a lugares públicos, donde van a haber centenares de personas que van a acudir, pues prácticamente tarde que temprano el brote de coronavirus va a ser enorme y la consecuencia que va a traer esto es que va a colapsar el sistema de salud», dice Lagos.

El médico Lagos enumeró que, según el protocolo que presentó el gobierno, hay pocas camas para atender a los probables contagiados del coronavirus, el cual en su etapa más letal requiere de equipos de alta tecnología, con los cuales tampoco se cuenta.

Lea también: 10 cosas que no debés hacer durante la pandemia del nuevo coronavirus

“Es una perversidad que el gobierno está poniendo en práctica. Sabe que sus servicios de salud son precarios, no son competentes para atender un brote. Con una avalancha de más de 50 casos, no puede porque colapsarían las unidades de cuidados intensivos, recordando que el coronavirus en su fase más letal demanda la utilización de equipos de electromedicina avanzados, como ventiladores y gasómetros. Según el protocolo, es bien limitado, el número de camas que no llega ni a 500 y el número de camas de cuidados intensivos que no llegan a 50», opinó el doctor Lagos, quien también comentó que los nicaragüenses están mal alimentados por la pobreza y el desempleo y eso hace mucho más vulnerables a las personas de la tercera edad.

Por su parte, el doctor Miranda señaló que ahorita hay incertidumbre en Nicaragua, “porque en otros países la comunicación de los casos es fluida. Aquí genera suspicacias el hecho de que no se estén confirmando los casos a una velocidad más alta, para la etapa en que estamos».

Según Miranda, por cada caso confirmado hay cinco a diez que no se han confirmado por el efecto del tiempo. “Los casos que se están confirmando hoy al menos tienen dos semanas de haberse infectado, no es en tiempo real, cada caso confirmado tiene dos semanas de andar regando el virus», dice Miranda.

Para concluir, el doctor Lagos dijo que Ortega apuesta a que se cree “impune». “No se ha dado cuenta Daniel, quizá se atiene a la impunidad que ha tenido, al manejo de un gobierno a través de las armas, de la fuerza, y que nadie le ha podido hacer nada desde el punto de vista jurídico, desde el punto de vista moral, ni la OEA, ni las Naciones Unidas, ni la Comisión Interamericana de Derechos Humanos», afirmó.