Albert Williams hizo un aterrizaje silencioso en Grandes Ligas hace 40 años

Apenas un año después que saltó al beisbol profesional en 1975, el imponente lanzador derecho de Laguna de Perlas, Albert Williams, fue descartado de las Ligas Menores de los Piratas de Pittsburgh.

Jugaba en Charleston y el racismo lo afectó profundamente. “No me dejaban entrar a hoteles, tiendas y restaurantes. No voy a jugar más, me dije”, afirmó Williams en su momento.

Lea además: ¿Cuál es el récord más difícil de romper en el beisbol nicaragüense?

Entonces, Williams decidió volver a su natal Puerto Cabezas para dedicarse a las actividades que realizaba antes, cultivar la tierra y pescar. Estuvo fuera del beisbol por un par de años. No podía reintegrarse al beisbol nicaragüense. En esa época, los profesionales no podían jugar en ligas de aficionados, así que tampoco podía hacerlo en el Campeonato Nacional de Beisbol, de modo que estuvo apartado del juego hasta que en 1979 Calvin Byron, el mismo que lo descubrió y lo recomendó a los Piratas, le consiguió un contrato para jugar en la Liga Profesional de Panamá.

Williams lanzó en la Liga Interamericana, una equivalente de la Serie del Caribe, y fue líder en ponches, lo que atrajo a los Tiburones de La Guaria, del beisbol venezolano, que fue la vitrina perfecta para Williams recibiera una segunda oportunidad en las Ligas Menores, al firmar un contrato para jugar en Triple A con los Mellizos de Minnesota en 1980.

El descanso que tuvo su brazo parece que le hizo recargar fuerzas, porque no duró mucho tiempo en Triple A con Toledo y en solo un mes después de haber iniciado la temporada, fue llamado a las Grandes Ligas por los Mellizos.

Williams debutó en las Mayores el 7 de mayo de 1980 como lanzador abridor frente a los Orioles de Baltimore y salió sin decisión en la derrota de su equipo 8-6. Sacó los dos primeros innings sin problemas, pero admitió dos carreras en el tercero y explotó en el cuarto episodios sin poder sacar out y con dos anotaciones más en su cuenta.

Muy diferente a esta época, en la cual tenemos la oportunidad de ver en vivo cada suspiro de los bigleaguers nicas, el debut de Williams fue silencioso. Nadie en Nicaragua se dio cuenta y mucho menos lo vio.

Williams es el único big leaguer nica que no ha sido celebrado al instante, pues se tuvo conocimiento de él hasta dos meses después de su debut, porque las agencias noticiosas lo reportaban como venezolano y para los medios de información nicaragüenses de la época, las agencias eran su única fuente de información del exterior. No existía el internet.

Fue el periodista Edgar Tijerino, quien tenía suscripción a revistas deportivas estadounidenses, el que descubrió a Williams en un box score y a partir de ese momento se le dio un seguimiento más riguroso.

Lo mejor de Williams

Albert Williams fue el tercer nica que pisó las Grandes Ligas.

Dennis Martínez fue el primero en 1976, seguido de Antonio Chévez en 1977, mientras que Williams llegó en 1980.

Williams tuvo balance de 4-0 y efectividad de 1.94 durante cinco aperturas en el mes de septiembre de 1982 y obtuvo votos para el premio de Lanzador del Mes de la Liga Americana. Del 21 de agosto al 18 de septiembre, ganó seis aperturas consecutivas.

El 1 de septiembre de 1983 blanqueó 11-0 a los Medias Rojas de Boston en el Fenway Park, superando en el box a Dennis Eckersley.

En 1984, fue el abridor del juego inaugural de los Mellizos de Minnesota frente a los Tigres de Detroit. Perdió 8-1 ante Jack Morris.

Debutó en las Grandes Ligas el 7 de mayo de 1980 y no tuvo decisión ante los Orioles de Baltimore, por quienes abrió Mike Flanagan.

Su primer triunfo fue el 27 de julio de 1980 ante los Medias Rojas de Boston, con labor como relevista de seis entradas de dos hits y una carrera, la cual fue sucia, con una base y dos ponches.

Su último juego fue el 26 de septiembre de 1984, despidiéndose con balance de 35 ganados y 38 perdidos, más efectividad de 4.24 en 642.2 episodios, en 120 juegos, 97 de ellos como abridor.

La mejor temporada de Williams fue la de 1983, en la cual registró 11 victorias por 14 derrotas, con 4.14 en efectividad en 36 juegos, de ellos 29 como abridor, con un juego salvado, cuatro recorridos completos y una blanqueada.

En 193.1 innings permitió 196 hits, incluyendo 21 jonrones, con 68 bases por bolas y 68 ponches.

Aunque tenía una poderosa bola rápida, no se destacó en Grandes Ligas como ponchador, al abanicar a 262 bateadores en 642.2 entradas en su carrera.

Curiosidades

De acuerdo a una tarjetita de beisbol de la época, Albert Williams es uno de 12 hermanos y sobrevivió al terremoto /de Managua en 1972, el cual destruyó la mitad de su casa, mientras él dormía.

Según la tarjetita marca Donruss de la coleción de 1982, Williams dijo que se unió a la guerrilla nicaragüense durante 16 meses entre 1977 y 1978 en la lucha contra el régimen de Somoza.