Anitec teme caída fuerte en producción en la segunda mitad del año, lo que dañaría el empleo

Los empleos que las empresas de zona franca en Nicaragua lograron capear de los últimos dos años de recesión económica ahora están amenazados por el Covid-19. La industria de textil y confección nicaragüense teme en el segundo semestre su producción se reduzca entre 25 y 45 por ciento como consecuencia de menores pedidos de clientes en momentos que la pandemia no da señales de frenar su expansión.

Dean García, director ejecutivo de la Asociación Nicaragüense de la Industria Textil y Confección (Anitec), manifestó que en la segunda mitad del año hayan pocas órdenes de trabajo, como resultado del impacto de coronavirus , que hasta este lunes había cobrado la vida de 15,436 personas en 186 países a nivel mundial y se registran más de 354,677 afectados.

“En la caída en volumen estamos evaluando la situación, no tenemos un dato exacto, pero hay una proyección que el efecto práctico va a ser entre el 25 y 40 por ciento de baja de producción, porque supongamos que se resuelva esta situación en junio, siendo muy positivos; va haber un efecto todos estos meses», afirmó García.

El problema es que “las tiendas y nuestros clientes dejaron de vender productos, tienen altos niveles de inventarios, entonces no va haber muchas órdenes de trabajo para el segundo semestre y se verá afectado el empleo”, detalló.

Lea además: Más de 9,000 trabajadores de dos empresas de zona franca a sus casas para afrontar el Covid-19

Uno de los principales socios que tiene el sector nicaragüenses es Estados Unidos, pero con la expansión mundial del Covid-19, ese país ha bajado su nivel de compra y según proyecciones esa economía entraría en recesión tras la semiparalización de la demanda mundial, que tiene en confinamiento a la gran mayoría de consumidores por miedo al contagio.

La Oficina de Textiles y Ropa (Otexa, siglas en inglés) de la Administración de Comercio Internacional en Estados Unidos refleja en sus estadísticas de enero que a Nicaragua le facturó solo en ese mes 126.27 millones de dólares.

En volumen Nicaragua vendió a Estados Unidos 42.65 millones de metros cuadrados equivalentes en prendas, un aumento de 1.2 por ciento respecto a los 42.13 millones de metros a igual período en 2019.

Lea también: Dos aerolíneas más suspenden vuelos hacia Nicaragua por el avance del coronavirus

Pero, ¿cuántos empleos están en juego por la caída en la producción de vestuario en Nicaragua en el régimen de zona franca?

La última actualización de datos publicados en el sitio web del Banco Central de Nicaragua (BCN) detalla que en febrero del año pasado habían 123,853 trabajadores en la zona franca industrial en 187 empresas. Más del 60 por ciento de estas empresas están relacionadas con textil-confección.

“Cada día las cosas cambian por eso es que estamos trabajando en acciones para ver qué hacemos, no sabemos cuántos empleos se van a perder, pero va haber efectos. Nosotros tenemos un registro de 75 empresas textil y todas están implementado el protocolo”, aseguró.

Puede interesarle: Amcham le exige al gobierno que actúe con carácter de urgencia para combatir la propagación del Covid-19

Cierre temporal de fábricas

La caída en la demanda de pedidos internacionales, la falta de materia prima y la amenaza del coronavirus ha provocado que algunas zonas francas cierren temporalmente y otras trabajan en turnos escalonados a un menor ritmo.

Hasta este lunes se reportaba el cierre temporal de dos fábricas, que esperan retomar sus labores después de Semana Santa. La primera fue Annic, ubicada en el parque industrial Las Palmeras, carretera San Marcos-Masatepe, de origen norteamericano y donde laboraban 300 personas. Según García esta textilera envió a sus trabajadores de vacaciones por 15 días con goce de salario.

La segunda es la empresa Gildan Nicaragua, de origen canadiense, que tiene una fábrica en San Marcos y otra en Rivas, donde trabajan más de nueve mil empleados. Esta empresa suspendió temporalmente sus operaciones a partir de este lunes 23 de marzo y esperan retornar después de Semana Santa, es decir que regresarían el 13 de abril.

Medidas de prevención

García explicó que todas las empresas bajo el régimen de zona franca han tomado sus medidas de prevención, para evitar que haya brote de virus.

“En zona franca la mayor parte de empresas ya tienen doctores contratados, lo único que se va hacer es elevar el nivel de control, ahora va estar un personal médico en la puerta de entrada, tomando temperatura a cada trabajador que entra. Si se detecta que algún trabajador con temperatura arriba de 37.1 grados ya no entra a la fábrica, ya no entra a los predios de la empresa, se avisa al centro de salud y se manda al centro para que se cumpla con el procedimiento estipulado”, manifestó García.

Pero además indica que si se detectan cuatro a cinco casos sospechosos en un área, la empresa comienza a valorar si esa área de trabajo hay que mandarla a descanso.

“No sé por qué tanta histeria colectiva, no entiendo por qué la gente quiere obligar a las empresas a que cierren hoy. No es que estamos siendo insensibles, pero la verdad es que esto es una situación en la que tenemos que velar por el bien común, tenemos que continuar trabajando en la medida de lo posible para garantizar que los trabajadores tenga su parte económica, garantizar que los trabajadores tenga una defensa en el tema de salud, y garantizar que la empresa siga trabajando y siga produciendo”, dijo García.