El dictador se encierra en su búnker, mientras el país vive la crisis del Covid-19. ¿Por qué Ortega no ha dado la cara?

Aunque se supone que Daniel Ortega es el Presidente de Nicaragua, su presencia prácticamente ha sido nula durante la crisis por la pandemia del nuevo coronavirus (Covid-19), debido a los reportes de incremento de casos en la región centroamericana y los dos anunciados oficialmente hasta ahora en el país.

Lea También: Se dispara el contagio de coronavirus en Centroamérica

Ortega no ha dedicado ni un solo mensaje o información al pueblo sobre el tema del coronavirus, y la única gestión y última comparecencia conocida fue a través de los medios de comunicación de su propaganda, el pasado 12 de marzo, durante la reunión virtual extraordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de Integración CentroameriCano (SICA), en la que se emitió una declaración con recomendaciones a los estados miembros y órganos del SICA, para actuar frente a la pandemia. En esta reunión participaron representantes de la Organización Panamericana Salud (OPS).

Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, durante la reunión virtual extraordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno del SICA, en la que se emitió una declaración con recomendaciones a los estados miembros y órganos del SICA para actuar frente a la pandemia del Covid-19. En esta reunión participaron representantes de la Organización Panamericana Salud (OPS). LA PRENSA/Foto tomada del 19 Digital

La esposa de Ortega y vicepresidenta del país, Rosario Murillo, es la única voz autorizada para dar la primicia de los casos de Covid-19, y algunos detalles. Después, los funcionarios del Ministerio de Salud son trasmitidos uno y otra vez por los medios oficialistas, repitiendo lo mismo que dijo Murillo.

Ortega vive en una burbuja

Guillermo Incer Medina, miembro del Consejo Político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), dijo que la ausencia de Ortega ya es una característica de su forma de gobernar el país, por eso no ve con asombro que no haya dado la cara en estos momentos críticos del país.

“No es ninguna sorpresa que Daniel Ortega no de la cara en épocas de crisis. Ya vimos cómo durante la insurrección de abril (2018) pasó días y semanas sin dar la cara. Ha sido un gobernante ausente durante todos sus períodos de gobierno ilegítimos. Hace muchos años que no visita departamentos alejados de Managua. No ha visitado la Costa Caribe en los últimos años. Así que es parte de su forma de gobernar, desde la burbuja en la que vive», dijo Medina.

Lea También: Secretario General del Minsa asegura que se están haciendo “muchas pruebas» de Covid-19, pero no brinda datos

Desde que Ortega regresó al poder en 2007, controla el país desde su casa, ubicada en el sector conocido como El Carmen, en Managua, una zona con un radio de seguridad policial que abarca varias cuadras a la redonda, seguridad que fue reforzada en abril de 2018 cuando comenzaron las protestas civiles que fueron reprimidas a punta de balazos por la Policía Orteguista (PO) y grupos armados a fines a Ortega.

El dictador se resguarda en su casa y manda a sus simpatizantes a la calle

Incer lamentó que mientra Ortega y su familia están resguardados en su casa, los trabajadores de la salud y otros funcionarios están exponiendo sus vidas en los barrios, en los recorridos que los obliga a hacer el régimen.

“Seguramente él y su familia están resguardados en su casa, tomando todas las medidas de seguridad que todos deberíamos estar tomando. Seguramente si algunos de sus familiares o él o su esposa se ven contagiados por el coronavirus, ellos no van a acudir a las unidades de salud pública. Seguramente van a ser atendidos por médicos privados o cubanos, y que sean otros, que sean los más desfavorecidos y vulnerables, los que anden exponiendo su pellejo en las calles», agregó Incer.

Ortega es de la población vulnerable al Covid-19

Arianna G. Moraga, miembro de la organización opositora Alianza Cívica y titular del Movimiento Estudiantil 19 de Abril (ME 19A), recordó que Daniel Ortega es una persona de 74 años, por lo que opinó que si antes casi no salía en público, menos lo hará ahora, porque sabe que forma parte de la población vulnerable al contagio del Covid-19.

“Si bien ellos siempre se han encuevado en el Carmen, ahora con mayor fuerza no saldrán de ahí, porque, a como hemos dicho antes, esta enfermedad no anda viendo colores políticos, no andan viendo etnias, no mira clase sociales, económicas o políticas. Aquí cualquiera está expuesto a un virus como el Covid-19, y el hecho de que nuestro gobernante hasta el día no esté tomando las medidas pertinente, no solo para él sino para toda la ciudadanía, es agobiante», dijo Moraga.

Daniel Ortega en su última comparecencia el pasado 12 de marzo, en una reunión virtual extraordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno del SICA, en la que se emitió una declaración con recomendaciones a los estados miembros y órganos del SICA para actuar frente a la pandemia del Covid-19. LA PRENSA/Foto tomada del 19 Digital

El coronavirus es una enfermedad respiratoria, considerada una pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Varios eventos internacionales, conciertos y encuentros mundiales se han cancelado por el riesgo al contagio. Además, varios países han cerrado sus fronteras para evitar la propagación de la pandemia, llaman a la población a no salir de sus casas, han suspendido las clases, entre otras medidas. Mientras en Nicaragua, el régimen no ha implementado ninguna medida de contención.

Lea También: Médico psiquiátrica por cómo manejan prevención del coronavirus

Según Moraga, para el régimen de Ortega “parar la actividad económica es una acción opositora, no es una acción ciudadana», para proteger a la población frente a la pandemia.