Los abogados de Assange pedirán su libertad bajo fianza por el Covid-19

Julian Assange, fundador de WikiLeaks, está en prisión preventiva en la cárcel de alta seguridad de Belmarsh, al sureste de Londres, a raíz de una petición de extradición de Estados Unidos por haber difundido hace diez años información confidencial sobre la política exterior estadounidense.

En un comunicado divulgado este martes (24.03.2020), el equipo de abogados de Assange, encabezado por el exjuez español Baltasar Garzón, señalan que harán la petición ante el tribunal porque las cárceles se consideran epicentros para la propagación del COVID-19 debido al “hacinamiento y la propensión del virus a propagarse en entornos cerrados».

Lea también: Médicos advierten que Julian Assange podría morir en prisión

“No solo los presos tienen vidas en peligro, sino también el personal penitenciario y sus familias. Estados Unidos e Irán han liberado a miles de prisioneros de bajo riesgo», indica la nota.

Los abogados recuerdan que la Asociación de Oficiales de Prisiones del Reino Unido ha comparado el riesgo de infección en las prisiones del Reino Unido con el de los cruceros.

Pueden interesarle: EE.UU.: Legisladores compiten para ayudar a economía golpeada por coronavirus

“El Gobierno (del primer ministro británico, Boris) Johnson aún no ha liberado a ningún prisionero de bajo riesgo, aunque ha liberado a 300 personas de los centros de detención de inmigrantes. Julian Assange pertenece a una categoría de personas que deberían ser liberadas para mitigar el impacto del COVID-19», indica.

El proceso legal de Assange empezó el pasado febrero y ha sido aplazado hasta el 18 de mayo, pero los letrados admiten que podría aplazarse aún más debido a la epidemia del coronavirus.

Lea además: OMS: Ya se han reportado más de 300,000 casos en el mundo

Aassange, detenido inicialmente en 2010 en el Reino Unido a petición de Suecia por un caso de presuntos delitos sexuales que ya está archivado, ha pasado los últimos diez años confinado, primero bajo arresto domiciliario y después refugiado en la embajada de Ecuador en Londres hasta que este país le retiró el exilio en 2019 y fue arrestado por la policía británica y llevado a Belmarsh, que según recuerdan los abogados, tiene aproximadamente unos 800 presos y la tasa más alta de suicidios.