La emprendedora que donará 70 mascarillas a niños con cáncer del hospital La Mascota

Lucía González detuvo la producción de la ropa infantil que ofrece su emprendimiento y empezó a elaborar mascarillas para donarlas a los niños con cáncer del Hospital La Mascota, en Managua. Esta iniciativa, dice, surgió después de que leyó publicaciones en las redes sociales que instaban a apoyar a los niños ante el desabastecimiento de este producto por el brote de Covid-19.

No es la primera vez que González, propietaria y diseñadora del emprendimiento Paralu, apoya a los niños con cáncer. Lo ha hecho en otras ocasiones dándoles pijamas cuando éstos realizan su primera comunión. Sin embargo, ante la amenaza de propagación del nuevo coronavirus en Nicaragua y el desabastecimiento de las mascarillas en las farmacias, González decidió hacerlas con los retazos de las tela que utiliza y dárselas a los menores con este padecimiento.

Lea además: Rosario Murillo: “Todas las pruebas del Covid-19 han resultado negativas»

“Comencé a investigar más o menos cómo hacer las mascarillas y cuáles eran los mejores materiales, yo creo que ninguna es tan buena como la N-95, que escuchamos mucho de esa mascarilla, pero pues realmente cualquier mascarilla es mejor que ninguna. Yo de verdad quería ayudar y me sentí que lo más importante era aportar a los niños más necesitados y más vulnerables ya que estamos en esta epidemia”, asegura González.

González está elaborando 70 mascarillas para los niños hospitalizados y los que se encuentran en el albergue. Las mascarillas las elabora con tela de microfibra resistente al agua y tela de pellón, que ayuda a que no pase la humedad y sirve como filtro. Una vez que las termina, las lava y las desinfecta. “Hicimos las muestras y pues las mascarillas se adaptan bien a la nariz y a la barbilla para los niños y tienen diferentes diseños. Son suaves por fuera, se pueden adaptar bien los niños, pues a veces son bien incómodas”, dice.

Puede interesarle: Diputados orteguistas siquiera permiten una palabra sobre ayudas económicas a la población y empresas para enfrentar crisis por el Covid-19

Las medidas de este objeto son estándar y las pueden usar niños hasta de diez años. Las mascarillas aún están en proceso de elaboración y están previstas a entregarse este viernes a través de la Comisión Nicaragüense de Ayuda al niño con Cáncer (Conanca).

González dice que compartió su iniciativa en las redes sociales de Paralu, su emprendimiento que tiene dos años, y recibió muchos mensajes de agradecimiento, así como de personas que se querían sumar a la causa. “Ahorita solo fue algo que yo decidí hacer y pues estaba pensando en qué manera podía aportar entonces se me ocurrió esto, solo soy yo y una costurera más que me está ayudando, nosotras con nuestras máquinas”, cuenta. Sin embargo, asegura estar dispuesta a ayudar otros niños que lo necesiten.

“Yo creo que nos hemos enfocados en ellos (niños con cáncer), en tratar de ayudarlos en la manera en la que nosotros podamos. No ha sido tanto, pero siento que cada persona puede poner su granito de arena”, dice. González insta a la población a contactarse con ella si hay algún niño que necesite las mascarillas.

Lea además: Coronavirus: 10 mitos y consejos falsos que debes ignorar sobre el covid-19

Dalia Alemán, directora ejecutiva de Conanca, aseguró por su parte que una vez que se entregue la donación, ellos se encargarán de realizar los procedimientos necesarios. Alemán recordó que el llamado de Conanca para apoyar a la atención integral de los niños con cáncer es de todo el año. “Esta es una enfermedad con un costo alto de atención, que el mismo hospital necesita del apoyo de la sociedad”, asegura.

Esta fue la publicación que hizo Lucía González en sus redes.

“La ayuda no solo es ahorita, es todo el tiempo porque si es cierto que se está viviendo una situación diferente, pero la enfermedad es una enfermedad de 365 días del año. No es solamente el apoyo debería ser circunstancial, sino que el apoyo debería ser permanente de cara a la ayuda de las familias necesitadas que les toca vivir esta enfermedad, porque hay muchas necesidades, pero es bien importante recalcar que la ayuda se necesita permanente”, finaliza.