Régimen de Nicaragua pide a ONU que interceda para levantar sanciones en su contra y así poder enfrentar pandemia del Covid-19

El canciller del régimen orteguista, Denis Moncada Colindres, envió una carta compartida en la que junto a ocho otras dictaduras, que enfrentan sanciones unilaterales de Estados Unidos y la Unión Europea, piden a la Organización de Naciones Unidas (ONU) gestione para que se suspendan las medidas. En la misiva se usa como argumento para levantar las restricciones la pandemia del Covid19, ya que en la carta los regímenes culpan a las sanciones de obstaculizar su capacidad de respuesta a la crisis sanitaria.

Nicaragua no tiene sanciones como Estado, sino contra funcionarios específicos que son operadores de la represión de la dictadura en contra de las protestas civiles que iniciaron en abril del 2018. LA PRENSA tuvo acceso a la carta enviada al secretario general de la ONU, António Guterres, firmada por los embajadores de las dictaduras Cuba, Irán, Corea del Norte, Nicaragua, China, Rusia, Siria y Venezuela.En la misiva, los representantes de estos regímenes solicitaron a Guterres, a que “rechace la politización de la pandemia”.

Puede Interesarle: Opositores: Daniel Ortega pretende que ONU sea el nuevo árbitro internacional que legitime sus reformas electorales

Estados Unidos no ha impuesto sanciones como estado a todos esos países. En el caso de China ambos gobiernos tiene una guerra comercial donde, de ambos lados, han aumentado aranceles a las exportaciones. La Unión Europea tiene bloqueos a Cuba. En el caso particular de Nicaragua, hay son sanciones individuales de EEUU, a 17 funcionarios del círculo de poder del dictador Daniel Ortega, por su participación en las violaciones a los derechos humanos y corrupción. También hay cinco empresas privadas vinculadas régimen y una institución estatal, la Policía Orteguista, sancionada también.

En la carta de los embajadores de los regímenes a Guterres, le piden que “solicite el levantamiento completo e inmediato de esas medidas ilegales, coercitivas y arbitrarias de presión económica».

Lea Además: Informes del Consejo de Derechos Humanos de la ONU pueden ser la base de futuras sanciones, advierten especialistas

Bachelet abogó por la suspensión de sanciones

El pasado martes 24 de marzo la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet expresó que las sanciones sectoriales amplias deben ser reevaluadas urgentemente en países que enfrentan la pandemia de coronavirus.

“Es vital evitar el colapso del sistema médico de cualquier país, dado el impacto explosivo que tendrá sobre la muerte, el sufrimiento y un contagio más amplio», dijo Bachelet, de acuerdo a una nota de prensa emitida por si oficina. “En este momento crucial, tanto por razones de salud pública mundial como para respaldar los derechos y la vida de millones de personas en estos países, las sanciones sectoriales deberían aliviarse o suspenderse. En un contexto de pandemia global, obstaculizar los esfuerzos médicos en un país aumenta el riesgo para todos nosotros “.

“Las exenciones humanitarias a las medidas de sanciones deben tener un efecto amplio y práctico, con una autorización rápida y flexible para equipos y suministros médicos esenciales», dijo Bachelet.

Puede Interesarle: ¿Naciones Unidas o la OEA? La desconfianza no es hacia los organismos, sino hacia la dictadura, advierten exdiplomáticos y analistas

Bachelet no menciona el caso de Nicaragua

Una variedad de sanciones también puede impedir los esfuerzos médicos en Cuba, la República Popular Democrática de Corea, Venezuela y Zimbabwe, dijo Bachelet, quien no se refirió al caso de Nicaragua.

“La mayoría de estos estados tienen sistemas de salud frágiles o débiles. El progreso en la defensa de los derechos humanos es esencial para mejorar esos sistemas, pero los obstáculos a la importación de suministros médicos vitales, incluido el incumplimiento excesivo de las sanciones por parte de los bancos, crearán daños duraderos a las comunidades vulnerables. Las poblaciones en estos países no son de ninguna manera responsables de las políticas que están siendo objeto de sanciones, y en diversos grados ya han estado viviendo en una situación precaria durante períodos prolongados», añadió la Alta Comisionada de las Naciones Unidas Para los Derechos Humanos