Hija de pastora jinotepina que murió de coronavirus se recupera de la misma enfermedad

Una de las hijas de la pastora jinotepina Nereyda Palacios, quien falleció a causa del coronavirus en Zaragoza, España, se recupera satisfactoriamente de la misma enfermedad en su casa en Florida.

La joven de apellido Navarro estuvo de vacaciones en España, pero el 9 de marzo regresó a Florida, Estados Unidos. Ese mismo día la pastora comenzó a sentirse mal.

Al llegar a Estados Unidos, la hija, nieto y yerno de Palacios se enteraron que también tenían coronavirus. La joven estuvo hospitalizada, según confirmó a LA PRENSA su padre Jorge Navarro, quien se encuentra en Jinotepe, ya que había venido al país para una reunión con pastores.

Mensaje por Facebook

“Gracias a todos los que estuvieron orando y siguen orando por mí y mi familia. Ya estoy en casa recuperándome al lado de mi esposo y mi bebé. Jesús me sanó, me levantó de la cama de un hospital, me arrebató de la misma muerte para decirles que el tiempo se acaba, Jesús viene pronto y que es tiempo de volvernos a Dios! #jesúseslacura”, compartió en su cuenta de Facebook la joven la tarde del jueves 26 de marzo.

Lea además: Esposo de la Pastora jinotepina que murió en España a causa del coronavirus teme por su hija y su nieto. Ambos luchan contra el virus

Palacios era pastora de la iglesia La Senda, Iglesia Cristiana de Avivamiento, que dirigía junto a su esposo, el pastor Navarro.

El 7 de marzo pasado, Palacios, originaria de Jinotepe, Carazo, estuvo en una vigilia en La Senda. Jorge Navarro contó que 100 mujeres llegaron a la vigilia. El 9 de marzo, Palacios comenzó a sentirse mal.

Dos paros cardíacos

La pareja fundó La Senda en Zaragoza, España, hace 10 años. La mayoría de los visitantes eran nicaragüenses residentes en esa ciudad, donde está la mayor comunidad de nicas en España.

Los pastores Nereyda Palacios y Jorge Navarro. HOY/Tomada de Facebook

Según Navarro, los primeros síntomas de su esposa fueron dolor de cabeza y cuerpo, como “una gripe”, pero a los tres días ya le faltaba el aire.

Puede interesarle: Nicaragüense que había escapado de hospital panameño regresó por su cuenta para ser atendido

El 18 de marzo amaneció bien, pero en 3, 4 horas, los riñones y el hígado se paralizaron, le dio un paro cardíaco, tuvo que ser intubada, y al segundo paro cardíaco falleció.