Dolly Mora: “¿Vamos a tener la entereza de organizarnos y ganarle a Ortega en unas elecciones?

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

La universitaria Dolilfa Mora, mejor conocida como Dolly, es la primera estudiante que fue expulsada en 2020 de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) por protestar contra el régimen orteguista. Le gusta trabajar de la mano con la gente y asegura que dos de sus sueños no cumplidos son poder terminar su carrera de Sociología y ver a Nicaragua libre.

¿Cómo te describís en tres adjetivos?
Directa, solidaria y un poco mandona (ríe).

¿Cuál fue tu juguete preferido cuando eras pequeña?
El Monopoly, porque cuando lo conocí me obsesioné.

¿Qué olor te traslada a tu infancia?
El olor a almíbar. Mi abuela nos hacía en la casa.

Lea también: Upoli suspende a la estudiante Dolly Mora, miembro de la Alianza Cívica, tras una queja de UNEN

¿Tenés algún sobrenombre o apodo?
Dolly, porque mi nombre es Dolilfa.

Si pudieses saber solo una cosa del futuro, ¿qué preguntarías?
Preguntaría ¿vamos a tener la entereza de organizarnos y ganarle a Ortega en unas elecciones?

¿Algún hábito vergonzoso?
Me como las uñas. Me da pena , pero es algo que me cuesta dejar.

Lea también: Líder universitaria denuncia allanamiento y detención de su hermana y madre

¿Cine o teatro?
Cine.

¿Cuál es tu película favorita?
Una de mis películas favoritas es “Orgullo y prejuicio”.

Si te concedieran tres deseos, ¿qué pedirías?
Que logremos salir de la dictadura, ver a mi abuelita que murió el día del primer paro nacional y que haya paz en el mundo.

¿Has estado a punto de morir?
Sí. El 13 de julio de 2018, iba con unas amigas para la iglesia Divina Misericordia y nos topamos con varios paramilitares. Nos apuntaron y nos obligaron a regresar.

Lea también: Francisco Aguirre Sacasa: “Que el Gobierno deje de jugar al avestruz con el coronavirus»

¿Qué comida no podés rechazar?
El arroz de piñata.

¿Un sueño no cumplido?
Poder culminar mi carrera. No la pude terminar en tiempo y forma, pero ahí voy empujando porque esta es la realidad de muchos jóvenes opositores.

Un mensaje para los nicaragüenses.
Que aunque estamos en momentos adversos, que aunque esta crisis ahora se ha convertido en una crisis de salud humanitaria, en nuestras manos está el cambio.