El Salvador: prevén impacto negativo en remesas debido a pandemia de la COVID-19

La pandemia del coronavirus también se hará sentir en el envío de remesas desde Estados Unidos a El Salvador.

Según los registros de la Federación de Cooperativas de ahorro y crédito FEDECACES, que es uno de los canales de remisión de remesas, el número de operaciones y los montos de envío registraban entre enero y febrero de 2020 un crecimiento entre el 8% y el 14%, pero este mes de marzo el porcentaje se redujo, dice Héctor Córdova, gerente de dicha federación.

“Todavía no se hace sentir el coronavirus en el envío de remesas, sino hasta esta última semana de marzo, y es que la población salvadoreña de alguna manera ha encontrado líos (dificultades) para hacer el envío de trasferencia, porque no todas las agencias receptoras de dinero están activamente trabajando; y la otra situación, es que probablemente se empiece a sentir ya la ralentización de los empleos, trabajadores eventuales queden en suspenso en sus ingresos y probablemente se tenga un efecto en la primera quincena de abril“, señala Córdoba.

Lea además: Nayib Bukele cierra los CENADE luego de que miles abarrotaran las oficinas

Las eventualidades en el empleo de salvadoreños en Estados Unidos serán factores que afectaran el aporte económico familiar, dice “Lorena», una joven a quien su tía le envía una remesa desde Estados Unidos, para el pago de la Universidad en El Salvador.

”Mi tía me dijo que me ayudaría con la cuota de este mes, bueno si se llega a pagar la cuota del mes de abril, pero que no estaba segura si me iba a ayudar con el otro porque no está trabajando todos los días y ahí depende de los jefes los días que le dicen que va a trabajar».

Puede interesarle: Estudiantes salvadoreños que se encontraban varados en Nicaragua por el coronavirus regresan a su país

El gobierno de El Salvador anunció un bono de 300 dólares para personas de escasos recursos, el mecanismo falló y provocó una aglomeración incontrolable que obligó a que el gobierno reorientar el mecanismo para organizar mejor la entrega de los recursos.