Estas son las pistas sobre los posibles vínculos de Daniel Ortega con el narcotráfico a lo largo de la historia

El dictador Daniel Ortega nunca ocultó sus amistades con jefes y miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), por el contrario, no una vez hizo públicas sus muestras de afecto y amistad hacia ellos. Es por eso que la mención de Nicaragua como corredor de la droga, en la acusación de Estados Unidos contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y 14 funcionarios venezolanos más, por narcoterrorismo, no causa sorpresa entre los críticos del régimen de Ortega en el país.

Las autoridades estadounidenses explicaron que los cargos contra los funcionario venezolanos se presentan tras más de diez años de investigaciones, y acusaron a Maduro de “beneficiarse económicamente» de su relación con las FARC, a las que también dieron refugio.

Asilos a guerrilleras de las FARC

Las colombianas Martha Pérez Gutiérrez y Doris Bohórquez Torres y la mexicana Lucía Morett, vinculadas con las guerrilla de las FARC recibieron asilo en Nicaragua en 2009, luego de sobrevivir a un ataque de las fuerzas armadas de Colombia ocurrido el 1 marzo de 2008.

Las colombianas Martha Pérez Gutiérrez y Doris Bohórquez Torres, y la mexicana Lucía Morett, conversan con el presidente inconstitucional Daniel Ortega. Foto publicada por los medios de comunicación oficialistas

En 2010, el Gobierno de Nicaragua otorgó asilo político al hermano del guerrillero colombiano de las FARC, Rodrigo Granda (conocido como “el canciller»), Rubén Darío Granda. Rubén Darío Granda fue señalado por las autoridades colombianas de ser el encargado de realizar transacciones financieras millonarias con dinero de las FARC, entre las que se incluían compra de tierras, centros de recreación y bienes raíces.

Amistad

En un discurso del 17 de diciembre de 2007, Daniel Ortega se refirió al comandante en jefe de las FARC, Manuel Marulanda –conocido como “Tirofijo», como “querido hermano». En esa ocasión, Ortega le hizo un llamado a Marulanda a que liberara a la excandidata presidencial de Colombia, Ingrid Betancourt.

En el mismo discurso Ortega recordó que tuvo la oportunidad de estar con Marulanda durante varios días en los campamentos guerrilleros, donde le entregó la “Orden Augusto C. Sandino», el 13 de enero de 1999, el máximo galardón del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Ortega detalló que compartió con los mandos de la guerrilla, y con los combatientes, en San Vicente del Caguán (Colombia).

Hijo de Pablo Escobar en Nicaragua

El hijo del narcotraficante colombiano Pablo Escobar, Sebastián Marroquín, reveló en entrevistas y en el libro “Pablo Escobar: Mi Padre, las historias que no deberíamos saber”, que su padre y él habían estado refugiados en Nicaragua en la década de los 80 –exactamente llegaron al país en junio de 1984–, durante el primer mandato de Ortega en Nicaragua.

Juan Pablo Escobar, quien ahora se llama Juan Sebastián Marroquín Santos, autor del libro que publicó “Pablo Escobar: Mi Padre, las historias que no deberíamos saber».

“Siendo un niño viví en Nicaragua y también en Panamá, y era evidente la protección de la cual [Escobar] gozaba en su momento. Quizá la de Panamá le duró menos y finalmente nos escapamos hacia Nicaragua como familia, a vivir. Pero era claro que había un compromiso por parte de las autoridades de turno, de darle una especie de protección”, reveló Marroquín en una entrevista a CNN.

Investigación sobre conexión FARC y el ALBA

En septiembre de 2017, el investigador Douglas Farah reveló la conexión existente entre las FARC y la red intergubernamental de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) en la región centroamericana.

El investigador, periodista y experto en temas sobre el narcotráfico, Douglas Farah. LA PRENSA/TOMADA DE INTERNET

Farah es investigador del Centro Nacional para Operaciones Complejas de la Universidad de Defensa Nacional y presidente de IBI Consultants LLC.

Expuso su investigación ante la Comisión del Senado para el Control Internacional de Narcóticos, en su carácter personal, para tratar el tema “Adaptación de los Esfuerzos en la Lucha Antinarcóticos de Estados Unidos» en Colombia, esto ante la implementación de los acuerdos de paz entre las FARC y el gobierno colombiano.

El investigador expuso que detectó parcialmente más de 2 mil millones de dólares en transacciones sospechosas de lavado de fondos de las FARC a través de lo que denominó “Empresa Criminal Conjunta Bolivariana”, en alusión a la red del ALBA.

La tesis que Farah propuso en ese entonces fue que las FARC estaban lavando los fondos obtenidos mediante sus operaciones de extorsión y narcotráfico a lo largo de la prolongada guerra civil en Colombia.

rotulo de Albanisa el jueves 17 de septiembre, 2009. GERMAN MIRANDA/LA PRENSA

Farah recomendó al Senado de Estados Unidos una investigación exhaustiva de las transacciones financieras de la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y sus filiales en Centroamérica como Alba de Nicaragua S.A. (Albanisa), ante posibles actividades de lavado de dinero procedentes de las FARC.

En 2019, PDVSA, el Banco Corporativo de Nicaragua, Albanisa y funcionarios nicaragüenses fueron sancionados por Estados Unidos, señalados precisamente por ser parte de una red de lavado de dinero.

“El Banco Corporativo, Albanisa y Alba Petróleos de El Salvador son parte integral de la estructura macro; esas instituciones han podido mutarse a otras formas y seguir moviendo, lavando y ganando dinero porque lo que sostiene al gobierno de (Nicolás) Maduro (en Venezuela) ahora es el oro ilícito, la cocaína, el coltán y otro montón de actividades ilícitas”, explicó Farah en una entrevista a LA PRENSA después de las sanciones.

Advertencia de congresista

En marzo de 2008, el Despacho de la entonces congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen, expresó su preocupación por los vínculos de Ortega con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, con Irán y con grupos terroristas como las FARC, mencionando que podría ser oficialmente considerado un aliado de grupos terroristas.

“Ella, como líder republicana del Comité de Relaciones Exteriores en la Cámara, ha tomado medidas para presentar a Hugo Chávez como aliado de terroristas y estudia a fondo los vínculos del presidente Ortega con estos terroristas”, dijo el jefe de Despacho de la congresista, Arturo Estopiñán, en Washington.

Nica Act
Ileana Ros-Lehtinen, congresista republicana.

La reacción de la congresista Ros-Lehtinen fue tras la condena de Ortega por la muerte,, condenando a Colombia por la muerte del número dos de las FARC, Raúl Reyes, en un discurso del 2 de marzo de 2008.

“Nosotros tenemos que condenar la actitud del gobierno del presidente (Álvaro) Uribe», dijo Ortega, al calificar la muerte de Raúl Reyes como “un acto de provocación total» para “matar las posibilidades de paz en Colombia».

“Al asesinarlo (a Reyes) en un momento de alto al fuego, se asesina precisamente al hombre que venía acumulando experiencia, conocimiento y reconocimiento internacional», agregó Ortega.

Extraños operativos contra el narcotráfico

El analista político Eliseo Núñez Morales señaló este domingo que son sospechosas las incautaciones de droga y de miles de dólares sin atrapar a los narcotraficantes, que en algunos reportes de la policía se indica que huyeron o que dejaron abandonada la droga.

Lea También: Narcos abandonan más de 100 kilos de coca en playas de Tola, en Rivas

“En un inicio obtenían el dinero y la droga y no aparecía nadie. Cuando comenzaron las criticar por eso, comenzaron a aparecer ciertos narcotraficantes con el dinero y la droga. Pero no hay registro periodístico o de otro tipo, ni abogado ni nada, que te indique que esa gente fue llevada a juicio. O sea, los desaparecen en el sistema», manifestó Núñez.

Según el analista, este fenómeno comenzó a verse con más frecuencia después del 18 de abril de 2018, cuando estalló la crisis por la represión contra las protestas civiles en Nicaragua.