Policía Orteguista secuestra por tres horas a Irela Iglesias, quien ha gestionado prótesis oculares para los heridos por la represión

Después de casi tres horas de secuestro e intenso interrogatorio sobre su labor de beneficencia en el Distrito Tres de la Policía Orteguista, la altruista Irela Carolina Iglesias Alemán, quien ha sido reconocida por su gestión prótesis oculares a jóvenes lisiados por la sangrienta represión durante las manifestaciones sociales contra el régimen orteguista en2018, fue liberada y trasladada hasta su casa de habitación en una patrulla policial, confirmó la abogada y activista por los derechos civiles Yonarqui Martínez, quien se presentó a dicho Distrito a saber de la situación de su representada.

Iglesias fue interceptada a eso de las 2:30 p.m, en las inmediaciones de Bolonia, cuando se disponía a cambiar las llantas a su vehículo y fue interceptada por patrullas y unos 20 oficiales, quienes le dijeron que los tenían que acompañar. “Le pusieron las esposas en las manos y la subieron a la patrulla. La interrogaron por su trabajo humanitario», dijo Martínez.

La andaban siguiendo

Lea Además: Ministra de Salud niega que no atiendan a víctimas de la represión

Iglesias posteaba en sus redes sociales información contra el régimen orteguista y podría ser esa la causa, pero la afectada no habló al respecto. “Al parecer la andaban siguiendo porque ella tenía días que no salía de su casa y por esa emergencia salió y ahí no más se la llevaron. En el Distrito solo me dijeron que estaba en investigación», dijo la abogada defensora de presos políticos.

Iglesias dijo a la PO que tenía doble nacionalidad nicaragüense y española y que por favor respetaran sus derechos.

Iglesias Alemán creó para el 25 de abril el Programa de Prótesis Ocular para Estudiantes y abrió una página en Facebook. “En menos de 24 horas se logró recaudar para la compra de las primeras nueve prótesis”, dijo Iglesias en ese entonces.

Puede Interesarle:Admiten acusación contra joven excarcelado político quien perdió su ojo en las protestas