EE.UU.: Escasez de ingredientes retrasa producción de geles para manos

Los estadounidenses están atravesando una escasez sin precedentes de papel sanitario y productos de limpieza, especialmente desinfectantes, toallitas húmedas y geles antisépticos para las manos.

Los anaqueles de las tiendas y supermercados están vacíos de estos productos y los empleados no saben cuándo llegará el siguiente envío de los mayoristas.

Lavarse las manos con jabón y el uso de limpiadores domésticos regulares ayudan a protegerse contra el coronavirus, pero los líquidos y toallitas desinfectantes son útiles para usar en exteriores, como los espacios públicos y los vehículos.

Son más que nada necesarios para las personas en trabajos esenciales que no pueden hacerse desde la casa. Por eso la demanda por estos productos sigue alta a pesar de las restricciones de movimiento en exteriores.

Lea también: Sector privado mira conveniente un canal de conversaciones con Ortega para salvar vidas ante el Covid-19

Sin embargo, hay pocas esperanzas de que pronto regresen a las tiendas en cantidades suficientes para satisfacer la demanda.

Los anaqueles de productos sanitarios se ven así en la mayoría de las tiendas y supermercados.

La Voz de América contactó a uno de los principales vendedores de productos de salud y cuidado personal en Estados Unidos para que explicara la escasez persistente de los geles antisépticos para las manos desde que el coronavirus se convirtió en una crisis en el país a principios de marzo.

“La explosión actual en la demanda de geles para manos nunca fue algo esperado por la industria y por esa razón nadie estaba preparado para ella”, dijo Rakesh Tammabattula, director ejecutivo de la compañía QYK Brands, propietaria de las marcas Dr J’s Natural y Glowy.com Hand Sanitizer.

“Los geles antisépticos siempre fueron un producto complementario de los jabones y líquidos para las manos y nunca hubo un énfasis en la importancia de usarlos para higiene personal y desinfección tanto como se ha visto en el último mes y medio”, agregó.

Tammabattula dijo a la VOA que la demanda inesperadamente alta ha causado una gran escasez de materias primas, como el alcohol y los envases plásticos. La mayoría de estos productos están hechos a base de alcohol isopropílico y alcohol etílico, mezclados con sustancias como geles y aceites hidratantes.

Puede interesarle: ONU: Refugiados y migrantes detenidos “deberían ser liberados sin demora»

Los fabricantes raramente almacenan grandes cantidades de alcohol debido a su naturaleza peligrosa y perecedera.

El repunte de la demanda ha disparado también los precios de los ingredientes en casi un 200%, dijo Tammabattula, y las metas de producción se han extendido de las 2-3 semanas habituales a de 6-8 semanas o más.

La escasez de los ingredientes típicos ha generado una búsqueda de alternativas. La Administración de Drogas y Alimentos, FDA, recientemente alivió las normas para permitir el uso de etanol para los geles de manos durante el desabastecimiento.

La crisis de COVID-19 ha hecho caer los precios del etanol, afectando a los agricultores de maíz de Estados Unidos y a las industrias que lo procesan desde el maíz. Un recorte de esta producción afectó al sector de la salud, que se está quedando sin antisépticos de calidad farmacéutica, pero la nueva norma podría ayudar a todos los sectores afectados.

Algunas destilerías de whiskey se han encargado de producir antisépticos con su propio alcohol para contribuir a llenar el vacío. Una destilería en Atlanta, Georgia, dijo que está distribuyendo antisépticos para manos gratis en su instalación.

Como un último recurso, muchos sitios de internet ofrecen recetas para preparar antisépticos para manos caseros, generalmente a partir de alcohol de fricciones, gel de áloe vera y hasta algún tipo de aceite especial o zumo de limón.

Lea también: Coronavirus en Ecuador: el drama de Guayaquil, que tiene más muertos por covid-19 que países enteros y lucha a contrarreloj para darles un entierro digno

Pero el alcohol de fricciones también está desaparecido y hay que buscar otros sustitutos.

Los expertos no aprueban los antisépticos improvisados, señalando que las mezclas pudieran ser inútiles o dañinas. Un antiséptico eficiente debe contener al menos alcohol al 60%, el cual es difícil de obtener por destilerías y el público en general.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades dicen que lavarse las manos con agua y jabón sigue siendo el método más efectivo para remover todo tipo de gérmenes y toxinas, y debe practicarse tan a menudo como sea posible.