FC Barcelona: La historia detrás de la reducción del 70 por ciento del sueldo de la primera plantilla

Y llegó “otro parche”, la rota relación entre los directivos del FC Barcelona y los jugadores de la primera plantilla, no es más que un secreto a voces. Un juego interno en el que los dirigentes llevan las de perder. No más de dos meses han transcurrido de aquella respuesta de Lionel Messi, a través de sus redes sociales, hacia Eric Abidal, director deportivo del club catalán. El francés acusaba a jugadores de no estar comprometidos con el ya ex entrenador Ernesto Valverde, a lo que el capitán blaugrana respondió “cuando se habla de jugadores hay que dar nombre, porque de lo contrario se acusa a toda la plantilla”, entre otras cosas.

La respuesta del crack argentino, el cual también lanzó un dardo al presidente, no fue la primera vez que salió a luz las direcciones contrarias hacia las cuales remaba cada parte. Los falsos movimientos en los últimos mercados de fichajes, la fecha del cambio de entrenador, la errónea planeación deportiva, que se deja ver con la falta de recursos para el primer equipo a la hora de la disputa de partidos, son algunos de los últimos desacuerdos. Sin embargo los no tan malos resultados en el aspecto deportivo de la primera plantilla llevaban a desplazar el problema y esperar hasta las próximas elecciones internas del club.

No obstante así como el mundo no contaba con él, en la ciudad condal tampoco lo esperaban: coronavirus. La pandemia, que ha atacado ferozmente al planeta, también ha golpeado duro en las oficinas del club azulgrana. Con el cese de actividades en España el pasado 14 de marzo, la directiva tuvo claro que no iba a poder cubrir con el presupuesto. Competiciones deportivas suspendidas, estadio cerrado, sin ingresos por entradas ni derechos de televisión y con una de las plantilla mejores pagadas en el mundo (incluyendo el jugador mejor pagado), la situación monetaria se vino cuesta arriba.

Bartomeu, presidente del club, y su junta iniciaron con la búsqueda de soluciones, donde la principal fue la reducción de la ficha del primer equipo de futbol, además de la reducción de salarios en todas las áreas de la entidad, tanto deportivos como no deportivos. El error inició luego de que por la falta de comunicación y la rota relación entre jugadores y dirigentes, los futbolistas se enteraron de la reducción monetaria gracias a la prensa catalana, sin embargo procedieron días después a reunirse los cuatro capitanes junto a su presidente.

Al hablarse de una situación como la causada por el Covid-19ª nivel mundial los capitanes no mostraron ningún desacuerdo hacia su presidente y desde el primer momento hablaron de una reducción del 70% de su sueldo. No obstante la propuesta del club no calzaba dentro de la legislación de un ERTE ni en otros temas fiscales. ERTE en la legislación española es un Expediente de Regulación Temporal de Empleo, procedimiento donde una empresa en una situación excepcional, puede obtener autorización para despedir colaboradores, suspender contratos, reducir jornadas, entre otras.

Con los problemas fiscales nuevamente a la vista, se filtraron más noticias, la cual produjo un mayor enfado a los capitanes y resto de jugadores. La directiva del club inició a dejar en mal lugar a los futbolistas, publicando que les harían un ERTE, con o sin su acuerdo. Por medio del cual daban a entender a la prensa que los integrantes del primer equipo se habían negado al acuerdo. A ello se le agregó que a los trabajadores no deportivos también se les haría un ERTE. Ambas noticias las conocieron Messi y compañía a través de los medios, derramando así nuevamente la gota del vaso.

Los cuatro capitanes junto al resto del vestuario comenzaron a trabajar en búsqueda de fórmulas para la rebaja del sueldo y también la posibilidad de aportar a los trabajadores no deportivos. El acuerdo entre ambas partes logró concretarse el fin de semana. Fue el astro argentino y capitán, Lionel Messi, quien hizo uso nuevamente de sus redes para comunicar que la primera plantilla aceptaba el 70% de reducción en su salario, además de tomar la decisión de ayudar al resto de colaboradores del club para que el ERTE les afectara lo menos posible. Posteriormente los demás jugadores publicaron el mismo comunicado de su capitán, un acuerdo grupal.