¿Por qué Nicaragua podría pasar de tener cinco casos de covid-19 a un brote sin que la población se entere?

Nicaragua podría pasar de ser el país con tan solo cinco casos confirmados de Covid-19 a uno con una explosión de pacientes en hospitalización, y todo eso podría suceder sin que la sociedad se entere debido a la falta de transparencia por parte del Ministerio de Salud (Minsa), partiendo del hermetismo que ha mantenido con el número de pruebas que realiza para identificarlo , cuestiona un integrante de la Asociación Nicaragüense de Neumología.

Desde el 18 de marzo, cuando se anunció el primer caso de Covid-19, el Minsa ha identificado cinco, uno de ellos falleció y otro fue dado de alta, tres siguen bajo atención médica. No obstante, no se conoce la red epidemiológica de estos cinco casos, si han tenido más contactos de los que se están vigilando. “No tenemos información exacta de saber cómo está trabajando el Ministerio de Salud”, señala el especialista en neumología, que solicitó omitir su identidad.

El neumólogo Jorge Iván Miranda, explica que lo que sabe de la prueba de Covid-19 es que se hace dos veces bajo un período de tiempo. Para que una persona de positivo, debe obtener el mismo resultado en ambos exámenes, de lo contrario, si en una prueba resulta positivo y en la otra negativa, el paciente tiene un estado “indeterminado», pero este término no se conoce porque el Minsa lo califica como negativo y no lo hace público.

Al inicio de los casos, los resultados de la prueba podrían estar listos en un máximo de doce horas, pese a que el máximo de tiempo que implica el examen es de seis horas, pero actualmente están tardando de 24 a 48 horas, por ende, se sabe que el número de pruebas ha aumentado, pero el Minsa no da el dato de cuántas se hacen por día.

Más de mil pruebas al día

Miranda ha mandado varios de sus pacientes a que se realicen la prueba, pero solo han aceptado de cuatro a cinco y han rechazado otros más. Explica que excepto un caso, no ha recibido un reporte de la prueba por escrito,y más bien, detalla cómo funciona la cadena: si una persona acude a una clínica privada, el médico debe mandarlo a un hospital público o privado, que cuentan con un área de epidemiología y un protocolo de actuación.

Lea también: Cosep: hospitales privados piden al gobierno autorización para realizar test de coronavirus

El paciente va al hospital porque se cree que es sospechoso de Covid-19, ahí es aislado, en un área física distinta al de la atención normal porque no se pueden mezclar pacientes, los médicos lo examinan y levantan la información con su protección debida para corroborar si puede clasificarse como sospechoso, si así lo considera el médico,se habla con el área de epidemiología del hospital, y esta coordina con el área de epidemiología del Minsa central, ahí hay un filtro, está un médico que dice si el paciente cumple o no los criterios, es decir, que al final, siempre queda en manos del especialista del Minsa.

Lea además: Nicaragua sin revelar número total de pruebas de covid-19

Si una persona viene de Estados Unidos y padece una enfermedad respiratoria seguro que le van a hacer el examen, igual de Panamá o de alguna zona donde haya transmisión comunitaria, pero si el paciente no coincide bajo este perfil tienen menos probabilidades que se lo hagan.

Por eso es la importancia de hacer suficientes pruebas, que permitirá saber a ciencia cierta en qué fase de contagio se encuentra el país. “El Minsa debe ampliar su capacidad diagnóstica, aumentar la cantidad de pruebas que se hacen , ya deberíamos andar alrededor de las dos mil a tres mil pruebas al día», expresó el neumólogo Miranda, las cuales se tendrían que aplicar a pacientes asintomáticos y sintomáticos, sospechosos que venga de otro país con transmisión menor. Es decir, el Minsa no debería de ser tan estricto, debe ampliar la prueba a pacientes que anden con gripe y lo soliciten. Pero es probable que no tengan capacidad para hacerlo.