El prospecto y juez de boxeo nicaragüense varados en Guatemala por el cierre de las fronteras

Cuando Giovanni “Baby Face» Gutiérrez (boxeador) y Francisco Vigil (juez) partieron a Guatemala no se imaginaron que su retorno estaría en la incertidumbre. Baby Face, prospecto nicaragüense del pugilismo iba a participar en el evento en donde el guatemalteco Jonathan Coutino se coronó campeón Fedecentro de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) ante José Ríos, contra un pugilista de Nacho Beristáin, sin embargo de último momento la Comisión Nicaragüense de Boxeo Profesional (Conibop) le negó el permiso, aun así, estuvo como figura invitada en el Expo Oakland Mall en Ciudad de Guatemala el 14 de marzo. Entretanto Vigil se desempeñó de gran manera como réferi en varias reyertas.

Un día después cuando pretendían volver a Nicaragua el bus de la compañía en la cual viajaban se dañó, demorando un día más su retorno, pero el presidente de Honduras Juan Orlando Ortega cerró la fronteras y luego continuó el presidente de Guatemala con la misma precaución para evitar el contagio masivo de coronavirus. “Genera preocupación y desesperación por volver, el 12 de abril van a suspender el toque de queda, pero eso no significa que van abrir fronteras. Honduras y El Salvador siempre las tienen cerradas. Me preocupa el trabajo y mi familia», indicó Gutiérrez.

Te puede interesar: Juan Francisco Estrada rechaza a Rungvisai y Cuadras, elige a Román “Chocolatito» González

Por su parte, Vigil extraña más que todo a su pareja de vida e hija. “Estamos bien atendido por Marcelo Sánchez con un apartamento muy cómodo, tenemos lo necesario desde alimentos, cocina y dos camas, pero nuestra familia está allá y yo tengo una niña llamada Cecilia y es mi vida de tres años y medio. Mi pareja está embarazada, tengo comunicación pero estoy a más de 800 km y hay toque de queda desde las 4 de la tarde», agregó el destacado juez.

Ante la situación el presidente de Pinolero Boxing, Marcelo Sánchez, se ha hecho completamente cargo de Vigil como de Gutiérrez. “No puedo dejarlos solos, ellos son piezas claves en el boxeo nicaragüense. También es importante mencionar que hicimos gestiones junto a otros nicaragüenses para intentar la llegada de un vuelo humanitaria a través de la Embajada de Nicaragua, pero solo quedó en intensiones, no nos dieron más respuesta», explicó.

Pinolero Boxing fue la única promotora que canceló oficialmente sus actividades en Nicaragua por el coronavirus. Tenían previsto realizar el 28 de marzo una velada en Tipitapa, pero fue cancelada.