De demandar a su anterior club en México a goleador de Liga Primera: La historia de Fernando Villalpando

Fernando Villalpando disfruta su momento de inspiración en la Liga Primera después de la tormenta vivida en México. Una lesión le impidió jugar en los Reboceros de la Piedad a finales de 2019 y le no pagaron el salario los últimos cuatro meses. El delantero mexicano demandó al club por eso y el proceso se volvió muy desgastante mentalmente. Cuando le apareció la oferta de venir a Nicaragua no la pensó dos veces porque se dio cuenta que necesitaba ese cambio de aire para volver a ser feliz.

Puede interesarte: El “troleo» del Ferretti al Real Estelí con el meme viral del momento

“Quería sacarme eso», señala el goleador de Liga Primera con nueve tantos después de 14 jornadas. Apostó por él y ganó. Para poder jugar en el Ferretti quitó a la demanda laboral a su anterior club porque no tenía otra opción, solo así tendría su carta de libertad para empezar de nuevo. Lo necesitaba mucho porque no tenía nada nada: ni dinero ni tranquilidad mental.

“Mis padres (Minerva Domínguez y Fernando Villalpando) me apoyaron con los pasajes del avión, ellos me los compraron, y me dijeron que viniera a darlo todo y el día que hiciera las cosas bien se los repusiera. Les había comprado boletos para venir a Nicaragua el 3 de abril y estarse 15 días conmigo, pero no se pudo por lo del coronavirus. Me encanta el país porque no cambia mucho donde vivo a nivel socioeconómico, al menos el de mi familia. La calidez de la gente, la seguridad, todo queda cerca, no es caro vivir aquí, tiene lugares bonitos para visitar», resalta.

Además lea: Televisoras europeas interesadas en transmitir la Liga Primera de Nicaragua

De desconocido a viral

Villalpando nació hace 23 años en el municipio de Juchipila, estado de Zacatecas. Hijo de dos maestros y el menor de tres hermanos (Aldo y Edgar). Su una familia muy unida. Para llegar a donde está ha tenido una vida de sacrificio porque de los seis a los nueve años se trasladaba a Guadalajara tres veces por semana a entrenar en las instalaciones del Atlas. “Era durísimo para los dos. El sacrificio que hacía por mi ahora me doy cuenta. Mi papá viajaba conmigo, pedíamos permiso en mi escuela y mi papá pasaba por mí a las 12:00 p.m. Le daba comida en la boca mientras él manejaba, yo iba comiendo y él me ayudaba con tarea hasta que me quedaba dormido», recuerda.

Lea: Los grandes futbolistas del mundo atrapados por La Casa del Papel

Juchipila es de un pueblo de pequeño donde todos se conocen. Villalpando ahora es conocido en todo el país o al menos Zacatecas. Diferentes medios mexicanos lo ha entrevistado los últimos días porque es el único jugador que se encuentra en acción con la pandemia del coronavirus. “Hubo un boom y es muy bonito sentir el orgullo que les dé a la gente que me conoce que me vaya bien. Mi familia y los mis cercanos están preocupados por mi salud, me piden que tomé mis medidas y siga esforzándome. Si la Liga está avanzando que valga la pena cada sacrificio».

Hasta la fecha todo le está siendo bien. En cuatro jornadas pueden pasar muchas cosas, pero tiene ventaja sobre sus competidores para ser campeón goleador. Para lograrlo tuvo que renunciar a cuatro meses de salario en México y aceptó ganar la mitad de eso en Ferretti. “Vine con el afán de hacer las cosas bien y recobrar ese dinero aquí mismo o en otra parte», asegura. Llegó con la determinación de destacar y de momento lo está logrando.