OEA llama a Gobiernos a brindar protección especial a poblaciones indígenas ante Covid-19. En Nicaragua hay total abandono

Los pobladores en Bluefields, en la Costa Caribe Sur de Nicaragua, sufren un abandono completo de parte del régimen orteguista, debido a que las carencias del sistema de salud de la zona son peores que el resto del país. La capacidad hospitalaria solo es para 300 personas y cuentan con tres ventiladores, cuando son más de 50 mil habitantes en la zona. Esa situación es muestra de la fragilidad de la Costa Atlántica nicaragüense ante la crisis sanitaria por la pandemia del Covid-19, aseguró Daysi Godoy, del consejo político de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB).

Godoy, representante de la Costa Caribe en la UNAB, refirió que el mucho mayor el riesgo de una gran contagio del nuevo coronavirus en las comunidades de la Costa Altlántica de Nicaragua, lo que tendrían graves consecuencias, debido a que no habría capacidad del sistema de salud para responder a la emergencia.

“Las autoridades están consciente de la amenaza, pero en lo que se ocupan es en promover fiestas y concursos del Plan Verano 2020, aunque aquí en Bluefields ya no hay turistas, se fueron todos, y más del setenta por ciento de la población mantiene el aislamiento social», afirmó Godoy vía telefónica a LA PRENSA.

Lea Además: ¿Por qué suben los casos confirmados de coronavirus y bajan los sospechosos en Nicaragua?

Las playas del Caribe lucen desoladas estos días. La población no ha respondido a las actividades recreativas del régimen, LA PRENSA/ CORTESÍA

OEA pide atención especial

Esa alta vulnerabilidad de los pueblos indígenas y afrodescendientes ante la pandemia del Covid-19 y sus consecuencias económicas fue expuesto por la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA), al llamar a los Estados miembros a “tener especial atención con sus poblaciones indígenas durante la crisis sanitaria producida por el COVID-19».

La secretaría general, dirigida por Luis Almagro, a través de un comunicado, expuso que las comunidad indígenas enfrentan una doble vulnerabilidad en la crisis del conoravirus, que ha cantagiado a más de un millón de personas en el mundo y causado la muerte a más de 75 mil.

“Considerando la doble situación de vulnerabilidad que sufren las comunidades indígenas por su marginación histórica, más el aislamiento geográfico, urgimos a las autoridades locales, regionales y nacionales de cada Estado Miembro a que trabajen de manera coordinada con protocolos específicos que apunten a resguardar la salud y bienestar de su población indígena desde un enfoque intercultural», cita el llamado de la OEA.

Lea También: Alianza Cívica condena “actitud inhumana» del régimen por impedir Centros de Prevención Médica impulsado por obispo de Matagalpa

El organismo hemisfériro recordó que esa protección está obligada a darlos los Estados como se contempla en la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas de las Naciones Unidas, aprobada en 2007, y la Declaración Americana de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la Organización de los Estados Americanos, aprobada en 2016.

La Secretaría General de la OEA exhortó a los gobiernos de las Américas a que generen programas y políticas específicas para el sostenimiento de las economías de las comunidades indígenas, con el objetivo de mitigar las secuelas sociales y económicas derivadas de la pandemia.

Abandono de la dictadura Ortega y Murillo

En Nicaragua se critica la ausencia de medidas de emergencia por parte de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, que más bien actúan contrario a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) al seguir convocando a actividades recreativas en medio de la pandemia.

Lea Además: Informe del BID sobre cárceles de América Latina reporta el hacinamiento de reos en Nicaragua

El Ministerio de Salud (Minsa) solo reporta seis casos confirmados del coronavirus, de los cuales uno murió, dos fueron dados de alta y tres están hospitalizados en condición grave. Habría diez personas sospechosas de estar infectadas a las que se les da seguimiento, según el Minsa.

Los datos del Minsa no son creíbles para especialistas independientes nacionales como internacionales. Los sectores opositores igual restan credibilidad a las autoridades al criticarlas de actuar irresponsablemente ante la crisis del Covid-19, por lo que de forma independiente a través de las diferentes organizaciones sociales, académicas, empresariales, campesinas, de estudiantes y políticas realizan una campaña promoviendo el autoaislamiento social a la población.

Población caribeña desoye convocatorias a fiestas que hace la dictadura

Daysi Godoy, de la UNAB, afirmó que en las regiones caribeñas del país la población está siguiendo esas recomendaciones “evitando la mayoría salir de sus casas, los bares, restaurantes y discotecas están cerradas porque nadie llega», dijo.

Esta semana el régimen a través del Instituto de Turismo promueve el concurso Señorita Verano 2020, pero según Godoy, “la gente no quiere saber nada de esas fiestas porque no quiere arriesgarse a contraer el virus».

Ante la ausencia de planes estatales, la UNAB junto con los movimientos costeños de autoconvocados formó un comité de ayuda humanitaria, que trabajan con la gente en los territorios brindando información sobre las medidas de higiéne escenciales así como el resto para prevenir el Covid-19.

“Entre tantas limitaciones se ha logrado obtener granos básicos y otros víveres para los ancianos que viven solos, Hemos hecho un censo para identificar a los ancianos, pero también nos apoyamos con las iglesias para que puedan ayudarnos a localizar a las personas más vulnerables que les podamos llevar algo de ayuda», afirmó Godoy.