Uso de línea telefónica gubernamental refleja la inquietud de nicaragüenses por la situación del Covid-19 en el país

Tener activo una línea directa para que los nicaragüenses puedan estar informados de la situación del nuevo coronavirus (Covid-19) en el país puede resultar beneficioso, siempre y cuando se cuente con información fehaciente y gente capacitada, porque, de lo contrario solo entorpecerían la situación, consideraron especialistas en salud.

Desde el 30 de marzo, Nicaragua cuenta con la línea directa 132 para brindar información sobre prevención y atención “especializada». Según la vicepresidente de Nicaragua, Rosario Murillo, este centro de información es parte de las “acciones para la contención” de la enfermedad. Murillo reportó que en una semana la línea recibió “más de 15 mil llamadas», lo que pudiera evidenciar la inquietud y alarma que tienen los nicaragüenses ante crisis sanitaria, pese a los esfuerzos del régimen de mantener la “normalidad».

Lea además: Llamamos al número habilitado por el Minsa para atender los casos de Covid-19 y esto nos dijeron

Para el especialista en salud pública y extrabajador del Ministerio de Salud, Minsa, Alejandro Lagos, la cantidad de llamada refleja la desinformación que existe entre la población, y señaló que la línea será beneficiosa si se trata de informar y educar a la población, pero en cuanto a la atención especializada, el doctor lo consideró como “absurdo», puesto que esta es una enfermedad nueva que requiere de la debida inspección médica.

“Las 15 mil llamadas quiere decir que la población está desinformada, no está clara de lo que conlleva padecer el coronavirus, y eso si son llamadas reales», dijo de forma escéptica el doctor Lagos.

Lagos insistió que si la atención especializada de la que refiere el régimen orteguista es brindar un tipo de consulta médica, está equivocado por los siguientes inconvenientes. “Una consulta médica por teléfono es lo más absurdo que puede ver, porque si en el hospital es difícil diferenciar entre una influenza, gripe, o H1N1, dígame cómo lo van a diferenciar por teléfono. Cómo van a determinar que el paciente tiene el nivel de saturación de oxígeno adecuado si no le ponen el oxímetro de pulso», manifestó el especialista.

Hay que corroborar información

“¿Cómo están controlando que la información que está dando la población de seguimiento es correcta?, preguntó por su parte el especialista en epidemiología Rafael Amador. El doctor declaró que uno de los problemas sería la falta de corroborar información, ya que ante tantos datos pudiera darse un “sesgo de información”.

Y agregó que la efectividad de una línea directa sería si esta va acompañado de la “observación” directa del sistema de salud con el posible caso positivo. “Esa información para efectos prácticos no sirve de mayor cosa si no va acompañado de observación para confirmar. Sino la información está sujeto a un sesgo, y pudiera ser que haya un sesgo de registro negativo lo cual ocultaría el propósito de la encuesta que es identificar los casos”, expuso el doctor.

¿Más personas en seguimiento?

Según Murillo, el Minsa ha realizado más de nueve mil llamadas de seguimiento a “viajeros» que han ingresado al país, pero sin brindar detalles de que si estos son nacionales o extranjeros o cada cuánto se le realiza dicho seguimiento.

Los datos revelados por Murillo levanta las dudas si estos son nuevos números o se relacionan con la cifra que dio el presidente -sin facultades administrativas- de la Asamblea Nacional, Gustavo Porras, de que 16 mil nicaragüenses procedentes de países donde hay “transmisión activa” de covid-19, estaban bajo seguimiento. Pero ante el hermetismo del régimen orteguista sobre el manejo de la situación del coronavirus en el país, es imposible aclarar las interrogantes.

Cambian atención

Pero antes de habilitar esa línea, el Minsa había dispuesto el número 8418-9953. Al llamar, la persona sería atendida por un “especialista», señaló la institución. LA PRENSA realizó una llamada para exponer el caso real de una paciente asmática y que presenta gripe y fiebre desde hace cinco días pero el operador solo se limitó a decir la medida de prevención de lavarse las manos con agua y jabón y remitió a la persona al centro de salud más cercano. En esa ocasión se dejó en evidencia la falta capacidad que tenía el “especialista” para atender los casos.

Lea también: Protocolos para entrar y salir de casa para disminuir el contagio en tu familia

Esta martes, LA PRENSA llamó esta vez a la línea directa 132 y la atención fue más acertada. El operador requirió la información de los síntomas que presenta la persona, sus datos personales, de dónde llamaba o si había tenido contacto con algún caso positivo.

Países como El Salvador, Panamá o México, entre otros, han habilitado una línea para dar alguna información sobre el Covid-19. Nicaragua cuenta con la línea 132 donde se atiende las 24 horas del día los siete días a la semana, según Murillo.