Playas vacías. Los nicaragüenses mantienen aislamiento social por el Covid-19 y hacen fracasar Plan Verano de la dictadura

A pesar de la campaña del “Plan Verano 2020» del régimen orteguista, es casi nula la asistencia de nicaragüenses en las playas y centros turísticos en esta Semana Santa. La población ha preferido seguir el aislamiento social quedándose en sus casas para no exponerse al contagio del nuevo coronavirus Covid-19, una situación que incluso fue reconocido por empresarios aliados a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

La Boquita, una de las playas de Diriamba, en el departamento de Carazo, que suele ser muy visitada en la temporada de vacaciones, este Jueves Santo no ha recibido casi visitantes, según reportes de periodistas y usuarios de las redes sociales.

Incluso los medios de la propaganda del régimen, que son controlados por los hijos de la pareja presidencial, reportan la baja afluencia de visitantes en centros turísticos como El Trapiche, en el municipio de Tipitapa, en el departamento de Managua.

Lea Además: Coronavirus arrasa con 14 millones de empleos en Latinoamérica

La población tampoco ha asistido a los eventos anunciados por las instituciones y alcaldías del régimen como parte del “Plan Verano 2020», pues contrario a la aglomeración de personas que se pretendía en eventos como la exposición de alfombras pasionarias en el Puerto Salvador Allende, en Managua, y la recreación de la Judea en Carazo, las imágenes lo que evidencia es la nula participación de la gente.

El fracaso de la estrategia de la dictadura en aparentar la “normalidad» en el país a pesar del riesgo de la pandemia del coronavirus incluso lo aceptó el presidente del Consejo nicaragüense de la micro, pequeña y mediana empresa (Conimipyme), Leonardo Torres, quien en declaraciones al medio digital Nicaragua Investiga, dijo que la población ha preferido quedarse en sus casas que visitar los centros de recreación, por miedo al contagio.

La Cruz Roja mandó a personal a algunos centros turísticos como El Trapiche, pero hasta los medios oficialistas reportaron la nula asistencia de gente. LA PRENSA/ TOMADO DE PRESIDENCIA

Torres dijo que “la gente se está quedando en sus casas y hay muy poca afluencia a los destinos turísticos, hasta el momento no tenemos un parámetro de estimación» sobre cuál es la reducción de turistas en esta temporada. Las metas de ingresos por turistas esta temporada que hizo Conimipyme quedaron sepultadas.

Lea También: Nicaragüenses tratan de entrar a Costa Rica por el Río San Juan, pese al cierre de fronteras

“Habíamos hecho una meta que ya no es válida y no tiene ningún sentido. Decir que vamos a recibir 160 mil turistas como el año pasado no es cierto, decir que vamos a recibir el cincuenta por ciento de eso, es decir 80 mil turistas tampoco es cierto», afirmó Torres a Nicaragua Investiga.

El sector turístico es de los más golpeados por la crisis sociopolítica que inició con los crímenes cometidos por la dictadura contra la población que se manifestó, a partir de 18 de abril del 2018, para exigir a la dictadura Ortega y Murillo justicia por los muertos y abusos cometidos, libertades plenas y elecciones adelantadas y transparentes.

La recesión económica que Nicaragua ha tenido dos años consecutivos empeorará por los efectos de la caída de la economía global, como consecuencia del impacto de la pandemia del coronavirus. Más de 75 mil muertos y más de un millón de infectados es, hasta este 9 de abril, el registro de la pandemia que sigue expandiéndose.

Lea También: Al entrar la Semana Santa, infectólogo urge medidas de distanciamiento social

En Nicaragua el régimen ha minimizado la crisis sanitaria del Covid-19 y los estragos que ya causa en la frágil economía local puesto que, a pesar de no implementar la cuarentena social de manera oficial tanto las empresas como la población en general, se ha autoaislado adoptando medidas como el teletrabajo, los centros comerciales están cerrados así como la mayoría de negocios.

El Ministerio de Salud reporta solo siete casos confirmados de coronavirus, de los cuales cuatro están activos, uno falleció y tres han sido dados de alta. Solo dan seguimiento a cuatro personas sospechosas, según las autoridades.

La dictadura se ha negado a cerrar las fronteras, a pesar de que afirma que todos los casos confirmados con Covid-19 son nicaragüenses que viajaron a otros países donde se habrían infectado, como Colombia, Panamá y Estados Unidos.

Pero el resto de naciones de Centroamérica sí han puesto un cerco en sus fronteras aéreas, marítimas y sobretodo terrestres donde hay reforzado los controles para que la población cumpla con las cuarentena que han establecido para disminuir la pandemia.

Sin embargo el presidente de Conimipyme, que es aliado de la dictadura orteguista, culpó al cierre de las fronteras hecho por los demás gobiernos de Centroamérica a que no hayan turistas en las playas y otros centros de recreación en Semana Santa en Nicaragua.

“Están cerradas las mayorías de las fronteras en Centroamérica, el 15 por ciento de turistas vienen de Norteamérica y Canadá, pero están bloqueados. El Aeropuerto Internacional (de Managua) prácticamente no está operando porque todas las líneas aéreas están suspendidas. No estamos recibiendo turistas extranjeros», reconoció Torres.

Aeroméxico realizaría este 9 de abril su último vuelo a Managua según anunció la aerolínea esta semana. Con esa todas las aerolíneas que brindaban vueltos al país cerrarían operaciones debido a que los países han cerrados sus aeropuertos por la cuarentena de la población como forma de evitar infectarse del coronavirus.

Dictadura mantiene actividades

A pesar de la evidencia de que los nicaragüenses prefieren evitar las aglomeraciones para prevenir el contagio del Covid-19, el régimen a través de sus alcaldías e instituciones promueven una serie de actividades como parte del “Plan Verano 2020» en los diferentes municipios.

En Managua, por ejemplo, en el Puerto Salvador Allende se realizó este Jueves Santo la exposición de las alfombras pasionarias sobre la crucifixión de Jesús, donde hubo nula asistencia de visitantes, según los reportes de canales oficialistas.

Este Viernes Santo, 10 de abril, está anunciado un concurso de almíbar y el sábado 11 de abril, habrá la presentación de la obra teateal “La Judea» en el mismo puerto.

En el resto de municipios también se insisten en convocar a actividades religiosas organizadas por las alcaldías orteguistas, contradiciendo la disposición de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) quien orientó la suspensión de todos eventos tradicionales de Semana Santa, incluso las misas en las parroquias serán sin personas.

Pero la dictadura en su afán de imponer la “normalidad» a pesar de la crisis sanitaria, tiene planificado realizar en el Puerto San Jorge, en el municipio de Rivas realizó “La Judea» acuática. Y en el puerto de San Juan del Sur preparan un “zumbatón» o concurso de baile entre los que asistan.